lamarea.com

viernes 25 mayo 2018

Opinión

Estos días me he acordado de Zapatero

El autor recuerda “esa España que se llama mayoría silenciosa en los periodos en los que no hay que sacar las escopetas porque vienen los comunistas”

Estos días de encuestas me he acordado de Zapatero. No del Zapatero que un buen día le pegó un tajo al sueldo de los funcionarios haciéndose para siempre respetable hombre de Estado, convirtiéndose en mercado con la misma naturalidad y armonía con la que Bruce Lee se convertía en agua. De ese no, me he acordado del otro. Del Zapatero recién llegado.

Me he acordado del Zapatero que se alió con ETA, con Marruecos y la policía para lograr meter más votos en las urnas que nadie. De aquel que cada mañana se levantaba urdiendo planes para romper España mientras tomaba el café con la tostada. Me he acordado del Zapatero multifunción que lo mismo le vendía Navarra a Josu Ternera y Bolinaga, que prohibía el vino de La Rioja o la Semana Santa de Sevilla. Del que pretendía adoctrinar a los niños españoles a base de libros de texto en los cuales se les explicaban nociones mínimas de civismo para que acabaran así cantando la Internacional espontáneamente durante el recreo. Me he acordado del Zapatero que sembró el odio intentando dividir a este país cuando dijo (con poco ímpetu y menos presupuesto) que estaría bien darles un trato digno a esos muertos tirados en las cunetas. He recordado aquella vez que Zapatero atentó contra España, la iglesia y la familia al darles a los homosexuales la posibilidad de cometer la estupidez de casarse como hacen los heterosexuales.

Al poco de acordarme de Zapatero, Eduardo Inda apareció por la tele de casa. Con esa sonrisa inquietante, que siempre me recuerda al general Hans Landa bebiéndose un vaso de leche en la primera escena de Malditos Bastardos, Inda desplegaba su repertorio habitual de Venezuelas, ETAS e Iranes. Pero hoy había algo distinto. Con las encuestas sobre la mesa que daban a Podemos resultados de aspirante al Gobierno, los dientes de la boca de Inda parecían más afilados de lo normal. Me estáis atacando y si un día me pasa algo por la calle, los responsables vais a ser vosotros, señalaba desquiciado el periodista a una portavoz de Podemos, al tiempo que repetía que Pablo Iglesias se financiaba del régimen de Irán que lapidaba mujeres. Esto es algo habitual en este periodista, pero hoy lo hacía de una forma crispada que me recordaba a algo ya vivido.

Entonces caí en que no era de Zapatero de quien me estaba acordando estos días, sino de la España profunda. De esa España que se llama mayoría silenciosa en los periodos en los que no hay que sacar las escopetas porque vienen los comunistas. Estaba recordando la tensión guerra civilista que hace diez años creaba esta España que te golpeaba con el palo de la bandera por la calle si consideraba que el país podía perder algo de ranciedad.

Recordé la reacción que tuvo hace unos años esa España por cuatro medidas que no eran mucho más que encalado de la fachada. Y jugué a imaginar e imaginé. Imaginé cómo se tomaría esa España una posible rehabilitación del edificio para que no se caiga. Y la imaginé, escopeta en mano, defendiendo el edificio en ruinas.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

Modelo y actriz. Escribe, pinta y colorea cosas en sitios desde que tiene uso de Internet. También en Carne Cruda, Vice, CTXT, 20 Minutos y Atresmedia, entre otros.

7 comentarios

  1. yqueteviadeci
    yqueteviadeci 10/11/2014, 21:08

    Al malo malísimo de las cejas que se fue con el rabo entre las piernas como si hubiese cometido un delito capital, han venido otros que me hacen ponerlo en un pedestal…

    Responder a este comentario
  2. Flanagan
    Flanagan 07/11/2014, 13:17

    Me he acordado de Zapatero que hizo mucho mas de lo que quiso hacer y me he acordado de Rajoy que deshizo mucho mas de lo que quiso deshacer aplicando su doctrina del KESEJODAN.
    Pero también recuerdo al Pato Donal bigotudo, el de la guerra contra Irak, reo actualmente de mas de ochocientos mil muertos porque esa guerra provocada por los chorifachas no ha terminado aún.

    Y Zapatero, pues es recordado en la ONU de tal guisa en su propuesta de Alianza de Civilizaciones para dialogar sin tanques ni bombas, que tiene un departamento propio en su sede para aplicar la actividad.

    De Pepé recibiremos la herencia franquista asesino-choricera para años. (fin de la cita)

    Responder a este comentario
  3. cayetano
    cayetano 07/11/2014, 00:19

    Pues imaginate si encima, se presentan las huestes alternativas divididas, e invertebradas socio-politicamente.

    Un saludo

    Responder a este comentario
  4. cayetano
    cayetano 07/11/2014, 00:17

    Pues imagínate si encima, las huestas alternativas se presentan divididas, y sociopolíticamente invertebradas.

    Un saludo.

    Responder a este comentario
  5. Levaux
    Levaux 06/11/2014, 20:53

    (…) Imaginé cómo se tomaría esa España una posible rehabilitación del edificio para que no se caiga. Y la imaginé, escopeta en mano, defendiendo el edificio en ruinas.(…)
    No sé Gerardo si seguimos aún dentro de la misma realidad… creo ?y espero? que no.
    Me alienta el pensar que la “españa-profunda” se ha quedado esperando que le devuelvan la pastuqui por no poder ver a la Pantoja… pobrecica ella…
    O haciendo el cafre en alguna estatua mientras le cuelgan banderolas y le saltan los tímpanos pétreos a base de berridos…
    O esperando a ver cómo pueden joder al vecino, simplemente porque sí…
    http://www.eldiario.es/cultura/entrevistas/Jose-Luis-Cuerda-sinverguenza-matamasas_0_320568856.html

    ¿seremos todavía la españa-profunda? eso sí, punto cero

    Responder a este comentario
  6. Santiago
    Santiago 06/11/2014, 16:14

    Gerardo, tenemos que quedar a tomar unas cervezas.
    A ver si, en persona, eres capaz de leerme los pensamientos tan bien como haces en cada artículo.
    Un abrazo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.