lamarea.com

viernes 23 febrero 2018

Opinión

El inconveniente necesario de la cuota femenina

Alemania introducirá una cuota obligatoria para mujeres en los consejos de las grandes empresas. “Es un paso incómodo pero imprescindible para avanzar hacía la igualdad”, sostiene el autor

<em>El inconveniente necesario de la cuota femenina</em>
La canciller de Alemania, Angela Merkel. CONSILIUM

La canciller de Alemania, Angela Merkel, es, sin duda, la mujer más poderosa del mundo. Entre los quince ministros de su gabinete hay cinco ministras, entre ellas la de Defensa. Se podría pensar que la igualdad de género parece bien encaminada en este país de Europa Central. Pero la realidad es otra. Fuera del ámbito de la administración pública y de la política, las alemanas siguen en clara desventaja frente a los hombres, a pesar de los indudables progresos de las últimas décadas. Por ello, los dos partidos que forman el gobierno de gran coalición, los democristianos de Merkel y los socialdemócratas, acaban de ponerse de acuerdo, tras arduos debates internos, en promover el ascenso de mujeres a puestos directivos a través de una cuota obligatoria.

Más de cien grandes empresas que cotizan en la bolsa deberán garantizar que haya al menos un 30% de mujeres en sus consejos de administración. Otras están obligadas a establecer su propios objetivos para la cuota de directivas. Alemania se suma así a otros países europeos, como Holanda, Bélgica o Italia, que ya han aprobado una cuota femenina. Otros, como España, se limitan a un código voluntario para que las empresas se fijen sus propias metas. También la Comisión Europea recomienda que haya un 40% de consejeras en los grandes consorcios. Hoy por hoy, en pocos países europeos se alcanzan estos niveles. En Alemania, las consejeras de las grandes empresas del Dax representan el 21,7% del total. En España es un 18%, aunque en algunas como el Banco Santander llegan al 30%.

Fijar una cuota femenina es un asunto muy controvertido y no sólo por los machos con corbata que luchan por preservar sus puestos. Muchos directivos –y directivas– advierten de que la norma crea una distorsión del mercado laboral, una burocracia excesiva y de que actualmente, en ciertos sectores, no hay un número suficiente de mujeres cualificadas para puestos de alta dirección.

También hay mujeres que temen que la cuota les perjudique ya que una ejecutiva, por muy merecido que sea su ascenso, podrá sufrir el estigma de haber llegado allí únicamente por cumplir el cupo. Son argumentos válidos pero, tal y como están las cosas, lo importante es romper ya este techo de cristal y acabar con la hegemonía de los hombres en las juntas. En un gran banco español, por ejemplo, las mujeres son mayoría entre los empleados jóvenes de hasta 30 años, pero sólo hay dos de ellas en puestos de mando frente a 16 hombres. La cuota femenina puede provocar problemas, e incluso cierta discriminación en el otro sentido, a corto o medio plazo.

Pero resulta imprescindible si se pretende preparar el terreno para que en el futuro próximo la promoción de mujeres sea algo natural y que no tengan que luchar más que sus colegas masculinos. Ursula von der Leyen, la ex ministra de Familia y Asuntos Sociales y la actual titular de Defensa en Alemania, resumió el reto a la perfección: “Para mí, la igualdad se habrá logrado cuando una mujer mediocre haya ascendido a un puesto de dirección”.

@thiloschafer

Articulo publicado en El Heraldo (Colombia)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.