lamarea.com

viernes 23 febrero 2018

Economía

Necesitamos nuestra economía social

“Hay que crear un contrapoder también en la economía”, defiende el autor, “o si no nos ahogarán brutal, lenta y silenciosamente comprando a algunos/as y matando de hambre a otros/as”.

<em>Necesitamos nuestra economía social</em>
Alicia Tambaco en su huerta en Colimbuela.

Ser un cargo público no es tan “molón” como pudiéramos imaginar. Si lo eres en un pueblo mediano o pequeño, aparte de, por lo general, no cobrar un sueldo, si te “equivocas” al votar un plan urbanístico, o haces demasiado ruido contra los intereses de las “fuerzas vivas”, te pueden “ocurrir” accidentes; como que tu pequeño negocio se vaya a pique o que gente de tu familia “misteriosamente” pierda su puesto de trabajo. A veces esas cosas suceden.

Si eres un cargo público en un municipio de mayor tamaño o en ámbitos superiores y cobras una dedicación exclusiva, es verdad que tendrás un buen salario durante cuatro, cinco, ocho años, incluso si te ves afectado/a por las restricciones que organizaciones como IU y Podemos ponen al salario que cobran sus cargos públicos. El problema, si has sido un buen cargo público, vendrá después, cuando vayas a buscar trabajo, y no es que nadie te deba un favor, sino al contrario, que te habrás hecho bastantes enemigos entre las “fuerzas vivas”, también conocidas como régimen/casta/capital (elige la palabra que más te guste).

Para muchos empleos no queda muy bien que tu último trabajo conocido haya sido ser concejal/diputado de una fuerza combativa, no sé por qué, pero a los de recursos humanos eso de tener un potencial trabajador conflictivo como que no les gusta, y la opción de que en tu currículum aparezca un “agujero” en los últimos años, tampoco es que sea la bomba, sin olvidar que a un golpe de Google todas tus hazañas estarán disponibles.

Estas situaciones puede que las sufran más habitualmente los cargos públicos, pero no son exclusivas de ellos/as, no son raros tampoco los casos de activistas sociales y sindicalistas que sufren inexplicablemente este tipo de situaciones y eso nos debería hacer sospechar que tal vez no sean accidentes, cuestiones inexplicables o casualidades sino que quienes nos enfrentamos al régimen/casta/capital (de nuevo elige la palabra que más te guste), estamos expuestos a ser represaliados/as no solo con el evidente golpe de porra o incluso la cárcel, sino con mecanismos a veces más sutiles o invisibles, pero no por ello menos dolorosos y brutales.

Para aguantar esta represión silenciosa debemos dotarnos de algo que ha ido aumentado cada vez más desde el 15M, pero sobre lo que debemos reflexionar y redoblar esfuerzos, y es la tarea de crear economía social: redes de solidaridad, organizaciones sin ánimo de lucro y cooperativas para crear iniciativas colectivas de autoempleo o para proveernos de bienes, servicios, cultura e información. Esto debe ser uno de los puntales de nuestra lucha, puesto que cualquier intento de crear contrapoder no se puede quedar solo en el plano político, porque el régimen/casta/capital (de nuevo elige la palabra que más te guste) no ejerce su poder en un único plano.

Esta reflexión me viene al observar algunas magníficas iniciativas que compañeros y compañeras de la Red de Solidaridad Popular están poniendo en marcha en muchos lugares, como los proyectos de huertos en Valencia o Galicia entre otros lugares, también a raíz de los debates que surgen sobre si es legítimo que un cargo público done parte de su salario a proyectos de economía social a los que está vinculado o puede estarlo en el futuro. Para mí la respuesta es inequívoca: sí, siempre que sean verdaderamente iniciativas de economía social.

Estar contra el régimen/casta/capital (elige por última vez la palabra que más te guste) es estar contra las puertas giratorias, pero tenemos que cuidarnos entre todos y entre todas, construir contrapoder no es solo hacerlo en las calles, ni solo en la instituciones, ni tampoco solo en la calle y en las instituciones, necesitamos también un contrapoder en la economía, o si no nos ahogarán brutal, lenta y silenciosamente comprando a algunos/as y matando de hambre a otros/as.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Gonzalo Caro

Gonzalo Caro

2 comentarios

  1. etcnoticias
    etcnoticias 09/09/2014, 10:58

    Por su parte, Dios ha ordenado a santos y vírgenes que dejen de meter las narices en la economía española, que esto va de mal en peor:
    http://etcnoticias.wordpress.com/2014/09/09/dios-ordena-a-santos-y-virgenes-que-dejen-de-meterse-en-la-economia-espanola/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.