lamarea.com

miércoles 23 mayo 2018

Política

Siscu Baiges: “El debate independentista nos aburre”

En ‘Los Ni-ni, ¿Qué hemos hecho para merecer esto?’ el periodista se retrata en la figura de aquellos que no son “ni independentistas ni españolistas” en un clima de polarización

13 septiembre 2014
14:20
Compartir
Siscu Baiges: “El debate independentista nos aburre”
El periodista Siscu Baiges, durante la entrevista. B.B.

BARCELONA // “Un buen día nos dijeron que teníamos que elegir entre papá y mamá. Que nuestra vida sólo podía circular en dos direcciones. Que teníamos que enfrentarnos a una disyuntiva donde no había lugar para las medias tintas. O A o B. (…) O con los españolistas o con los independentistas”. Así arranca el libro Los Ni-ni, ¿Qué hemos hecho para merecer esto?, del periodista Siscu Baiges (Barcelona, 1956). Un retrato desenfadado de aquellos que en el debate independentista de estos días en Cataluña navegan entre dos aguas. O más bien que prefieren quedarse en la orilla para atender a otros menesteres que consideran más importantes.

El mismo autor se incluye entre los ‘ni-ni’: ni independentistas ni españolistas. “Comenzaron pareciendo una especie en vías de extinción pero hay quien cree que cada vez son más y que igual algún día, antes o después del 9 de noviembre, serán mayoría”, escribe Baiges.

¿Quiénes son los ni-ni?

Hace tiempo que a toda una serie de gente como yo este debate nos aburre, no nos interesa, y cada vez nos sentimos menos nada de nada. Nos preocupa que la gente se quede sin casa, o que a las personas en situación de dependencia no les paguen lo que necesitan, o los niños que están mal alimentados, tener sueldos y trabajos muy precarios… Y en cambio todo el día estamos discutiendo que si la independencia, que si Cataluña, que si España… Llega un punto en que dices, escucha, ¡yo no soy nada! Por lo visto hasta Carles Francino es como yo, que salió esta semana diciendo que estaba harto de que le preguntasen de qué lado está, si está con unos o con otros, y que, como yo, me parecen bien unas cosas de unos y unas de otros. La cosa se ha polarizado tanto entre independentistas y no independentistas…

¿Cada vez se siente más distanciado de los dos grupos?

La sensación de soledad que tienes cuando no te puedes identificar con un grupo que tenga una expresión pública clara y más o menos notable sí que es verdad que existe. Es una postura que no tiene demasiado eco porque en los medios lo que interesa es el enfrentamiento entre los que están en contra y los que están a favor. No es noticia que haya gente que no genere demasiada polémica. Pero esta sensación de soledad cada vez la tengo menos, creo que hay mucha gente que tiene esta sensación, que no vibra con estas cuestiones.

La cosa tiene mucho de emocional…

Yo soy de esa gente que cuando hacían mítines de grupos políticos con los que te sentías más o menos identificado y al final del mitin cantaban el himno de Els Segadors pensaba, “¿Y por qué tenemos que cantar esto ahora?”, no me aporta nada especial, cantar un himno patrio… Y el español tampoco, claro. No me siento especialmente motivado por estas cosas. También debe influir que yo no tengo un apartado personal epicúreo, y eso me lo han recriminado muchas tías. Comiendo, por ejemplo, no tengo especial gusto por nada… 

Tanto en un grupo como en otro actúa un destacado componente identitario.

Cuando te preguntan en una encuesta si te sientes más catalán que español, o más español que catalán, etc., no puedo tomar una decisión normal. Supongo que hay bastante gente que se considera apátrida. No me siento más cercano a otra persona de mi ciudad que a un francés o un italiano.

Pones el ejemplo de cuando vas la mili, que no te acabas relacionando más con la persona de tu pueblo sino con la que compartes más inquietudes comunes…

Cuando yo hice la mili estaba estudiando periodismo, había chavales que eran de Lleida que eran payeses o que tenían otra idiosincrasia, y si tenía que hablar con alguien no hablaba con ellos, hablaba con el tío de Madrid que estudiaba Sociología.

