lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Tus artículos

Recapacitando

Un lector repasa el 2014 y expresa sus deseos para el 2015

13 enero 2015
16:33
Compartir

Alejandro López Parejo // 2014 es ya Historia, pero como afirmaba el escritor mexicano Carlos Fuentes “el pasado está escrito en la memoria y el futuro está presente en el deseo”. Y el deseo hizo que irrumpieran con fuerza nuevas formaciones políticas, ideas frescas y declaraciones insólitas hasta el momento en un panorama político hasta entonces desolador. Sobre la memoria del pasado poco queda por decir, aquellos que entonces fueron “molt honorables” se postulan hoy como “molt sobornables”, al tiempo que la sociedad civil arguye la necesidad de un cambio no sólo de rostros, sino también de ideas.

Y hay quien decía que el 15M no sirvió de nada. Llegaron los cambios y las elecciones europeas forzaron a un Estado harto inconsciente a mover ficha. Llegaron los que no querían, los indeseados, los “frikis” a fin de cuentas. “¡Viva la democracia!” Proclamaban quienes al tiempo alentaron el miedo a lo nuevo en una muestra, otra más, de incoherencia democrática y sociológica como sólo ellos nos tienen acostumbrados. Pero el hartazgo era (y es) sublime. Quienes en su día pudieron, no quisieron, y ahora que ya no pueden, quieren. Cambiaron caras para seguir diciendo lo mismo y haciendo lo propio; llegó su Majestad en un alarde de regeneración nunca visto. Transparencia era ahora la palabra fetiche. Felipe VI demostró nada más llegar que no estaba dispuesto a ceder ante quienes le reclamaban un referéndum que a todas luces habría reforzado su autoridad y respaldo. Pero en la España democrática los referéndums son sinónimo de inconstitucionalidad; preguntar a la ciudadanía constituye delito para quienes durante décadas ampararon cajas, regalos y cuentas en B.

Frente al shock inducido por los continuos casos de corrupción cabría preguntarse por qué ahora. Creer que jueces y fiscales están hoy, como todos, más hartos que nunca no es respuesta a una situación que se antoja contraproducente para con un Gobierno que todo lo ve y que todo lo alcanza. Torresdulce dimitió al tiempo que en el Supremo se firmaba un escrito exigiendo mayor independencia (y respeto) a la Justicia por parte del Gobierno, todo mientras Ruz apura como puede sus últimas semanas al frente de la trama Bárcenas, de la que pronto será relevado gracias a un cambio legislativo vía Real Decreto y en diferido. Del 2014 algunos hemos confirmado nuestras sospechas de que la transparencia de la que hablaban, la regeneración que prometían y los cambios que proclamaban no eran más que palabras vacías. No entienden nada.

Y yo hoy creo. Creo en quienes día a día hacen el cambio, en quienes frente a las palabras vacías, responden con épicos actos de valentía, acciones que transforman y cohesionan una sociedad empachada de la retórica y avaricia de (no lo olvidemos) unos pocos muy notables. Sólo cuando la ciudadanía toma conciencia de su poder, las instituciones caen en la cuenta de su debilidad. Es entonces, y únicamente entonces, cuando el cambio deja de ser un deseo futurible y pasa a convertirse en un hecho formidable.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Carta a la redacción

Carta a la redacción

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.