lamarea.com

viernes 25 mayo 2018

Opinión

TTIP

El SPD alemán empieza a cuestionar el tratado de libre comercio (TTIP) con EEUU

Los socialdemócratas, el socio menor del Gobierno de Merkel, quieren vetar la controvertida cláusula de protección a inversores que exige Washington

Estos días, en el Parlamento Europeo se celebran las audiencias de los candidatos a ocupar las carteras en la futura Comisión Europea, el órgano director de la Unión Europea, junto con el Consejo Europeo. Los 27 aspirantes, entre ellos nueve mujeres, han sido propuestos por los gobiernos nacionales, y sus áreas de responsabilidad fueron seleccionadas por el nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. Pero la Eurocámara tiene el poder de vetarles. Una de las tareas más importantes del nuevo equipo de Juncker será supervisar las negociaciones con EEUU sobre un tratado de libre comercio, el llamado Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), que abarcaría a 800 millones de ciudadanos.

Poco ha trascendido al público de las rondas de negociaciones entre la Unión Europea y Washington. Pero la falta de transparencia no es la única queja de los críticos del TTIP –muchas ONG y partidos políticos–, que temen que los lobbies empresariales de un lado y otro del Atlántico se aprovechen de rebajar las normas y regulaciones en ambos bloques para acercarlos al denominador común mínimo. Esto, en opinión de los críticos, podría poner en peligro los altos estándares de protección al consumidor, derechos laborales y medioambientales en Europa. Por otra parte, Wall Street aspira a librarse vía el TTIP de parte de la estricta regulación financiera que le ha impuesto la administración de Barack Obama.

Una de las partes más controvertidas del tratado es la cláusula de protección el inversor que permite a las empresas llevar sus disputas con los gobiernos ante un tribunal internacional de arbitraje en vez de lidiar en los juzgados del país afectado. Es un mecanismo consagrado en la gran mayoría de los TLC de EEUU con otros países, incluyendo Colombia. A las voces críticas en Europa se han sumado ahora los socialdemócratas alemanes (SPD), el socio pequeño del gobierno de coalición de la democristiana Angela Merkel. “Creo que las disputas comerciales deben dirimirse en los tribunales estatales y no en un tribunal de arbitraje internacional”, advirtió esta semana el ministro de Justicia Heiko Maas, del SPD. La carta pública de Maas contaba con el respaldo de Sigmar Gabriel, vicepresidente del Gobierno alemán y líder del SPD. También la comisaria designada para llevar el área de Comercio Exterior, Cecilia Malström, ha dejado entrever que se podría modificar la cláusula de protección para los inversores.

Es buena señal que aumente la presión política en contra de este apartado del TTIP. Las multinacionales siempre tienen la posibilidad de recurrir a un tribunal de arbitraje, pero reconocer este mecanismo en un tratado bilateral significa renunciar a parte de la soberanía nacional. A los Estados normalmente no les interesa fastidiar a las empresas extranjeras para no ahuyentar la inversión. Pero las multinacionales tampoco pueden aspirar a tener garantías contra cualquier cambio de regulación. Sin riesgo no se justifican las ganancias cuando las cosas van bien.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

1 comentario

  1. Chorche
    Chorche 05/10/2014, 21:33

    El TTIP implicará la entrada masiva de alimentos transgénicos en la Unión Europea.
    http://arainfo.org/2014/10/estados-unidos-y-la-union-europea-negocian-la-entrada-masiva-de-transgenicos/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.