lamarea.com

martes 21 agosto 2018

Sociedad

La persecución del rebusco amenaza el sustento de miles de familias en Extremadura

El gobierno de José Antonio Monago presiona a los compradores para que dejen de adquirir la aceituna y la uva que rescatan jornaleros y personas en paro una vez terminada la cosecha

18 octubre 2014
13:15
Compartir
La persecución del rebusco amenaza el sustento de miles de familias en Extremadura

En el documental Los espigadores y la espigadora, la cineasta de origen belga Agnès Varda realizó un recorrido por Francia retratando a las personas que recogen aquello que los demás desperdician. Ya fuesen verduras o frutas, que sirven de alimento para personas sin recursos, como electrodomésticos o cualquier tipo de objeto susceptible de volver a ser utilizado, en una artística reflexión sobre las leyes del mercado y el derroche de las sociedades consumistas. Una realidad presente en todas las partes del mundo, y que en zonas agrícolas españolas como la comarca extremeña de Tierra del Barro se concreta en la práctica del rebusco, una actividad centenaria que encuentra amparo en el derecho de rebusco, fundamentado en el “ius usus inocuii” proveniente del Derecho romano: el derecho de coger frutos una vez que el dueño ya lo haya hecho.

Miles de personas en paro y jornaleros comienzan por estas fechas en Extremadura a recoger la uva y la aceituna que ha quedado en el suelo tras la cosecha. Supone el sustento de muchas familias, que encuentran unos ingresos adicionales en la recogida de un producto que de otra forma no se utilizaría. Sólo en la ciudad de Almendralejo se estima en alrededor de 1.000 el número de jornaleros y personas en paro que practican esta actividad.

El año pasado, en la comarca de Tierra de Barros, una zona con grandes cosechas de aceituna y vendimia, se recogió uva y aceituna de rebusco por valor de 18 millones de euros, según señalan las asociaciones de apoyo a los rebusqueros. Una cantidad estimable que permite subsistir a miles de familias. El intento de la Junta de Extremadura por ponerle coto, denuncian, está poniendo en peligro esta forma de subsistencia.

Hace dos años que la Administración autonómica trata limitar a esta práctica, tras las quejas de los propietarios de tierra y agricultores que quieren prohibir que los restos de la cosecha se usen para fabricar vino para que no les suponga una competencia, y exigen que se regule la actividad de los compradores e intermediarios bajo criterios sanitarios y fiscales. El gobierno extremeño trató de impulsar un decreto que regulase el rebusco, pero finalmente tuvo que aparcarlo por falta de competencias. La estrategia del Ejecutivo ha virado ahora hacia presionar a los potenciales compradores.

El departamento de Sanidad extremeño ha avisado a los compradores que la mercancía recogida por los rebusqueros es ilegal, alegando que no cumple con las medidas de control sanitario oportunas y que no es posible garantizar la trazabilidad del producto, y en algún caso ha decomisado un lote de 40.000 kilos. Esta presión ha llevado a la Asociación en Defensa de los Público y los Campamentos Dignidad de Extremadura a levantar la voz por lo que consideran una actuación que pretende “acabar con los rebuscos y establecer una serie de trabas absurdas, difíciles por no decir imposibles de cumplir para los rebusqueros, los compradores, e incluso los propietarios de las tierras”.

Las razones de Monago

Entre el colectivo de los rebusqueros sentaron muy mal las palabras del presidente de la Junta, José Antonio Monago, que afirmó que los agricultores de la comunidad “no pueden crecer en la competitividad de su actividad si se enfrentan a una competencia desleal”. “Vamos a cerrar un acuerdo histórico en Extremadura para controlar el rebusco y proteger a los 50.000 agricultores del olivar y viñedo de quienes les roban y lo venden ilegalmente”, sentenció Monago. Juan Viera, integrante de la Asociación en Defensa de lo Público de Extremadura, asegura en conversación con La Marea que los daños y robos que se hacen en el campo “son una minoría”. “Efectivamente puede haber gente que haga esos daños, pero para eso tenemos las Fuerzas del Orden para vigilar y perseguir a este personal”, señala Viera, que denuncia que se trata de una mera “justificación para ir en contra de los rebusqueros”.

El motivo principal de la presión, señala Viera, son los “intereses de la derecha agraria”, que pasan porque las personas que se dedican al rebusco dejen esta actividad y puedan ser empleadas por los terratenientes durante esta época. “Durante dos meses estas personas pueden vivir con lo que obtienen, porque desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde pueden sacar entre 70 y 80 euros, que es un sueldo importante. Por eso tratan de eliminar el rebusco, para que haya mano de obra disponible para estas faenas agrícolas en las que pagan 30 o 40 euros”, afirma. Y asegura que los pequeños propietarios, en cambio, no se oponen al rebusco: “Hay muchos agricultores en los pueblos que cuando hablas con ellos no ponen pegas de ningún tipo a que entre la gente en su tierra mientras que no se produzcan daños”.

Reunidos el pasado miércoles en Villafranca de los Barros, rebusqueros y compradores trataron de consensuar una serie de propuestas para trasladar a la Junta y poder continuar con la actividad. Por parte de los compradores de rebuscos se propuso constituir una asociación que pudiera hacer frente a los posibles daños y robos que se comentan en las propiedades privadas durante el desarrollo del rebusco. También se planteó que en las bodegas haya depósitos destinados a la recepción de estas cosechas, con el objetivo de que se puedan realizar los análisis necesarios.

Este viernes, los colectivos de apoyo a los rebusqueros acudieron a las puertas de la Asamblea de Extremadura para entrevistarse con los responsables del sector, sin éxito.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

7 comentarios

  1. acitunero
    acitunero 18/12/2014, 15:50

    Con todo el respeto no teneis ni idea yo llevo toda la Vida viendo trabajar a mi padre dia y noche durante todo el ano para recoger una cosecha q le sirva para Dar de comer a Su familia y pagar el arrendamiento de las tierras para q unos delincuentes q bajo la mascara de el rebusco se lleven el pan de Su familia pero claro yo soy un progre q Cree q es mas digno recover lo q el dice q no es de nadir q aceptar trabajar x un sueldo Si esto es muy facil de regular, pero no interesa xq siempre estara el defensor no del intro humilde y trabajador Sino del hipocrita q se jacta de Ser obrero sin saber lo q significa trabajar.
    cuando kerais is doy una clase practica de lo espuesto xq gracias a dios perdom perdom a Marx yo Si se lo q es trabajar

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 22/10/2014, 16:46

    Sabe mal, Mar. Las necesidades que no les cubre el Estado, que para eso le pagamos los impuestos, este año se las han cubierto tus olivos.
    Si estamos regidos por mafia, la gente se busca la vida como puede.
    Me pongo en tu lugar y claro que no sirve de gusto. Deseo que tú no necesites esas olivas como quizá las necesitaban ellos.
    A ver si entre todxs, construimos otro país. Empezando por una buena escuela pública y laica (no clasista) que enseñe y forme en valores.

    Responder a este comentario
  3. mar
    mar 22/10/2014, 13:29

    el rebusco siempre ha existido, lo que es una poca vergüenza, que tu vaya a recoger las aceitunas y ya te encuentres que los rebuscadores las han cogido antes que tú, después de estar todo un año trabajando te encuentras que se lo llevan por su cara bonita,y a eso no hay derecho, el año pasado nos levantaron a nosotros dos olivares, si, ellos tienen que comer pero nosotros también. que como arreglamos esto?

    Responder a este comentario
  4. Carmen
    Carmen 21/10/2014, 22:32

    Esto nos pasa por haber votado a una panda de pijos cuya preocupación no pasa de su familia, que de sensibilidad solo conocen el nombre, que dan por sentado que ellos han venido con más derechos que la “chusma”, que no les da ningún mal rato el hambre y el sufrimiento del prójimo.
    Esto pasa porque la gente sencilla que les ha votado debería estar mejor informada, debería ser más despierta para no acabar jodiéndonos a todxs como así ha sido.
    Y me temo que esta misma gente sigue creyendo las “explicaciones” que les da la tele (y los periódicos del sistema) sobre las causas de la crisis que ya está “remitiendo” y sobre lo bien que la están gestionando: o nosotros o el caos.

    Responder a este comentario
  5. Mercedes
    Mercedes 21/10/2014, 13:31

    No, es mejor q esas personas no tengan nada que llevar a sus casa y esa uva o aceituna se estropee en el campo a q alguien pueda pasar un mes o dos mas sin tener que pedir o robary que los políticos y banqueros nos roben millones

    Responder a este comentario
  6. santaklaus
    santaklaus 19/10/2014, 09:34

    Es mucho mejor dejar que se mueran de hambre porque dan mala imagen. Son como los niños gallegos, es mucho mejor cerrarles el comedor escolar en verano porque estropean la Marca España del PP. Y en Gerona hay pobres que buscan en los contenedores y también estropean la Marca España del PP. A todos estos habría que matarlos (fusilados) porque quieren estropear la imagen del PP.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

El viejo oficio de hablar mal de Barcelona

"¿Existirá también una campaña inversa equivalente? De medios catalanes que hablen mal de Madrid, justificada o injustificadamente, los hay y bastantes. Que hablen de España como una sociedad al borde de un conflicto violento sin justificación alguna, no", argumenta Èric Lluent