lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Sociedad

María Almena: “Contar con quién pasaremos la Nochevieja es superfluo”

Esta Doctora en Bioquímica, investigadora en París, es una de las impulsoras de la campaña de la Marea Granate que pide que los medios pongan el foco estos días en las causas y problemáticas de la emigración

14 diciembre 2014
09:19
Compartir
María Almena: “Contar con quién pasaremos la Nochevieja es superfluo”
María Almena, en conversación con La Marea vía Skype desde el laboratorio en el que trabaja en París.

“Vuelve, a casa vuelve, por Navidad”. El conocido lema publicitario de turrones El Almendro guarda estrecha similitud con el tratamiento informativo que otorgan los telediarios a la visita durante las fiestas de los españoles que, por la falta de oportunidades, se han tenido que buscar la vida en el extranjero. Escenas familiares sentimentaloides, reporteros desplazados a los aeropuertos para captar el abrazo entre padres e hijos… Un enfoque que obvia las causas de la emigración y los problemas que deben afrontar quienes viven fuera y que ha llevado a la Marea Granate a poner en marcha una campaña dirigida a los medios de comunicación, para que eludan “incrementar la cuota de pantalla ni conseguir audiencia” a su costa, “con el simple reclamo emocional, sin mencionar siquiera la raíz del problema”.

“Más importante que filmar nuestros reencuentros en los aeropuertos es que nos dejen contarles que se cumple un año de nuestra exclusión sanitaria, que nos dejen explicarles por qué no podremos votar en las próximas elecciones”, señalan desde el movimiento. María Almena es una de las artífices de esta iniciativa. Doctora en Bioquímica, se vio forzada a emigrar debido a los recortes en ciencia y actualmente trabaja en el prestigioso Instituto Pasteur de París. Desde el laboratorio en el que lleva a cabo su labor como investigadora, atiende a La Marea vía Skype.

¿Cómo acabó en París?

Tuve que salir de España básicamente por los recortes en ciencia. Acabé la tesis y empezó la política de recortes del Gobierno, de presupuesto, de becas, de convocatorias que no salían, y no me quedó otra opción más que buscar trabajo fuera. Llevo aquí casi dos años. Llegué en febrero de 2013.

¿Llegó a trabajar como investigadora en España?

Estuve de prácticas, con dos años de beca, y luego tuve un contrato de la Comunidad de Madrid como personal investigador. Eran unas condiciones muy precarias y cuando acabó no hubo más financiación pública para seguir investigando. Hice entrevistas en Londres, en Ámsterdam, en París, y al final acabé aquí.

Cuénteme por qué deciden poner en marcha esta campaña.

Empezamos a recibir llamadas y correos desde los medios, ya nos pasó durante las vacaciones de verano. El año pasado, con el anuncio de Campofrío, con todos estos reportajes televisivos, vimos que lo único que se visibiliza de nosotros es la vuelta a casa, la vertiente sentimental, sin tratar la problemática que hay detrás, las causas que hacen que nos tengamos que ir y el recorte de derechos que sufrimos como población en el exterior. Es algo muy silenciado mediáticamente.

Así que este año se han curado en salud…

En previsión del aluvión de requerimientos que vamos a tener hemos querido hacer un llamamiento a los medios de información, y subrayo lo de información, por un periodismo responsable. Para evitar que solamente se focalice en nosotros apelando al sentimiento y no a la realidad de lo que está pasando.

Ponen el acento en que se expliquen los motivos que llevan a toda esta población a emigrar, 700.000 personas desde que comenzó la crisis, según datos de la Fundación Alternativas

Es un problema que persiste y al cual sólo se le da un tratamiento de forma anecdótica cuando surgen determinadas noticias. Por ejemplo en el caso de los españoles que, con estos contratos de la administración, en precario, se quedaron en Alemania. Pero sin hacer una reflexión de la política migratoria que está llevando a cabo el Gobierno, por ejemplo. Existe un flujo constante de gente que está saliendo, de problemas que se producen a diario, y nunca quedan reflejados ni tratados de una manera seria.

