Rodrigo Rato impulsó códigos éticos para empresas cuando era ministro

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

El Código Olivencia, presentado por Rato en 1993, o la Comisión Aldama, en 2003, imponían normas de transparencia para las entidades y hacían especial énfasis en las retribuciones de los consejeros

MADRID// Rodrigo Rato pidió este lunes la suspensión temporal de militancia del Partido Popular por el caso de las tarjetas opacas de CajaMadrid y Bankia. El que fuera orgullo del partido de Mariano Rajoy abanderó en los primeros años de gobierno la creación de varios códigos éticos para empresas que aseguraran el buen gobierno y unas prácticas éticas que dieran confianza a los inversores. El Código Olivencia fue presentado por Rodrigo Rato en 1997 y su posterior reforma, la Comisión Aldama, que tenía como objetivo asegurar la transparencia en las empresas, se presentó en el año 2003.

El Código Olivencia fue resultado de una comisión creada por Rodrigo Rato para asegurar la tranquilidad de los inversores por las convulsiones que había creado el Caso Enron en EEUU y tenía como objetivo garantizar el buen gobierno de las empresas que cotizaban. El código ético de Rodrigo Rato desarrollaba la relación entre los consejeros y los accionistas, los salarios, los regalos y otras normas de transparencia, pero la adscripción al código era voluntaria. El texto hacía especial énfasis en las retribuciones de los consejeros, el Comité avisaba que la moderación era la regla a seguir y aconsejaba a las empresas que fueran muy transparentes en este aspecto y debían informar de manera individualizada por cada concepto retribuido y especificando los honorarios que recibían los consejeros.

Entre los nombrados por Rodrigo Rato para la comisión de ética empresarial se encontraban el exdiputado del PP y exvicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Luis Ramallo, y el exsecretario de este organismo, Antonio Alonso Ureba, que acabaron salpicados por el caso de Gescartera al recibir regalos del principal imputado por el caso, Antonio Camacho.

En la presentación de la Comisión Aldama, encargada de auditar a las empresas que se adhirieran a los códigos de buen gobierno, Rodrigo Rato declaró que la asunción de estos códigos de buen gobierno para las empresas “no es sólo una cuestión ética, sino también jurídica”.

No todos recibieron la presentación de los códigos éticos efusivamente. Miguel Blesa, en una conferencia en un foro de empresarios en 2002, declaró que tenía “escasa pasión” por los códigos de buena conducta.  Según el expresidente de Caja Madrid, “los valores éticos no tienen su sitio exacto en los códigos”.

faldoncino

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner