lamarea.com

jueves 24 mayo 2018

Sociedad

Seis años sin sanfermines

Los pamplonicas renunciaron a los toros entre 1706 y 1712 para pagar la capilla del santo. Una plataforma exige a la Iglesia que devuelva su propiedad

17 julio 2014
14:10
Compartir
Seis años sin sanfermines

Artículo publicado en el nº 19 (julio-agosto) de la revista de La Marea, que puedes adquirir en quioscos y en nuestra tienda virtual

En 1591, cansados de que la lluvia, el viento y el frío desluciesen año tras año las fiestas del patrono de Navarra –San Fermín, 10 de octubre–, los pamplonicas solicitaron al obispo trasladar la celebración al 7 de julio. Y el prelado accedió. Así, las celebraciones que habían arrancado en el siglo XII, mucho antes de que Ernest Hemingway las hiciese internacionalmente conocidas con su libro Fiesta, ganaron popularidad entre los ciudadanos de la capital navarra. A la celebración religiosa se unieron las ferias comerciales y los encierros de toros, impulsados en sus inicios por el gremio de carniceros, en la cuesta de Santo Domingo.

El papel del Regimiento (el Ayuntamiento, en el siglo XVI) fue siempre fundamental para organizar las ferias y las fiestas seculares, a las que acudían miles de ciudadanos. Pero el 16 de abril de 1706, el consistorio tomó la decisión de dejar de sufragar los festejos taurinos de San Fermín durante seis años para financiar la construcción de la capilla del santo, en la emblemática iglesia de San Lorenzo, tal y como detalla el libro Escándalo monumental (Ed. Al Taffaylla) de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro.

Por este motivo, esta plataforma reivindica que el templo pertenece al pueblo y no a la Iglesia. De hecho, cuando terminaron las obras, en 1717, el Regimiento fue quien asumió su patronazgo por medio de tres regidores municipales.

1.086 apropiaciones

La polémica saltó en 2007, cuando los navarros descubrieron que el Arzobispado de Tudela y Navarra había inmatriculado como propia en 2003 la capilla de San Fermín, junto a otras 1.085 propiedades más. Todas, entre 1998 y 2007.

Por cada una, la Iglesia apenas había pagado los 30 euros que cuesta su registro, algo posible gracias a la reforma de la Ley Hipotecaria de 1946 que realizó el gobierno de Aznar en 1998. La modificación dio un poder especial a los arzobispos para inmatricular como propia cualquier propiedad no registrada en el censo, sin la necesidad de que un funcionario supervisase el proceso, como ocurre con el resto de los ciudadanos. De este modo, cientos de municipios sufrieron un expolio de propiedades, desde viviendas hasta viñedos, olivares e, incluso, un frontón. La Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro reivindica su devolución a los ciudadanos.

En la actualidad, la capilla de SanFermín es una de las más demandadas de Pamplona para celebrar bodas y otros actos religiosos privados. Y, en consecuencia, la que más dinero genera en la ciudad.

Además, en otros espacios como la Mezquita de Córdoba o la Catedral de Pamplona, también inmatriculados por la Iglesia, la curia cobra entradas a los visitantes. En la mezquita, factura entre 10 y 12 millones de euros anuales sólo en tickets, según la organización Europa Laica.

Sin embargo, el arzobispado se aferra a la cobertura legal que le brindó el gobierno de Aznar y a que, según su versión, estas propiedades les pertenecen “desde un tiempo inmemorial”.

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Daniel Ayllón

Daniel Ayllón

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.