Cuando era crío me acuerdo que era patriota catalán, era independentista, radical… Pero estaba Franco en aquella época, y todo lo que fuese contra él… Con el paso del tiempo lo relativizas todo un poco más. Fuera hay mucha gente como tú. Contacto con gente de París o de Roma que piensan como yo y con la cual me siento identificada, y vete a saber dónde carajo han nacido…

En los títulos de los distintos capítulos del libro contrapones estereotipos y símbolos catalanes y españoles para hablar sobre diversos aspectos (ni caga tió ni toros, ni culés ni merengues, ni la estelada ni la roja)… Y afirmas que los ni-ni no tienen una televisión que los represente, ni una bandera que los represente… ¿Qué imaginario colectivo los une entonces?

Lo de las banderas a mí no me gusta, y hay mucha gente a quien no le gusta. Cuando empiezas a exhibir banderas normalmente es para autoafirmarte y para distanciarte de los demás, y mi concepción de la existencia es que más bien hay que acercarse a los demás… E himnos y tal, lo mismo. No sé, está el esperanto, como lengua común mundial que representa este espíritu de intentar que todos hablemos la misma lengua y que no nos enfrentemos por el origen geográfico donde nacemos… O las Naciones Unidas, pero tal como está la ONU… (ríe).

¿El debate social ha quedado empequeñecido en la esfera política catalana en los últimos dos años?

Una parte de los motivos para escribir el libro, de explicar que ni una cosa ni la otra, es precisamente llamar la atención sobre las cosas que realmente creemos que son importantes. Si queréis hablar de cuestiones identitarias, hacedlo, pero no olvidéis que los problemas están aquí y debemos resolverlos ya, que no podemos esperar a que Cataluña sea independiente o que se cambie la Constitución o no sé qué para afrontarlos…

Ese es uno de los principales argumentos del independentismo, que si Cataluña fuese independiente tendrá más herramientas para atender estos problemas.

Personalmente creo que eso es una trampa, que los recortes no vienen porque España nos robe, aunque no ayuda demasiado la política que aplica el Gobierno español por lo que respecta a la imposición del déficit a las autonomías… Pero es la réplica en España de las obligaciones que te imponen desde Europa. Donde se debe ir si se quieren afrontar los problemas sociales es a Europa.

No me preocupa tanto que Cataluña sea independiente o no, porque tampoco sé muy bién qué quiere decir, sino que sea lo que sea, resolver estos problemas. Si somos independientes y hacemos una renta garantizada de ciudadanía, si hacemos una Sanidad que no se privatice y no deriven a los enfermos hacia la privada para que se forren, pues fantástico.

Una de las conclusiones que expones al final es que “ni independencia ni dependencia”. ¿A qué te refieres?

Somos todos interdependientes, no puedes decir “yo ahora aquí monto el chiringuito y me cierro”. Independencia no significa aislamiento. Ahora bien, hay unos márgenes que sí que cada uno debe poder organizar a su manera. Para según qué cuestiones que no tiene mucho sentido que desde lejos, desde un lugar como Madrid o como Bruselas, te digan cómo debes hacer los currículums escolares, por ejemplo.

A mí me gusta bastante lo que dice la socióloga Marina Subirats, que a la larga lo normal sería que hubiera una Europa unida sin diferenciaciones entre las normativas más importantes, y en este sentido sí que tendría más lógica que hubiera administraciones más reducidas tipo Cataluña, Baviera, etc. Y que el Estado nación clásico desapareciese. Ahora, dice que esto sería de aquí a cien o dos-cientos años…

faldoncino_nuevo

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

10 comentarios

  1. ramonet
    ramonet 22/09/2014, 22:09

    No es que no sean Casposo Fachas, -jo soc catalá i catalanista ‘Civilizado’- ., lo que son -somos- es partidarios de hacer funcionar las Celulitas esas que temneos en el Cerebro -Neurnas- y estar mínimamente informados Científicamente, y tener sentudo común.. Un ‘Petit Village’ irreductible, como en Astérix, Ahra no tiene Ni ‘Potion Magique’ (Energía de Base, creadora de Riqueza), Como Todo el Planeta !! Y por eso no hay riqeza, y no es qe la roben desde Madrid , n desde Oxfordshire, ….y no es POsible Enderezr Econmías ni Pueblos, ientras Toda la Humanidad no haga el Tremendo Esfuerzo de Cambiar el ‘Chip’, si aún estamos a tiemo !

