Podemos, o tal vez no

Vistalegre2

Para la autora "sería una pena que un error de estrategia o un exceso de ambición dividiera este proyecto y acabara con este movimiento"

El 15-M fue una hermosa explosión de indignación y esperanza de la ciudadanía, un grito de reivindicación de la dignidad por parte de unos ciudadanos que se sabían estafados, engañados, maltratados por una democracia que se llamaba a sí misma democracia, pero que no lo era. El 15-M fue, en muchos sentidos, un grupo formado por la fusión voluntaria y espontánea de los proyectos libres de muchos individuos.

De allí nacieron tantos y tantos frutos. Lo más importante, un cambio de actitud en ciudadanía que pasó, mayoritariamente, de rumiar entre amigos y conocidos “lo mal que está todo”, a salir a la calle y a hablar en voz alta y públicamente. Y vino Gamonal, los escraches, la PAH, las mareas (Sanidad, Educación…) la exigencia de que se investigaran las fortunas de los políticos, de los banqueros… la cascada de denuncias públicas de la corrupción de dirigentes de todos los colores y de todos los estratos sociales, sobre todo los mejor situados, los que hasta entonces habían sido intocables.

Vinieron también formas nuevas y espontáneas de organización y asociación ciudadana, desde humildes mercadillos y trueques, hasta protestas ante ayuntamientos, el Congreso, la ocupación pacífica de espacios públicos para tener la voz que antes no teníamos.

Inteligentemente gestionado, de lo que fue en su origen este movimiento nació Podemos. Llevado por profesionales de la teoría política y de la comunicación de masas, utilizando con destreza y eficacia los medios de comunicación audiovisual, Podemos representó y representa para muchos ciudadanos -más de 1.300.00 según los resultados de las últimas elecciones al Parlamento Europeo- la esperanza de regeneración democrática, política, social.

Podemos habla en plural, no es “yo puedo” sino “nosotros podemos”. Y esto casa mal con el personalismo de un líder y único. Sería una pena que un error de estrategia o un exceso de ambición dividiera este proyecto y acabara con este movimiento.

Pienso que quienes lucharon aquel hermoso 15-M, y los meses que le siguieron, por un proyecto tan auténtico y tan necesario de regeneración y refundación de la sociedad y la democracia, no se dejarán llevar por ningún líder único e indiscutible, no dejaran que el consenso sea abolido por no sé que fuerzas asaltantes. Conductores de las masas y salvadores de la patria ya hemos tenido bastantes.

faldon_noticias

Amparo Ariño

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

5 respuestas a “Podemos, o tal vez no”

  1. ¿a donde dirigirme para solicitar un arbitraje de la deuda cuya cantidad no es lo que me piden?…como no contestan reclamciones escritas,devolví el recibo, esperando tenr suerte y llegar al acuerdo de la cantidad real (finalizada relacion

    • Gracias, Jordi. Creo que somos bastantes los que opinamos así. Pero, como tu muy bien sabes por tu profesión, delegar responsabilidades y seguir al “guía” es más lo más cómodo o lo más fácil para muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner