lamarea.com

domingo 25 febrero 2018

Opinión

Ayer murió un banquero

” Según la prensa, un hombre campechano que siempre ha velado por los intereses de su negocio, España”, asegura el autor

En una de las últimas conversaciones con su hijo, un viejo y cansado Vito Corleone le reconocía a Michael que hubiera querido un futuro distinto para él. Le hubiera gustado verlo manejando los hilos del poder. Sentado en la silla de mimbre del jardín, Don Vito soñaba en voz alta sobre el futuro, ya pasado, de su hijo, el nuevo Padrino. Se lo imaginaba sentado en sillas de despachos más acolchadas que las de mimbre: “Gobernador Corleone, Senador Corleone…“, decía con melancolía de lo que nunca había pasado. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que se pensaba que los hilos del poder los manejaban los políticos.

Don Vito vivió una edad complicada para los negocios a gran escala. Por aquel entonces las relaciones entre las grandes familias no se basaban en OPAS o en holdings como ahora. En aquella época las distintas familias negociaban con pistolas escondidas en la cisterna del baño, las OPAS más agresivas no iban mucho más allá de comprar un casino en Las Vegas y los holdings aún no llegaban tan lejos como para gobernar países. Mucha sangre para tan poco premio. De ahí el anhelo de tener más manchándose menos las manos del viejo Vito para su hijo Michael.

Un día cualquiera Don Vito murió. Había sido un hombre poderoso y campechano que siempre había velado por los intereses de la familia. Un hombre que siempre trató bien a la gente a la que había que tratar bien, haciendo favores a devolver que él se empeñaba en decir que quizá nunca fuesen requeridos, pero que siempre lo eran. Un hombre de cultura, Don Vito apadrinó a estrellas del momento. A su entierro acudió gente respetable a presentar sus respetos, mucha gente poderosa que se acerca al poder para hablar bien de él y para hacer negocios. Unos negocios que tras la muerte de Vito nunca más serían lo mismo.

Años más tarde, casi sin percibirlo el espectador al recorrer el camino que va desde la primera hasta la tercera de la trilogía, los negocios estarían instalados en la modernidad. Los Corleone supieron adaptarse a los nuevos tiempos. Todo ese dinero manchado de sangre, mojado por el agua estancada de cisternas de baño donde se esconden pistolas, tendría que ser limpiado y bendecido por la Banca Vaticana. La Banca. Michael, un hombre moderno, había encontrado una forma de cumplir los anhelos de su padre y llevarlos un nivel más allá. Michael había conocido un nuevo mundo con el que su padre probablemente ni siquiera había soñado. Un mundo en el que los hilos del poder ya no olían directamente a sangre porque el poderoso tenía a otra gente que se encargaba de esos asuntos: los gobernadores, los senadores…

Ayer murió un banquero. Según la prensa un hombre campechano que siempre ha velado por los intereses de su negocio, España. Un hombre que ha apadrinado estrellas. Un hombre que siempre trató bien a la gente que había que tratar bien a cambio de favores que siempre eran requeridos. A su entierro acudirá gente respetable a presentar sus respetos.

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

3 comentarios

  1. María
    María 21/09/2014, 22:58

    Casi un santo, vamos.
    Tanto que ha hecho por sus semejantes y que poco parecen haberlo sentido.

    Responder a este comentario
  2. VIEJO PANCHO
    VIEJO PANCHO 18/09/2014, 18:51

    LAS EPOCAS PASADAS SIEMPRE FUERON MEJORES, SIEMPRE, LA PALABRA EN UN NEGOCIO ERA COMO UNA FIRMA, NADA DE DEMANAS JUDICIALES, YO POR ESO DIGO SIEMPRE, COMO BUEN JUGADOR SE PAGAR MIS DEUDAS….Y TAMBIEN SE COBRARLAS

    Responder a este comentario
  3. Testigo
    Testigo 11/09/2014, 13:52

    Murió y no podrá enterrarse con su botín. La muerte iguala a todos.

    A su entierro asistirán sus herederos y su consorte, con quien mantenía desde hace décadas una relación calcada a la de Juan Carlos y Sofía (cosas de reyes). El funeral estará lleno de cortesanos financieros, de codilleros que intentarán hacerse un hueco en el vacío de poder, de enemigos interpretando un papelón…

    Acudirán antiguos tiburones defenestrados, solos y asustados porque saben que serán los siguientes. Así, se reencuentran a un mismo tiempo con su pasado y con su futuro más próximo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.