Por ejemplo, la pérdida de derechos.

La fragilidad que tenemos como emigrantes le permite al Gobierno aplicar todo tipo de recortes, como es la retirada de tarjeta sanitaria… Tampoco se ha tratado de forma seria en los medios el tema de la tarjeta sanitaria europea. Sólo se le da a las personas que tienen un contrato indefinido cuando la solicitan. Y nadie tiene un contrato indefinido en España, porque si no lógicamente no emigraría. Se entrega un papel por tres meses, que es insuficiente y que te deja desprotegido socialmente.

¿Qué dificultades tienen a la hora de votar? Las sufrieron en las pasadas elecciones europeas…

Tenemos un procedimiento para votar muy complicado, que provoca que se quede sin votar al 95% de la gente que está en el exterior. Es un procedimiento muy complejo y que suele dar problemas. Además se deben siempre a una Administración que no hace su trabajo, como tener los censos al día. Cuando hay algún incidente con el voto, contamos como abstenciones. Esto fue una cosa pactada por el PP y el PSOE. Es que las abstenciones al bipartidismo le venían de lujo… Por otro lado, los que estamos fuera tenemos que pagar por votar, con los envíos certificados internacionales del voto. Todavía no hemos visto un duro de vuelta de los supuestos reembolsos… Hay gente que ha pagado más de 20 euros por votar.

Según lo que explican no parece que el Gobierno se preocupe mucho por la situación de los españoles en el exterior…

Somos una población que al Estado español le sobra. Un montón de gente que no tiene salida profesional en España, o que está trabajando en condiciones muy precarias… Al Gobierno le interesa que nos vayamos. Dejamos de engordar estadísticas de paro, por ejemplo. Y además estamos silenciados electoralmente.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, dijo que la salida de jóvenes de España es una cuestión de “movilidad exterior”…

Este tipo de eufemismos fueron repetidos por un montón de políticos, y se creó un falso debate, porque además juegan con que no hay cifras reales de cuántos somos y los que nos estamos yendo. No hay manera fácil de inscribirse en los consulados. Y se habla siempre de los jóvenes, y no son sólo jóvenes. Se está escondiendo a mucha gente más mayor que está saliendo con los hijos, por la situación de precariedad.

Este desamparo por parte de la administración española que denuncian, ¿comporta también problemas en los países donde residen?

Nos está dando muchos problemas con la legislación europea vigente, de falsa movilidad, por ejemplo con la retirada de las tarjetas de residente, la expulsión de inmigrantes en Alemania que no encuentren trabajo en un cierto tiempo… En paralelo existe también una cierta criminalización de la inmigración, cuando hay muchos países extractores de población que lo que quieren es gente formada y se están aprovechando de la precariedad que existe en el sur de Europa. A saber dónde acabamos, porque Europa es cada vez más precaria por todas las medidas que se están tomando. Ha empezado por el sur pero irá avanzando.

Gracias y suerte, esperamos haber conseguido reflejar algo más que con quién cenará en Nochebuena…

Sí, queremos que se hable de este tipo de cosas. Esta campaña mediática de ‘cuéntanos con quién vas a pasar la Nochevieja’, o ‘¿en Nochebuena estás solo?, o ‘¿quién te recoge en el aeropuerto?’… Con toda la problemática que tenemos detrás, nos parece que es absolutamente superflua.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

2 comentarios

  1. María
    María 18/12/2014, 14:14

    Uf! que tufo de aire rancio, viciado y caduco me llega cada año por esta fechas….
    Abridme de par en par las ventanas, por favor…

    Responder a este comentario
  2. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 17/12/2014, 17:40

    Más que interesante entrevista. Muchas Marías Almenas necesita este país para acabar con las argucias y manipulaciones gubernamentales y empresariales y también para vivir con naturalidad y frescura (de brisa fresca) esta parafernalia anual cuya atmósfera rancia e hipócrita cada vez está más fuera de lugar.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.