lamarea.com

sábado 20 octubre 2018

Opinión

Cómo acabar (realmente) con las violaciones

La clave es acabar con la cultura de la violación, un término anglosajón cuyo uso empieza a extenderse en castellano

<em>Cómo acabar (realmente) con las violaciones</em>

La primera oleada de indignación sacudió las redes sociales el 29 de junio. Ese día salían a la luz los consejos para evitar violaciones que el Ministerio de Interior mantiene colgados en su página web desde hace años. Entonces, este medio contactó con dicho organismo, cuyo gabinete de prensa explicó que la información había sido elaborada por las Fuerzas de Seguridad del Estado basándose en su experiencia en la prevención de este tipo de agresiones sexuales.

Tras la noticia de la presunta violación colectiva a una joven en la feria de Málaga en la mañana del 18 de agosto, las críticas a estas recomendaciones que culpabilizan a la víctima volvieron a arreciar. La polémica fue azuzada por el comentario en la cuenta de Twitter de la Unión Federal de Policía en el que equiparaba el sufrimiento de víctima y victimarios.  A esto se añadieron las desafortunadas palabras del alcalde de la ciudad, Francisco De la Torre, en las que relativizaba los hechos afirmando que “hay más de mil [violaciones] al año en España”.

El mismo día en que la jueza encargada del caso ha decidido archivar la denuncia contra los cinco acusados de agresión sexual y robo, se hacía público que los consejos publicados por el Ministerio dirigido por Jorge Fernández Díaz son una copia prácticamente exacta de los difundidos por el diario ecuatoriano La Hora en 2007. Coincidiendo con estos hechos, se ha conocido la decisión de “actualizar” estas recomendaciones. Según fuentes de Interior, el motivo del cambio es “adaptarse a las nuevas realidades”. Los responsables de la nueva redacción serán los expertos en esta materia de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Entonces, ¿qué hacer?

Asociaciones feministas, diputadas socialistas y perfiles de redes sociales han criticado que los consejos presentados por el organismo gubernamental deposita toda la responsabilidad de la violación en la posible víctima. Consecuentemente, la culpa en caso de producirse la agresión sexual sería de aquélla por haberse expuesto a una situación de peligro. Según los últimos datos disponibles, en 2009 se produjeron en España más de 6.500 delitos conocidos de abuso, acoso y agresión sexual. ¿Qué se puede hacer para prevenirlos y reducir su número?

Diversos estudios realizados en Estados Unidos afirman que “tener amigos que defienden la violencia contra las mujeres es un grave factor de riesgo para cometer una agresión sexual”. La hipótesis apunta a que la oposición por parte del grupo de iguales, especialmente entre adolescentes y jóvenes, a estas actitudes puede ser el mejor antídoto contra estos delitos.

La clave es acabar con la cultura de la violación, un término anglosajón cuyo uso empieza a extenderse en castellano. Con él se alude a la normalización social de las agresiones sexuales bajo formas aparentemente inocuas como chistes o imágenes publicitarias. Son parte de esta cultura la culpabilización de la víctima por considerar que algo en su actitud (ropa, mirada, embriaguez…) ha “provocado” la agresión sexual o que un “no” a veces significa un “sí”.

Tanto los asesinatos de mujeres por el mero hecho de serlo como todas las formas de violencia sexual (violación, abuso, acoso, tráfico…) son la punta del iceberg de una sociedad patriarcal. Para ponerle fin no se puede generar una cultura que proclama el miedo y la paranoia como forma de vida de las mujeres mientras normaliza las agresiones sexuales. Los resultados de este tipo de educación saltan a la vista.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Laura Gaelx Montero

Laura Gaelx Montero

14 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 29/08/2014, 22:59

    El nacionalcatolicismo y la mujer:
    Hemos avanzado legalmente pero no ideologícamente.

    https://www.youtube.com/watch?v=K9ktzmRLNKU

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 25/08/2014, 15:35

    Toda clase de violencia contra la mujer, de machismo, de tratar de subvalorarla y de invisibilizarla es “la punta del iceberg de una sociedad patriarcal” que tiene su máximo exponente y a sus más acérrimos defensores en este gobierno franquista con el que nos ha “obsequiado” un sesteante rebaño que sólo despierta cuando hay futbol.
    Como en el franquismo, para distraer, para que a la gente no le diera por pensar y por culturizarse.
    Como en el franquismo cuyo lema acerca de la mujer era “el buen paño en arca se vende”. Lo peor es que para el dueño que lo compraba (el buen paño) estaba bien visto que tuviera amantes y que te diera algún que otro mamporro.

    Responder a este comentario
  3. Captain_Marvel
    Captain_Marvel 21/08/2014, 15:19

    Si acusan injustamente a uno de no haberse abrochado el cinturón, no me importa. Porque lo de abrocharse on no el cinturón es una infracción leve. Si acusan injustamente a uno de haber cometido un asesinato, es grave. Porque el asesinato es el peor crimen que se pueda cometer. Me parece que ciertas personas no tienen claro en qué categoría clasificar a la violación. Si es algo grave, pues una tal acusación debe tomarse con cautela, sin olvidarse de la presunción de inocencia; a la espera de pruebas contundentes, los supuestos implicados tiene el derecho a un cierto respecto y se deben respectar ciertas formas al hablar del tema. Si al contrario se considera que una tal acusación no merece esas precauciones, pues es que se considera que el tema es leve. O sea que habría que empezar recordando ciertos principios : es un crimen grave, como tal hay que hacer una investigación como Dios manda, interrogar testigos, etc. Y los comentaristas, mientras dure la investigación, deberían ser muy prudentes y medir cada palabra. Sería ya una manera de mostrar que se toma el tema en serio.
    Qué si cada uno se pone a hablar como si hubiese estado ahí, esto parece una revista de cotilleo.

    Responder a este comentario
  4. Tinejo
    Tinejo 21/08/2014, 14:23

    La agresión sexual contra las mujeres sólo puede ser erradicada desde la educación primaria, a través de varias generaciones que vayan consolidando una formación en la igualdad real. Y con realidades como la eliminación de Educación para la ciudadanía, así como el auge de conductas machistas en la publicidad cotidiana, videoclip de artistas populares, etc., la cuestión no avanza, todo lo contrario.

    http://casaquerida.com/2014/08/21/disquisiciones-veraniegas-iii-estivales-v-petroleras/

    Responder a este comentario
  5. Sr.glor
    Sr.glor 21/08/2014, 10:29

    Por favor.. dejad de tratar a todo los hombres como violadores en potencia.
    Es sentirse indignado por lo de Malaga, las declaraciones de su alcalde y las absurdas y aberrantes “indicaciones” del ministro de interior y en todo los artículos que he leído en Internet sobre este gravisimo asunto.. me convierten, por el hecho de tener pene, en cómplice.
    recomiendo este articulo http://quieroserhada.blogspot.com.es/2014/08/no-nos-trates-como-machistas.html

    Responder a este comentario
    • Jordi
      Jordi 21/08/2014, 18:27

      Pues yo soy hombre y no me siento acusado de ser violador en potencia.
      Estoy de acuerdo en que todas las personas de la sociedad, hombre y mujeres, debemos dejar de ser permisivos con las actitudes que disculpan o minimizan la violencia sexual, como los chistes machistas sobre el tema.
      Desde luego, a mí esos comentarios no me hacen ninguna gracia y creo que debo descalificarlos.

      Responder a este comentario
  6. Ygritte
    Ygritte 20/08/2014, 22:53

    El siguiente paso es que las instituciones empiecen a enseñar a los hombres a no violar, acosar o atentar de ninguna forma contra la libertad sexual de las mujeres. This is not an invitation to rape me es una campaña del Reino Unido excelente muy a tener en cuenta. Copiemos lo bueno, no solo las privatizaciones.

    Responder a este comentario
    • Lapaco
      Lapaco 21/08/2014, 15:32

      Tendrán que enseñar a los hombres que violan, no a los hombre en general. Preocupante error el tuyo, que generaliza injusta e infantilmente.

      Responder a este comentario
    • jorge
      jorge 24/08/2014, 03:15

      Ygritte, tu comentario dirigelo hacia ese autentica minoria de hombres que violan mujeres, de cada millon de hombres, mira la cantidad de varones españoles que hay y cuenta con los dedos los violadores que hay en cada gran ciudad española, soy hombre, y no tengo ningun impulso violador, es mas, ni me excita la violencia, y mucho menos disfrutaria sexualmente agrediendo a ninguna mujer y como yo, la mayoia de los hombres, basta ya de generalizar e incriminar a todo un genero. ¿no tienes padre? hermanos?, un poco de respeto por favor.

      Responder a este comentario
  7. Ansi CC
    Ansi CC 20/08/2014, 21:18

    DESNORMALIZAR LA FRIVOLIDAD SOBRE ACOSO,ABUSO Y VIOLACIÓN.HAY QUE TRABAJARLO A NIVEL FAMILIAR,ESCOLAR Y SOCIAL.ADEMÁS DE ENDURECER LAS PENAS.

    Responder a este comentario
  8. Verbarte
    Verbarte 20/08/2014, 19:58

    En este país hay demasiada gente y demasiados estamentos públicos y privados que promueven la educación para la violación desde tiempos ancestrales. http://wp.me/p2v1L3-z1

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".