lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Sociedad

La Justicia absuelve a los activistas de Greenpeace de poner en peligro Cofrentes

El juzgado impone a los miembros de Greenpeace multas por haber ocasionado daños menores en las inmediaciones de la central nuclear

17 diciembre 2014
10:06
Compartir
La Justicia absuelve a los activistas de Greenpeace de poner en peligro Cofrentes
Los activistas en una torre de refrigeración de una central nuclear. PEDRO ARMESTRE / GREENPEACE

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha absuelto a los 16 activistas de Greenpeace acusados de delitos de desórdenes públicos y lesiones tras entrar en el recinto de la central nuclear de Cofrentes para pedir su desmantelación. Pese a absolverles de estos delitos, que implicaban penas de cárcel, el juzgado les ha condenado a pagar una multa de 19.512 euros en concepto de daños por la rotura de la valla y otros daños menores en el entorno de la central nuclear.

“La sentencia ha dejado claro que han sido en vano los intentos de criminalizar la protesta pacífica y el activismo ecologista. Demuestra que la protesta en la central nuclear de Cofrentes fue siempre pacífica y que jamás se dañó a nadie”, ha declarado Mario Rodríguez, director de Greenpeace España. “No van a poder callarnos ni con amenazas de multas millonarias, ni con amenazas de cárcel. Tenemos a nuestra espalda más de 40 años de activismo pacífico por el medio ambiente y continuaremos con nuestra labor”.

La resolución del TSJCV llega tras una denuncia que la empresa Iberdrola interpuso por una acción de Greenpeace en febrero de 2011, cuando una manifestación ante la central nuclear terminó con la invasión por parte de varios activistas de la sede de la central –sin llegar a los reactores, según matizan desde la organización–, donde pintaron “Peligro nuclear” en una de las torres de refrigeración.

Las 17 personas que fueron juzgadas tienen diversas procedencias y edades, desde los 52 años de Marcelí, un trabajador autónomo de Barcelona, a los 23 años de Amanda Luna, una profesora de música de Valladolid. Más de 100 organizaciones y personalidades apoyaron públicamente a los 17 de Cofrentes, con perfiles tan variados como la directora del Centro de Derechos Humanos Aplicados de la Facultad de Derecho de Vermont (EEUU), Stephanie Farrior; artistas como La Habitación Roja o Alejandro Sanz; la organización Ingeniería Sin Fronteras o la plataforma No Somos Delito.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

2 comentarios

  1. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 18/12/2014, 15:23

    Quien va a juzgar a los responsables de la nuclear y por si fuera poco obsoleta central de Cofrentes?
    ¿Cuando ocurra la tragedia?. Ni entonces.
    Esto es como los ratones que querían poner un cascabel al gato.
    Estos poderosos grupos empresariales, como “Ibertrola”, son un producto más del nocivo y criminal sistema neoliberal.

    Responder a este comentario
  2. María
    María 17/12/2014, 17:07

    Era de Justicia!. Es Cofrentes quien pone en peligro a los ciudadanos de este país.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.