lamarea.com

domingo 19 agosto 2018

Opinión

¿Existe un vínculo entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán?

“La política de verdad (una actividad intelectual y ciudadana de primera magnitud) nos interesa poco o nada”.

<em>¿Existe un vínculo entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán?</em>
Pablo Iglesias durante la presentación de su proyecto político. FERNANDO SÁNCHEZ

Esta columna es un experimento. Usted ha empezado a leer atraído por el título y seguramente a estas alturas ya esté pensando en comenzar a saltar renglones, a hacer una lectura en diagonal. Es probable que ya haya decidido ir directamente a las negritas, para terminar antes. Usted quizá tenga prisa por saber cuál es ese vínculo entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán. A menudo decimos estar hartos de la política y los políticos (así, a bulto) y echamos la culpa a los periódicos y telediarios de dar coba al blablablá, al “y tú más” y a las conjeturas sobre alianzas, navajazos internos dentro de los partidos, rivalidades…

Decimos mirar con hastío el panorama: el PP y el PSOE jugando los minutos de descuento satisfechos con el empate. Podemos calentando en la banda y haciendo amenazantes (para los de siempre) triples saltos mortales con tirabuzón. Artur Mas sacando el enésimo conejo del interior de otro conejo a su vez sacado de dentro de otro conejo sacado de una chistera… Madrid (los partidos de Madrid) haciéndose el harakiri con puntualidad británica. Y bostezamos. Pero el título de esta columna es ¿Existe un vínculo entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán? y usted quiere seguir leyendo, porque las palabras “Podemos”, “PP” y “nacionalismo catalán” siguen captando nuestra atención. Porque, reconozcámoslo, todavía nos interesa esta política de la elucubración y el golpe bajo. Nos gustan la truculencia, el culebrón y la soflama. Quizá todavía conserva usted la esperanza de que en esta columna se diga algo sobre el vínculo entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán. Deberá seguir leyendo para salir de dudas.

En cualquier caso, la otra política, la silenciosa, la del estudio, la de las medidas meditadas y pactadas, la política de lo cercano o de lo lejano, la política que no mira al corto plazo electoral, esa política en la que no hay cintas que cortar ni niños a los que besar, una política sin muecas, ni tertulianos, ni platós de televisión, ni focos ni atriles… la política de verdad (una actividad intelectual y ciudadana de primera magnitud) nos interesa poco o nada.

En las grandes citas de los partidos (congresos, mítines electorales) o en los momentos importantes para los representantes políticos (plenos, comisiones, etcétera), se desgranan constantemente argumentos y razonamientos con mayor o menor brillantez, a veces sobre cuestiones técnicas o de procedimiento, a menudo de manera prolija y poco atractiva. Todo eso se pierde en la selección que hacen los propios equipos de comunicación de partidos y grupos parlamentarios, también por el filtro de los responsables de los medios de comunicación.

A diario diferentes leyes van recorriendo su trámite y viviendo su proceso de entretejido de enmiendas, pero nada puede competir con el exabrupto de un ministro, la cabezada de un concejal o el hecho de pillar a un diputado leyendo el Interviú. Centrar el foco informativo en las puyas y piruetas dialécticas, frutos del postureo televisivo, o el hecho de cebarse en los lapsus, en los zas en toda la boca y en la penúltima campaña viral en las redes sociales es hurtar a los ciudadanos su derecho a conocer serenamente y en profundidad cuestiones que les afectan de cerca. Es asimismo hurtarles a los ciudadanos el verdadero debate político el hecho de volver una y otra vez sobre el interesado diferendo nacionalista (esa excelente maniobra de distracción de Artur Mas, tan beneficiosa para CiU y el PP, cada uno en su cortijo), como lo fue igualmente en el pasado que el PP utilizara el 11-M o a ciertas víctimas de ETA como peones en el juego electoral.

En el centro del debate político deberían estar cuestiones como las medidas contra el paro, la incapacidad del tejido empresarial español para generar empleo, el problema de fraude fiscal y la economía sumergida, la insostenible dependencia energética de España, la fuga de cerebros científicos… Y mientras tanto, muchos de nuestros representantes siguen discutiendo sobre la esencia de España y el sexo de los ángeles. Incluso hemos llegado a un punto en el que los escándalos de corrupción funcionan como cortinas de humo para ocultar la absoluta inacción de los dirigentes políticos de cara a nuestros problemas más acuciantes.

Y una vez llegados a este punto, si quiere que le cuente por qué creo que hay, si no un vínculo, sí cierta sintonía entre Podemos y el PP contra el nacionalismo catalán, tengo que emplazarle para el martes de la semana que viene. Quizá entonces encuentre las ganas que ahora no tengo de hablar, otra vez, de Podemos, el PP y el nacionalismo catalán.

Ah, y no se pierda estos tres enlaces. Son tres ejemplos de las cuestiones que nos deberían interesar más y que no deberían caerse de la boca de los políticos ni un minuto. Digo:

Enlace 1

Enlace 2

Enlace 3

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Toño Fraguas

Toño Fraguas

4 comentarios

  1. Marlene Feeley
    Marlene Feeley 11/01/2015, 22:55

    Vaya que razón llevas, soy una más del montón, una más que se deja marear la perdiz con tanta cortina de humo, pero puedo decir que leí por completo tu columna y es lamentable que nos vean la cara, y sigamos sin reaccionar como se debiera, mientras ellos ya han desmantelado todo, pero todo lo que una democracia de verdad debería ofrecer a sus ciudadanos.
    Lástima, me vine de Chile huyendo de esta misma precariedad y aquí estoy dando vuelta sin hallar salida a un dejavú.

    Responder a este comentario
  2. mortalcontribuyente
    mortalcontribuyente 26/11/2014, 18:08

    El caso es que según el Espía del Congreso, todo esta atado la connivencia del PPSOE en lo referente a Cataluña.
    El pacto PP-PSOE está más que hecho y el maestro de ceremonias está siendo el conocido periodista Juan Luis Cebrián, el directivo de Comunicación mejor pagado de España, aunque se ha tenido que “bajar” el sueldo de 13 millones de euros anuales a 2,1 por la bancarrota del Grupo Prisa. Para recuperar su antiguo salario necesita fraguar este “acuerdo bajo cuerda”, que ya es “sotto voce” en los pasillos del Parlamento, y a ello ha puesto todo su empeño. Para forjarlo, recientemente Cebrián se llevó a Barcelona a Soraya Sáenz de Santamaría y a Pedro Sánchez para que “oficiaran” conjuntamente de “padrino” y “madrina” de la nueva edición de El País en catalán (elpais.cat).

    Responder a este comentario
  3. Rober!
    Rober! 26/11/2014, 12:15

    Vale, bien, esta columna debería estar en el País, el Mundo o el ABC. (La Razón no, porque sus lectores ya son casos perdidos), los lectores de La Marea ya somos hombres libres, despiertos y críticos, si no, no estaríamos leyendo éste diario.

    Responder a este comentario
  4. Jordi
    Jordi 25/11/2014, 21:51

    Mmuy ingenioso, Toño, para mostrar que las entrañas (corrillos, banderas, seguidismos a líderes…) siguen moviendo más que los problemas reales. Y es que genéticamente no hemos cambiado en 40.000 años. Cuando cada grupo de 30 individuos defendía sólo a los suyos, tenía un líder de la tribu y dedicaba su mocho tiempo libre a hablar.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Quorum global, en busca de un diccionario de retos comunes

Con motivo de la celebración del encuentro de Quorum Global en Málaga en octubre, publicamos una serie de artículos. Hoy escribe Ruth de Frutos

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.