lamarea.com

domingo 18 febrero 2018

Tus artículos

Para seguir abriendo brechas

“Para que la eficacia no nos bloquee, para que deje de gobernarnos la obsesión de ganar, necesitamos recuperar la flexibilidad con la que nació Podemos”, propone el autor

Juanjo Álvarez // Hace ya medio año escribía Josep Maria Antentas un hermoso artículo – también lúcido, sí, pero sobre todo hermoso e ilusionante – sobre las posibilidades abiertas por el éxito de Podemos en las elecciones europeas. Era el momento de la alegría y era una alegría justa; después de décadas de bloqueo, de peleas en pequeños ámbitos que se estrellaban contra una realidad política compacta y cerrada sobre sí misma; al fin llegaba una victoria. En aquel momento ya había habido tiempo para que Podemos sufriera una evolución interna desde su origen como herramienta de ruptura – con sus guiños a los movimientos sociales y al 15M – hasta la campaña, para luego llegar, ya constituidos como partido, a algunas concesiones personalistas que habían producido las primeras discusiones internas. El éxito electoral trajo, junto a la alegría, el inicio de una nueva fase en esa carrera sin tiempos muertos que está siendo la construcción de Podemos; la Asamblea Ciudadana tuvo lugar como un acontecimiento masivo de aclamación y a esas alturas, el fenómeno Podemos, que siempre había encontrado espacio en los medios a través de sus caras más visibles, desbordó sus propias expectativas – aunque no en el sentido de auto-organización popular – y pasó a tener una proyección mediática de enorme calado. El liderazgo de las figuras más visibles creció por encima del funcionamiento de la organización y la organización optó por refrendar esta relación de fuerzas con una estructura orgánica fuertemente jerarquizada.

El movimiento había mutado. Lo que vino después, lo que estamos viviendo, es el resultado de estos procesos, éxitos incluidos; de la herramienta de participación y empoderamiento a la “maquinaria de guerra electoral”. Lo que nos queda, por su puesto, es el empuje, la voluntad de ruptura, la pelea. Pero por el camino, la evolución nos ha ido alejando de la plataforma de participación ciudadana, al vaciar los círculos de capacidad de decisión y de vínculos estables con los movimientos sociales, que ahora miran con ilusión la posibilidad de que gobierne una nueva fuerza política pero están cada vez más convencidos de que Podemos será, en el mejor de los casos, un interlocutor, pero no un socio.

Y mientras tanto, todos esperando a Podemos. A que Podemos aparezca: en las candidaturas municipales de unidad popular, en las controversias políticas del día a día, en el gobierno. Allá, por 2015. Las elecciones generales – que son, a todas luces, el principal objetivo – están a la vuelta de la esquina, pero el año que tenemos por delante será, por su intensidad, mucho más que la suma de doce meses. Primero, porque para una organización recién creada los primeros pasos son fundacionales, y pueden marcar el ritmo para muchos años; segundo, porque el momento político es de cambio y habrá mucho que hacer en este periodo, y tercero, porque las elecciones municipales, autonómicas y generales marcarán puntos de inflexión. Podemos, al dotarse de una estructura sólida y una comunicación de masas efectiva, está en condiciones de montar la maquinaria de guerra electoral, para la cual, previsiblemente, las elecciones generales serán el mejor escenario. Todo parece encajar: el objetivo es el gobierno central, para llegar a esa instancia se diseña una herramienta electoral orientada a las generales y se reserva a las cabezas visibles; los hitos anteriores se potencian en tanto que pueden servir de plataforma pero se descartan si ofrecen dificultades que puedan desviarnos del objetivo principal. Los movimientos sociales y las herramientas de participación quedan de lado, pues nunca se han ganado unas elecciones estatales movilizando al activismo, sino captando el voto de los miles de ciudadanos políticamente frustrados. La estrategia está cerrándose para convertir Podemos en un ariete compacto, eficiente y con un único objetivo.

“Hoy se juega el mañana”, decía Antentas en su artículo. Y el futuro nos lo estamos jugando muy rápido, desde ahora mismo. Si Podemos tiene opciones de gobernar, entonces la construcción de Podemos es una parte significativa de la realidad de mañana, que se definirá por su gobierno, pero también por su partido. Porque el aprendizaje de estos meses de creación política en el partido será lo que se lleven al gobierno. Y tenemos un peligro brutal, una amenaza de enormes dimensiones, en la misma herramienta que estamos construyendo en Podemos. Porque la fortaleza de la maquinaria de guerra no tiene doble cara: es fuerte dentro y fuera, y lo que de cara a fuera puede ser eficiente, de cara a dentro puede ser inflexible. Un ariete es compacto y pesado no sólo en el impacto: lo es desde el mismo lanzamiento. ¿Cómo corregiremos su dirección, si apenas somos capaces de levantarlo? El ariete podrá golpear una y otra vez, pero siempre en el mismo sitio. La fuerza se descargará con eficacia, pero siempre para dar el mismo golpe.

Para que la eficacia no nos bloquee, para que deje de gobernarnos la obsesión de ganar, necesitamos recuperar la flexibilidad con la que nació Podemos. No es sólo una cuestión estratégica; como todas las estrategias bien diseñadas, tiene un implicación política profunda: recuperar la flexibilidad es volver a abrir la puerta a todo lo que venía del 15M, es presentarse a los movimientos no sólo como un interlocutor, sino como un compañero de viaje. Para ello es clave que, en estas semanas de configuración organizativa y política de Podemos en los ámbitos municipales y autonómicos, seamos capaces de potenciar y dar vida a los espacios críticos, que siguen ahí, y que pueden dar espacio a lo que viene de fuera de Podemos, pueden estrechar lazos en las luchas cotidianas de la militancia y de la masa social que vota, sí, pero también piensa y actúa y puede llegar a las luchas si somos capaces de creernos nuestras propias palabras, de convertir Podemos, de verdad, en una herramienta de participación ciudadana para la ruptura democrática.

La situación de Madrid puede ser un buen ejemplo de todo esto. Allí, el sector “oficialista” ha presentado una propuesta en la que Ganemos Madrid queda descartado; otros sectores de Podemos – entre ellos Madrid Sí Puede, pero no sólo – se posicionan abiertamente por la confluencia con Ganemos Madrid, que no deja de ser la iniciativa de los movimientos sociales y que, además, ha mantenido una oferta de incorporación a Podemos desde que iniciaron su andadura. Es una puerta no sólo a una iniciativa, si no a una forma de hacer política y de construir ciudad.

Si cerramos esta última puerta, no sólo cerramos nuestra organización en el plano interno, también se la cerramos a aquellos a quienes deberíamos estar tendiendo la mano, también bloqueamos la opción de caminar con un pie en las instituciones y otro en la calle. Si de verdad lo hacemos, estaremos abocados a una estrategia única, posiblemente muy eficiente, pero también inasequible al diálogo, solitaria y opaca. Y no habrá forma de abrir y ensanchar más brechas que la de ganar, siempre ganar, como hicieron los “partidos de gobierno”. Estaremos a un paso de convertirnos en lo que repudiábamos. Pero aun está abierta esa puerta, aun podemos convertirnos en lo que sí queríamos ser, en un movimiento abierto que acepta la crítica y la convierte en eficiencia, en liderazgos colectivos que dan paso a luchas. Para seguir abriendo brechas.

 *Juanjo Álvarez es militante de Izquierda Anticapitalista y participa en Podemos

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

2 comentarios

  1. JuanMa
    JuanMa 18/12/2014, 16:45

    Y así queridos amigos es como al final, toda la lucha, toda la ilusión, toda la fuerza no llega a nada, haciendo política para el activismo, utlizando la estrategia de siempre que no ha llegado nunca a nada.

    Yo no estoy en Podemos desde el principio, yo no participé en 15M de forma activa, ni en nunguna otra formación política ni social, pero al comienzo del mismo si pensé que un cambio era posible, pensamiento que poco a poco se fué diluyendo, viendo como se cometían los mismos fallos una y otra vez, los mismos que ha llevado a la izquierda a no ganar nunca ningunas elecciones, y, por lo tanto, no poder cambiar nada.

    Podemos me hizo a mi, recordemos que no soy nada activista, a REALMENTE pensar que es posible, que se pueden cambiar las cosas, y eso ha sido posible a esa “estrategia” que tanto criticáis, esa estrategia que está acercando a mucha, muchísima gente que nunca se ha preocupado por ello (yo entre ellos), esa estrategia que puede llevar a ganar esas “generales” tan necesarias para que el cambio sea real y absoluto.

    Responder a este comentario
  2. Jordi
    Jordi 17/12/2014, 19:28

    Totalmente de acuerdo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

Reflexiones tras los Goya de un actor (aún) “desconocido”

"Con un consentimiento explícito y un entendimiento y afecto previos trabajados entre profesionales con madurez suficiente, se puede llegar a la creación artística desde muchos lugares", escribe Aser García Rada.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".