lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Economía social

Viajes a Senegal y ‘telesamosa’ en Lavapiés

Nace en este barrio madrileño la cooperativa Mbolo Moy Dole, que aglutina varios proyectos de inmigrantes surgidos de una asamblea del 15-M

30 julio 2014
17:01
Compartir
Viajes a Senegal y ‘telesamosa’ en Lavapiés
Los socios dan los últimos retoques a la sede de la cooperativa, que se legalizó el pasado febrero. FERNANDO SÁNCHEZ

Artículo publicado en el Especial Verano de 2014 de La Marea, disponible en nuestra tienda online

Una empresa que se dedica a la limpieza en casa y a organizar viajes a países como Senegal, Bangladesh o Gambia. Una compañía que también entrega a domicilio manjares gastronómicos exóticos y que tiene unas tierras en el término municipal de Chinchón en las que se cultivan verduras y hortalizas que venden en el centro de Madrid.

Mbolo Mdoy Dole (“Juntos podemos”, en lengua wolof). Así se llama una cooperativa integral madrileña que nació para aunar diferentes proyectos nacidos al calor del 15-M. Tras más de dos años pensando el proyecto, el pasado febrero se constituyeron como cooperativa, y a finales de junio estaban dando los últimos retoques a su sede social, a escasos 50 metros de la plaza de Lavapiés que da nombre al popular y multicultural barrio madrileño.

Cinco líneas de trabajo marcan la acción de la cooperativa: pintura y limpieza, agricultura, educación, telesamosa y turismo alternativo. En estas áreas ya trabajan más de una docena de personas, los socios de la cooperativa, a los que hay que sumar los socios colaboradores.

El origen hay que buscarlo en el grupo de Migración de la Asamblea de Lavapiés. De ahí viene este proyecto que, como explica una de sus socias, Sabela, “tiene como uno de sus objetivos buscar una salida laboral a la gente que no tiene papeles para que puedan regularizar su situación”.

Por ese motivo eligieron el modelo de cooperativa: “Es una opción política dentro del colectivo, por lo que tiene de apoyo mutuo. Creímos que era la forma más sencilla de organizarnos”. Sus responsables destacan el carácter “horizontal” de las asambleas en las que se hace un balance de “las nuevas necesidades y también de los posibles problemas a los que nos enfrentamos”.

Sabela, además, recuerda que uno de los requisitos para formar parte de la cooperativa es participar del grupo de trabajo de la Asamblea del Grupo de Migración de la Asamblea de Lavapiés. Una forma de mantener el vínculo con su origen.

Turismo alternativo

En Mbolo Moy Dole se puede encontrar un equipo de pintura y limpieza compuesto por un grupo de jóvenes con amplia experiencia profesional en trabajos de pintura y decoración en pisos, casas, locales y empresas. Ofrecen su servicio tanto dentro como fuera de la ciudad de Madrid.

Pero quizás el producto más original de la cooperativa sea el que  sus promotores definen como “turismo alternativo”. Éste consiste en poner en contacto a viajeros con familiares de los miembros de la cooperativa en sus países de origen.

Por una parte, desde Madrid ayudan a la preparación de los viajes, que pueden ser a tres destinos: Bangladesh, Senegal o Gambia. Una vez en el país, las familias de los cooperativistas se encargan del alojamiento y la comida, así como de acompañar a los visitantes y darles consejo sobre posibles actividades.

Más habituales son los servicios de clases particulares y de idiomas que también imparten: repaso, inglés o alemán, individuales a domicilio, o en grupo.

Un porcentaje –entre el 10% y el 30%– de los ingresos que la cooperativa genera con su actividad se destina a afrontar el pago de multas, gastos judiciales y legales, así como los costes derivados de la creación de soluciones laborales para los inmigrantes que se encuentran en proceso de tramitación de sus permisos de residencia.

————-

Comida a domicilio

“Venimos de Bangladesh y llevamos a tu casa la mejor comida de nuestro país al mejor precio”. Así se anuncia Telesamosa, uno de los proyectos que forman parte de la cooperativa Mbolo Mdoy Dole.

Samosa, piayo o biryani son algunos de esos manjares que se pueden pedir a través de la web. Para acceder al servicio a domicilio hay que hacer un pedido mínimo de 10 euros y se debe llamar con, al menos, una hora y media de antelación. Una prueba de que no es comida rápida.

Si se opta por platos más elaborados, se puede recurrir al chicken tandori, chicken biryani o al rice chicken curry. Y de postre, batido de mango o pastel de zanahoria.

La Marea, Suscripción, Revista

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.