lamarea.com

martes 21 agosto 2018

Política

Proceso soberanista (5): ¿Se han adaptado los partidos al nuevo escenario?

La irrupción del debate soberanista en Cataluña ha conllevado la dificultad de las fuerzas de izquierda para imponer su relato social

09 septiembre 2014
11:14
Compartir
Proceso soberanista (5): ¿Se han adaptado los partidos al nuevo escenario?
La delegación catalana que intervino en el Congreso para solicitar el permiso de la Cámara para realizar la consulta: Joan Herrera (ICV-EUiA), Jordi Turull (CiU) y Marta Rovira (ERC). Parlament de Catalunya

El número de septiembre de La Marea apuesta por analizar el proceso que vive Cataluña sin caer en la guerra de trincheras desde la cual suele abordarse. En los próximos días iremos publicando los distintos bloques que forman parte del dossier, que aborda el proceso soberanista catalán desde diversos ángulos con el objetivo de ofrecer las máximas herramientas posibles al lector para comprenderlo.

Las formaciones políticas se han visto obligadas a reformular sus posiciones en un tiempo récord, fruto de la “aceleración histórica” que se ha producido en Cataluña en los últimos dos años, como constata el periodista Xavier Vidal-Folch en el libro Catalunya independent?. Los partidos que más tensiones han experimentado son CiU y PSC. El primero, debido a que el acuerdo estable de la federación entre Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Unió Democràtica de Catalunya (UDC) se ha visto trastocado por la apuesta del sector más soberanista de los convergentes a favor de la consulta y el Estado propio. Por su parte, los socialistas han sufrido numerosas bajas en sus filas, entre ellas las de algunos pesos pesados como los exconsellers Montserrat Tura y Rafael Nadal.

El PSC se muestra partidario de una consulta, pero siempre tras llegar a un acuerdo con el Estado. Su posición les ha llevado a coincidir en varias ocasiones con el PP y Ciutadans –frontalmente en contra del proceso– en el Parlament, como ocurrió durante la votación de la declaración de soberanía aprobada el 23 de enero de 2013. Ese día, cinco diputados socialistas rompieron la disciplina de voto para evitar pronunciarse en contra.

Pero, sin duda, el cambio que más repercusión ha tenido en la actividad institucional alrededor del proceso ha sido que CDC haya puesto la Generalitat al servicio del proyecto soberanista, tras convocar unas elecciones anticipadas y fraguar un pacto de gobierno con una pragmática ERC que ha logrado imponer que la consulta sea el objetivo primordial. Tras sucesivas negociaciones, ICV-EUiA y la CUP se han sumado al bloque soberanista. De este modo, de los 135 diputados del Parlament, 87 han llegado a un consenso y son los que están decidiendo el calendario y los pasos que se deben seguir para llevar a cabo la consulta. El pasado diciembre acordaron las preguntas que se plantearían y fijaron fecha al referéndum: el 9 de noviembre de 2014. Su objetivo es celebrarlo en un año cargado de simbología, cuando se conmemora el tercer centenario de la caída de la ciudad de Barcelona a manos de los Borbones, el 11 de septiembre de 1714. Aquella derrota supuso la abolición de las instituciones catalanas y las de todos los territorios que tomaron partido por los Austrias en la guerra de sucesión.

La irrupción del debate soberanista como elemento central de la agenda política catalana ha conllevado también la dificultad de las fuerzas de izquierda para imponer su relato social. “Lo hemos visto ahora, cuando han surgido Guanyem y Podemos. La primera pregunta que se les hace es si están por el derecho a decidir y por la independencia. Si no lo están, hay ciertos sectores que rechazan pactar con ellos. Es lo contrario de lo que vendría a ser la izquierda, cuyo principal objetivo es la economía”, defiende Barbet.

Según la politóloga, algo parecido le ha sucedido a ICV, “que sólo ha aguantado, y con el PSC desmontándose hubiera podido recibir a muchos de sus votantes. Seguramente no ha sucedido porque el eje nacional no es el eje en el que Iniciativa puede tener una imagen más clara. Precisamente por esta incapacidad, no sé hasta qué punto impuesta o real, de poder debatir en el espacio catalán sin posicionarte en este eje”. Pese a todo, la idea de que es más fácil hacer la revolución en un territorio pequeño que en un gran Estado sí cuenta con numerosos seguidores. A menudo, éstos se autodefinen como “independentistas no identitarios”.

faldoncino_nuevo

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

2 comentarios

  1. lacapa
    lacapa 10/09/2014, 21:09

    Lo tengo claro.Desde los principios democráticos del derecho a decidir vía los votos y por supuesto ignorando la Constitución ,etc,estamos preparando un referendum para declarar el Valle de Arán independiente de Catalunya y los de Lleida se lo están pensando pues no quieren depender de Barcelona.O todos moros o todos cristianos!!!.

    Responder a este comentario
  2. Marcos Moreno
    Marcos Moreno 09/09/2014, 14:34

    Creo que muchos partidos siguen con ese aire retrógrado que nos impide votar y decidir nuestra propia libertad.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Quorum global, en busca de un diccionario de retos comunes

Con motivo de la celebración del encuentro de Quorum Global en Málaga en octubre, publicamos una serie de artículos. Hoy escribe Ruth de Frutos