    Responder a este comentario
  2. David
    David 22/09/2014, 13:03

    Pues yo también me siento a caballo entre España y Cataluña y me parece maravilloso que existan tantos ni-ni y que nos fijemos sobretodo en las cuestiones realmente importantes que afectan hoy en día a nuestra sociedad para poderlas mejorar: corrupción por doquier, desigualdades crecientes, pobreza, represión a ultranza, y un capitalismo antisocial, insostenible y enloquecido como nunca.
    Pero en estos últimos años he pasado de ni-ni a independentista, y os contaré porqué. Llevo más de media vida participando en movimientos sociales de índole muy diversa y luchando en mi día a día por un mundo más justo, solidario y sostenible, sintiéndome siempre parte de una triste “minoría”. Y los cambios que he visto en el imaginario colectivo estos últimos por cuestión de la independencia, no se han visto en este país en décadas! No obstante, no voy a caer en la fácil demagogia o ilusión inocente de creer que una Catalunya independiente sería un país ideal y mucho mejor que la España actual, pero sí tengo claro que el simple hecho de convertirse en un nuevo país en el S.XXI y en el entorno socio-político catalán actual, nos permitirá provocar pequeños grandes cambios que ojalá en un futuro no muy lejano sirvan para dar ejemplo a otros países. Y es que cualquier situación de cambio (o de crisis) es una ocasión inmejorable para poder intervenir y hacer presión hacia aquello en lo que creemos. Y en España parece que cualquier debate sobre “cambio” hoy en día está, si no prohibido, por lo menos muy limitado por la Sacrosanta Constitución y por la mayoría absoluta de PPSOE. Así que… por qué no probar con lo de la Independencia? Qué vamos a perder? Siempre estaremos a tiempo de volver a lo que tenemos ahora! 😉
    Saludos!

    Responder a este comentario
  3. jose wings
    jose wings 15/09/2014, 23:19

    Por fin alguien que dice algo coherente en esta guerra de banderas que ya resulta harto cansina. Me hace gracia Francesc cuando dice que aquí tenemos a nuestros botines pero son menos. Por lo menos a la misma altura porque el entramado del 3%, el saqueo de la sanitat catalana, los recortes a la educación(otro robo), los escándalos del Barça yuna TV3 a la altura de Telemadrid o la televisión pública estatal con la imposición del pensamiento único y la censura generalizada frente a cualquier discrepancia con la independencia. Vamos, que no hay diferencia en cuanto a putrefacción generalizada en el estado español. A los que nos da alergia esto de las banderas y los orgullos patrios estamos ya muy hartos de este lavado de cerebro colectivo.

    Responder a este comentario
  4. temazcal
    temazcal 14/09/2014, 12:50

    Por suepuesto que en España hy muchísima gente con la que compartimos muchas cosas, pero resulta sorprenente que mientras cada día aparece un opinador o un psudointelectual español de derechas nuevo opinando que “a los catalanes ni agua”, los españoles de izquierdas callan y miran para otro lado, sin ni siquiera mojarse por defender el derecho de los catalanes de votar su futuro. Sobre el papel tiene razón Siscu, pero a la práctica estamos abandonados a nuestra suerte contra el PP.

    Responder a este comentario
  5. Francesc
    Francesc 13/09/2014, 19:45

    Entiendo la posición de Siscu. Pero opino que incide demasiado en determinados aspectos que desvirtua la conclusión final. Creo que es un error pensar que lo que está sucediendo en Catalunya obedece sobretodo a un problema identitario. Ésto es lo que a algunos les gustaría que fuera… Por suerte el asunto va dos manzanas más allá del tema: tu/yo mi/ti. En la linea de lo que dice Carmen pienso que hay un hartazgo generalizado como el que se da en España pero con el añadido (que no es poco) de tener que aguantar humillaciones como las de que te hagan un boicot comercial por aprobar un Estatuto y que encima los principales partidos del estado usen el tema identitario para ganar votos a costa de los catalanes. Yo quiero a España pero no pienso permitir una ley Wert para mi hijo. El poso fascista sigue siendo un hecho en España y si no se presenta un partido ultra para las elecciones es porque ahora mismo ya están en el poder. Creo que en Catalunya queremos y vamos a poder cambiar las cosas desde una comunidad pequeña. También tenemos nuestros Botines pero son menos y te los encuentras por la calle fácilmente y ya tendremos la oportunidad para desterrarlos a Andorra ;-

