lamarea.com

lunes 24 septiembre 2018

Opinión

No os ofendáis, pero…

“Si quiere identificar a un fanático, basta con que se fije en si ese individuo se erige en portavoz de entidades superiores, como Dios”, asegura el autor

<em>No os ofendáis, pero…</em>
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

“Podéis llamarme hijo de puta, a mí me da igual, a la que le molestará será a mi madre”, decía mi profesor de Lengua en EGB. Tenía una envidiable resistencia a ofenderse. En 2005 se ofendieron mucho unos señores porque un diario europeo publicó unas caricaturas de Mahoma. Los disturbios que se originaron causaron más de 130 muertos. Hay quien se ofende por un (supuesto) insulto a Dios, pero no le parece escandaloso matar a alguien en nombre de ese mismo Dios. Hoy se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Derecho a la Blasfemia, cae el 30 de septiembre precisamente porque ése fue el día en que se publicaron las célebres viñetas.

“He sido siempre gran defensor de la blasfemia y lamento en el alma el declive que sufre en nuestros días. Desde un punto de vista cristiano, la blasfemia era una demostración de piedad, como la jaculatoria. Dios no podía considerarla sino un acto de fe viva, en ningún modo una ofensa: de un ser infinito solo cabe esperar una tolerancia infinita y una infinita inmunidad frente a las palabras menudas de un ser pasajero”, escribió en 2012 el académico de la lengua Francisco Rico. Ahí radica la cuestión, como mi profesor de Lengua en EGB, Dios (si existe) tiene seguro una todopoderosa capacidad para no ofenderse y para perdonar. Son los fanáticos los que se dan por ofendidos, pero ¿dónde establecer el límite de lo que es blasfemo, de lo que es insultante?

Para un fundamentalista católico de hace un par de décadas, que una mujer fuera a misa con el pelo suelto y la cabeza descubierta era sin duda una blasfemia. En una ocasión leí otro caso, ocurrido en un país del sureste asiático (no recuerdo cuál): a un turista se le cayó un billete de banco y, para que no saliera volando, lo pisó; con tan mala suerte que su pie mancilló el retrato del prócer local que aparecía en el billete. Estuvo en prisión seis meses por ofensas a la autoridad. Evidentemente el turista no quería ofender, pero alguien quería sentirse ofendido, y con eso bastó.

Hay países donde la democracia es vista como un atentado contra la religión. O que una mujer vaya sin velo: blasfemia. Para mí son blasfemos los hombres que llevan pantalones piratas y sandalias con calcetines, por ejemplo. Y me aguanto.

El viernes pasado el Gobierno nombró a la vicepresidente Soraya Sáenz de Santamaría algo así como guardiana de la bandera y los símbolos nacionales. De nuevo las ofensas a la patria (eso que el Gobierno de Rajoy pretende regular en la Ley de Seguridad) entran dentro de la categoría de blasfemia y, de nuevo, el que se pica es porque quiere. Porque España, ese controvertido, heterogéneo y dudoso ente abstracto, no puede ofenderse. Sólo se ofenden las personas, no los entes abstractos.

Si quiere usted identificar a un fanático, basta con que se fije en si ese individuo se erige en portavoz de entidades superiores (Dios, Pueblo-Patria, Amo…). Póngase en guardia contra ese sujeto que alarga el dedo acusador y grita: “Eso ofende a Dios, o eso ofende al Pueblo, eso ofende al Rey…”. En puridad habría que preguntar a Dios, a la Patria o al Rey si se han ofendido y nunca dejar en manos de aquéllos que son más papistas que el Papa la potestad para decidir sobre qué es y qué no es blasfemia.

Estos días se oye mucho a los fanáticos quejándose de ofensas a España o de ofensas a Cataluña… (a veces lo dicen de manera suave, hablan de ‘faltas de respeto’). Lo realmente escandaloso es, casi siempre, la poca imaginación y calidad de las blasfemias (de hecho casi siempre el blasfemo queda en mal lugar, más que nada por lo ramplón de sus invectivas). Porque para blasfemar como Dios manda hay que tener un nivel. Y lo digo sin ánimo de ofender.

faldoncino_nuevo

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Toño Fraguas

Toño Fraguas

7 comentarios

  1. María
    María 04/10/2014, 17:07

    Saenz de Santamaría, guardiana de la bandera y de los símbolos nacionales de un país al que su propio gobierno ha arruinado, vendido, embrutecido, de un país del que disponen como si fuera su cortijo, de un país del que yo me siento avergonzada.

    Responder a este comentario
  2. Joaquín Sánchez
    Joaquín Sánchez 02/10/2014, 13:56

    A las personas se nos debe respeto (reconocimiento de independencia e individualidad); Las ideas son construcciones para representar y soportar una realidad concreta. De ellas hay que reírse y sustituirlas continuamente para poder seguir creciendo. PD: Sois ateos porque no conocéis http://paticano.com/.

    Responder a este comentario
  3. Soplabilorio Camborio
    Soplabilorio Camborio 01/10/2014, 09:42

    Y si además de calzones piratas y sandalias con calcetines, el tipo lleva gorrita gringa con la visera p’atrás, ya ¡pa qué decir!

    Responder a este comentario
  4. ateo666666
    ateo666666 30/09/2014, 18:46

    ¿Porqué no respetar las creencias en los extraterrestres, en los elfos, en los duendes o en cualquiera de las innumerables sandeces en las que creen millones de personas de este disparatado mundo? Además si queremos ser justos, también deberíamos financiar estas creencias para que sus seguidores puedan erigir centros de culto donde puedan reunirse a invocar a estas entidades tan reales como Dios, Alá o Iahvé. Y a la vista está que ese tiempo está más cerca de lo que parece ya que cada día se amplían los privilegios de las diferentes confesiones en España. En resumen, o nos podemos a blasfemar con más energía o acabaremos viviendo en una pesadilla en donde el increíble batiburrillo de creyentes nos impongan sus absurdas y dementes ideas. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2011/10/feliz-dia-de-la-blasfemia.html

    Responder a este comentario
  5. santaklaus
    santaklaus 30/09/2014, 18:34

    ¿Puedo insultar a España sin que me apliquen la Ley de Seguridad Ciudadana?
    ¡España, corrupta de mierda!. Ya está, ahora a esperar sentado a los fascistas hijos de puta.

    Responder a este comentario
  6. Milo
    Milo 30/09/2014, 17:21

    Si la blasfemia es insultar a Dios, y hoy parece ser que lo celebramos. ¿Cuando cae el dia internacional del derecho al insulto al gobernante imbécil?. Si hoy podemos blasfemar porque estamos en nuestro derecho, podriamos tener un dia en el cual disfrutaramos saliendo a la calle y llamar …. a Artur Mas o …. a Rajoy o ….. a cualquiera de los dos reyes que tenemos o …. al obispo de nuestra diocesis, los periódicos podrían llamar a las cosas por su nombre sin tener que preocuparse de nada y decirle tonto a un ministro tonto o sabandija despreciable a una presidenta de comunidad autónoma, bicho inmundo a algún alcalde o alimaña infecta a alguna que otra alcaldesa; sería muy divertido, pero eso sí, solo el dia internacional dedicado e ello.

    Responder a este comentario
  7. Políptoton
    Políptoton 30/09/2014, 14:02

    Buenísimo el artículo, totalmente recomendable.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".