lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Los socios/as escriben

Todo integrismo es un mal en sí mismo

“El fanatismo religioso quiere aniquilar el antidogmatismo, porque las religiones, todas, nos quieren sometidos, acríticos, estúpidos e irracionales”

El integrismo religioso es un mal en sí mismo sea cual sea su creencia de origen, sea cual sea la religión en la que se fundamente, y conviene reconocerlo y proclamarlo sin ambages. Indignarse ante el ataque terrorista al Charlie Hebdo no implica islamofobia, aunque algunos se empeñen en considerarlo así. También la llamada Santa Inquisición católica o el poder protestante son terrorismo religioso basado en el integrismo: desde los autos de fe, a las quemas de brujas, pasando por las condenas a Galileo o la muerte en la hoguera en Ginebra de Miguel Servet, condenado por los calvinistas. Y las muchas guerras que han asolado a la humanidad, y siguen haciéndolo, en nombre de un supuesto “dios”, lo son igualmente. Porque, si no me equivoco, han sido siempre los monoteísmos: judaísmo, cristianismo e islamismo (por orden de aparición histórica) los que las han provocado y mantenido.

En el fondo, los ataques de los integrismos religiosos se dirigen siempre contra la libertad de pensamiento y su expresión. Y es que sus dogmas no resistirían ninguna crítica racional, por eso tratan de anular la razón prohibiendo sus avances, por eso se oponen al pensamiento crítico y tratan de impedirlo.

Además, los integrismos religiosos y los fanáticos que los encarnan, atacan todo aquello que nos emancipa como seres humanos, todo lo que nos permite progresar, como los avances de la ciencia. De hecho, se oponen a todo lo que nos permite vivir con mas dignidad y menos temor. En otras palabras, se oponen y tratan de impedir todo avance que pueda hacernos menos susceptibles al sometimiento ciego que la irracionalidad integrista necesita para existir.

El fanatismo religioso quiere aniquilar el antidogmatismo, porque las religiones, todas, nos quieren sometidos, acríticos, estúpidos, irracionales… para que obedezcamos mejor, para que obedezcamos “sin rechistar”, literalmente. Y, naturalmente, suelen actuar en connivencia con algún poder político que los utiliza en provecho propio. Pero un cierto pudor parece impedirnos señalar las creencias religiosas que alimentan todos los integrismos y el papel alienador de las religiones a lo largo de la historia humana.

 * Amparo Ariño es doctora en Filosofía por la Universitat de València

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Amparo Ariño

Amparo Ariño

4 comentarios

  1. Viejo Árbol
    Viejo Árbol 07/04/2015, 13:31

    Ciertamente el intergrismo religioso es un mal en sí mismo, pero ¿no te parece que el integrismo ateo (del cual tu artículo es una excelente muestra) tampoco ha sido muy beneficioso para la humanidad?

    Responder a este comentario
    • Max
      Max 24/08/2017, 11:00

      Integrismo ateo? Ya te vale
      Pasando por alto lo absurdo, desde luego que el ateísmo jamás ha sido conflicto o imposición

      Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 15/01/2015, 17:27

    Excelente resumen de Viçens Navarro sobre el historial de la iglesia católica española: LA IGLESIA CONTRA JESUS: (Aún sabiendo del tradicional e incondicional alineamiento de la iglesia con los más poderosos, si nos queda alguna duda el resumen de Viçens la despeja).
    http://blogs.publico.es/dominiopublico/2887/la-iglesia-contra-jesus/

    Responder a este comentario
  3. 4lex
    4lex 12/01/2015, 18:22

    Según leo, Richard Biard, promotor y uno de los tres portavoces de ZéroMacho (asociación de hombres contra la prostitución y por la igualdad) y que se libró de morir en la matanza de Charlie Hebdo porque estaba en Londres, ahora ha sido nombrado redactor jefe de Charlie Hebdo, y ha declarado:
    “Defendemos el humor, defendemos la libertad de expresión pero sobre todo, defendemos la laicidad. Es esta última la que sobre todo ha sido atacada. La laicidad no es solo una idea, así, vaga. Es un valor. Es quizá uno de los primeros valores de nuestra república porque, sin ella ni la libertad, ni la igualdad ni la fraternidad son posibles”.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".