    Responder a este comentario
    • Jordi
      Jordi 14/09/2014, 03:38

      Francesc y Carmen tenéis en parte razón. La España que tenemos, como estado, es poco incluyente con la riqueza cultural, lingúistica y nacional que tenemos y eso promueve conductas por una parte de la ciudadanía deleznables (boicots, desprecio al catalán y ala ciudadanía catalana…).
      Yo deseo que todos los pueblos giremos a la izquierda, independientemente de en qué contexto estatal estemos.
      Porque, además, a diferencia de la opinión de Francesc y de mucha gente independentista de Catalunya, una Catalunya independiente de izquierdas, por sí sola, creo que lo podría pasar muy mal. Si no consigue solidaridades interdependientes de otros pueblos puede recibir un machaque de los poderes fácticos internacionales muy importante, como le pasó al Chile de Allende. La solidaridad más fácil sería del resto de pueblos del sur de Europa, incluyendo el/los español/es, con gobiernos de izquierdas, tipo Syriza.

      Es verdad que el independentismo catalán va en parte mucho más allá del tema identitario, pero, no nos engañemos, la senyera es una bandera nacional, igual que la rojigualda. Y fue la senyera, en su vertiente estelada, lo que más se vio en la Diada. Esto, sin duda, es un signo de identidad nacional, como mínimo.
      Por favor, que se vote ya para que, en España o fuera de ella, nos empecemos a ocupar de lo verdaderamente importante.

      Responder a este comentario
  6. Carmen
    Carmen 13/09/2014, 17:32

    Siscu, Franco no se fué, lo dejó todo bien atado y estamos involucionando, aceleradamente, hacia las más puras esencias del Movimiento. (así se autonombraban)
    Yo no quiero esta España ni estos españoles, como mínimo desinformados, que con su voto me han condenado otra vez a la dictadura franquista.
    Catalunya, siempre ha tenido un talante más progresista y creo que notais menos que en el interior esta involución que se está produciendo en todos los sentidos.
    Yo quiero sacarme el yugo franquista y caciquil que padecemos ahora, y tambien el de la Unión Europea porque es la Europa sometida a la dictadura del capital no la Europa de los pueblos, la que hace políticas sociales para el pueblo. Espero que Catalunya gire a la izquierda y se sepa sacudir después de un yugo otro.
    Los nacionalismos de izquierdas son internacionalistas y solidarios. Deseo lo mejor a Catalunya y cada pueblo del Estado español.

    Responder a este comentario
  7. Jordi
    Jordi 13/09/2014, 16:08

    Me alegro mucho de que alguien pueda expresar lo que yo siento mucho mejor que yo. Creo que los ni-ni {y pro-pro muchas otras cosas} somos un grupo silencioso y extendido.
    Si hubiera el dichoso referéndum {por favor que se haga ya}, mi opción de voto por ahora va al voto en blanco.

    Responder a este comentario
  8. milo
    milo 13/09/2014, 15:31

    Interesante entrevista. Por muchos centenares de miles de personas que se manifiesten por la independencia, creo que los ninis son mayoría en Catalunya.
    No todo aquel que no considera necesaria ni beneficiosa la independencia es un españolista casposo, facha y retrógrado. Desde la izquierda o desde un punto de vista apolítico tambien se puede estar en contra de ella sin necesidad de envolverse en ese patrioterismo zafio de la derecha española. Lo que sucede es que ambos extremos (nacionalismo español-nacionalismo catalán) se alimentan el uno al otro y cuanto mas se radicalizan mas crecen, dejando a mucha gente en una especie de tierra de nadie porque es equidistante a ambos y por ambos está mal vista, aunque representen un ejemplo de sensatez en esta locura.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.