lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Internacional

¿Es africana la homosexualidad?

La homosexualidad se persigue en África Subsahariana cada vez con mayor fuerza. Las élites afirman que “esto no es africano” pero las leyes homófobas son herencia del colonialismo y están impulsadas por grupos religiosos

<em>¿Es africana la homosexualidad?</em>
Imagen de portada del libro "Esto no es africano". MARC SERENA

La “homosexualidad agravada” se castigará con cadena perpetua en Gambia. La reforma del código penal aprobada esta semana por el Parlamento supone un grave retroceso en los derechos de la comunidad LGTB. Esta modificación endurece la legislación actual, que contempla penas de hasta 14 años de prisión por cometer “actos contra natura”, descritos detalladamente en el texto de la ley.

Los grupos en defensa de los derechos humanos han hecho un llamamiento al presidente del país, Yahya Jammeh, solicitando que no firme una reforma que para Stephen Cockburn, delegado de Amnistía Internacional para África Occidental y Central, “viola las leyes internacionales de derechos humanos”.  Sin embargo, las declaraciones de Jammeh llamando “alimañas” a las personas homosexuales hace siete meses o las amenazas de “cortarles la cabeza a los gais” en 2008 hacen temer lo peor.

Según The Associated Press, esta norma aprobada en Gambia es muy similar a la virulenta propuesta de Uganda. La conocida como “ley-mata gais” fue aprobada en febrero por el Parlamento pero en agosto de este año una sentencia del Tribunal Constitucional la declaró no válida. En ambos textos se persigue la “homosexualidad agravada”, un delito que se aplica a “reincidentes” y a personas con VIH sospechas de ser homosexuales.

Se trata de dos de las pocas leyes del mundo que condenan explícitamente el lesbianismo, aspecto que suele ser un punto ciego en la vertiente legal de la persecución homófoba, preocupada principalmente por los actos de sodomía. La propuesta de Uganda, a semejanza de la polémica legislación rusa aprobada en junio de 2013, prohíbe también cualquier referencia pública a la homosexualidad si no es para condenarla.

Las reformas legislativas de Gambia y Uganda no son casos aislados. En el África Subsahariana se está produciendo un recrudecimiento de la criminalización de la homofobia instigada, según denuncia un informe de Amnistía Internacional, por los líderes políticos y religiosos. 38 de los 54 países que componen el continente prohíben por ley las relaciones entre personas del mismo sexo.

Pero la homofobia institucional no se limita a los textos oficiales. En otros países abundan el acoso policial y las detenciones arbitrarias a las personas LGTB. Incluso en Sudáfrica, primer país del mundo en legislar contra la discriminación por motivo de orientación sexual y quinto en legalizar el matrimonio gai, las violaciones correctivas a lesbianas se han vuelto una práctica habitual.

¡Esto no es africano!

Las élites ideológicas africanas suelen atribuir los “actos homosexuales” a la perniciosa influencia occidental y los consideran ajenos a la tradición africana. La mayoría de las leyes que penalizan la homosexualidad en el continente son herencia directa del colonialismo pero la idea de que “esto no es africano” ha calado entre la población. Éste es precisamente el punto de partida y título del libro publicado por el periodista Marc Serena, que explora 15 historias de “amores prohibidos” en Túnez, Kenia, Camerún, Mauritania, Egipto, Zambia, Costa de Marfil, etc.

Se trata de una de las primeras aportaciones en lengua castellana y desde la divulgación a un tema tratado en profusión desde la defensa de los derechos humanos y la antropología. Los estudios clásicos de esta ciencia social muestran la aceptación de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, si bien solían darse en un contexto ritual y comunitario que apenas guarda relación con el concepto actual de libertades individuales al que remiten las palabras gai o lesbiana.

Serena no es la única voz que denuncia que detrás del recrudecimiento de las leyes homófobas africanas está el impulso y la financiación de grupos religiosos de Estados Unidos. Alistair Stewart, presidente de Kaleidoscope Trust, considera generalizado este trasvase de las fuerzas evangélicas a regiones en las que todavía no han perdido la batalla contra el avance de derechos para la comunidad LGTB.

“¿Existen operaciones de cambio de sexo en África? ¿Hay etnias dónde las mujeres se puedan casar con más de una mujer? ¿Qué papel juega Internet y las redes sociales? ¿Cómo se vive en países donde el presidente quiere demostrar ser el más violentamente homofóbico?” Estas y muchas otras preguntas tienen su respuesta en ¡Esto no es africano! De El Cairo a Ciudad del Cabo a través de los amores prohibidos, la contribución del periodista Marc Serena a paliar el desconocimiento que existe en Europa sobre la realidad LGTB africana.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Laura Gaelx Montero

Laura Gaelx Montero

1 comentario

  1. Jose
    Jose 14/09/2014, 12:51

    …criminalización de la homofobia…?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".