El periodismo emprende con modelos de financiación alternativos a la publicidad

Las suscripciones, la venta directa o el crowfunding son algunas de las alternativas de financiación que utilizan los tres nuevos medios surgidos en los últimos meses.

MADRID // El emprendimiento se alza como una de las alternativas al desempleo en la profesión periodística. El pasado mes de junio se inscribieron 24.858 personas como autónomos, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Esta tendencia afecta también a los periodistas como lo demuestra que en los últimos meses, se hayan lanzado proyectos como AcuerdoEl Estado Mental (EEM) y Sentit Critic.

Los tres medios coinciden en establecer un pago por la información. Sin embargo, la publicidad no supone la principal fuente de ingresos ya que, según datos de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la inversión entre 2007  y 2012 se redujo un 50% y un total de 18.000 marcas dejaron de publicitarse. Esta inversión, antes generada por los anunciantes, ha sido reemplazada por las ventas en quiosco, las suscripciones, el crowfunding o el pago por acceder a contenidos digitales.

La cooperativa Sentic Critic, además de la aportación de 1000 euros de los socios, incorpora el método del mecenazgo para alcanzar 25.000 euros de los 85.000 necesarios. Además, la publicidad también está dentro de la inversión, aunque los miembros establecieron en su plan de empresa que esta nunca podrá superar más del 25% de los ingresos y, al igual que La Marea, está sujeta a criterios éticos.

Acuerdo también utilizó el modelo del mecenazgo en su origen y alcanzó los 53.582 euros con 360 aportaciones. Idoia Sota, directora editorial y socia del medio, explica que la campaña supuso un  “balón de oxígeno” para desarrollar el proyecto. Aunque de momento los cuatro socios no cobran hasta que obtengan beneficios, el crowfunding permite el pago a los colaboradores. Además, Sota considera que la independencia de la publicidad les permite relacionarse con marcas que se unen a ellos “no por cómo se cuenta sino por lo qué se cuenta”.

Los miembros de Acuerdo apostaron por un medio que utilizase “narrativas interactivas y transmedia”  ya que aporta libertad de movimiento y tiempo debido a que “no tienes que utilizar una única foto ni un vídeo de 13 minutos”, sino que se pueden mostrar “más planos de la misma realidad”. El artículo Populonia sobre las políticas ultraconservadoras en la Unión Europea, por ejemplo, se construyó en un mes y en él se introdujo una interactividad similar a la de un videojuego, donde se puede seleccionar entre varios textos y elementos multimedia sin salir de la página.

El procedimiento de pago para los usuarios también incorpora novedades ya que el medio utiliza una moneda propia llamada Oks o ‘acuerdos’. Un Oks equivale a 0,67 euros y, a medida que se aumenta el precio en euros, se produce una rebaja en la equivalencia. Sota declara que con este método se pretende dar “más beneficios en un futuro” a los mecenas y permitir “remunerar a los usuarios” cuando colaboren con el medio.

El proyecto de EEM aglomera distintos productos desde la radio online, la revista en papel y digital, el dietario en web y los productos del “escaparate”. Esta variedad de ofertas permite que los ingresos no se centren en la publicidad sino en la venta y las suscripciones. La radio de pago, con una programación ininterrumpida de cuatro meses, fue el formato inicial de proyecto ya que, según Bárbara Mingo redactora de EEM, les pareció el “más idóneo”.

Después de ese tiempo, decidieron reducir el tiempo de la radio y renovar los contenidos cada semana ofreciendo los contenidos en abierto cada semana. Una vez se renuevan los contenidos, los programas pasan a una fonoteca de acceso reservado para los suscriptores.

Con la incorporación de los últimos productos del escaparate y la revista en papel, Mingo señala que esperan “asentar lo que está” ya que la propuesta está en estado “experimental” y se trata de “ir probando”. En septiembre publican el cuarto número de la revista mensual por la que apostaron debido al “reposo y reflexión” que ofrece sobre los temas a tratar.

Los tres medios apuestan por una periodicidad que no sea diaria. Sentit Critic entregará sus contenidos cada siete días mientras que Acuerdo varía entre los 15 y 30 días y la revista del EEM, cada 30. Sin embargo, este último ofrece un contenido diario en la página web para, según comenta Mingo, tratar acontecimientos de actualidad que en la revista caducarían.

 

faldoncino

Pilar Bebea

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner