lamarea.com

lunes 15 octubre 2018

Internacional

Una guerra sin cuartel para los civiles de la Franja de Gaza

Más de 1.200 palestinos han resultado heridos hasta el momento, muchos de los cuales tienen partes de su cuerpo amputadas

15 julio 2014
12:39
Compartir
Una guerra sin cuartel para los civiles de la Franja de Gaza

GAZA// En los canales israelíes no cesan los elogios de los “objetivos” alcanzados por el Ejército del Aire Israelí. Según el Canal 2, cada cuatro minutos y medio hay un bombardeo sobre la Franja de Gaza. La cadena muestra también las imágenes de la cámara instalada en los misiles teledirigidos israelíes que solo deja de grabar en el momento del impacto. Está demasiado claro: el ejército israelí podría evitar la matanza de civiles palestinos.

Ataques contra civiles y hospitales

Más de 1.200 palestinos han resultado heridos hasta el momento, muchos de los cuales, según informa Ashraf al-Qidra, portavoz del Ministerio de Salud, tienen partes de su cuerpo amputadas. “Israel está bombardeando civiles e instituciones de salud- explica al-Qidra-. Una asociación de rehabilitación para discapacitados mentales fue bombardeada por un misil de la aviación israelí y resultó con la muerte de dos discapacitadas. El hospital Europeo en Gaza ha sufrido roturas en sus paredes debido a tres misiles israelíes que cayeron cerca del hospital, el hospital Wafa de rehabilitación, con servicios para discapacitados y ancianos, ha sido también bombardeado.”

Actualmente los hospitales de la Franja sufren una aguda escasez de medicamentos y productos desechables, además de falta de combustible para el departamento de urgencias y cuidados intensivos. “Solo el 50% de las ambulancias están en servicio. Sin los materiales básicos no podremos seguir dando servicio a la población que sufre de esta guerra abierta”, señala Al-Qidra.

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y otros organismos de derechos humanos, el 80% de los palestinos muertos, más de 174 hasta el lunes 14 de julio a las 18h, son población civil. El 49% de ellos son mujeres y niños. “No es la primera vez que Israel comete crímenes de guerra”, aclara Raji Surani, director del Centro Palestino de Derechos Humanos y premio Nobel Alternativo de Derechos Humanos. “De ahí que el Comité Goldstone exigiera una investigación completa después de la guerra 2008-2009, pero muy desafortunadamente Israel nunca asumió la responsabilidad de los crímenes cometidos contra los civiles palestinos. En esta guerra, simple y claramente, Israel está cometiendo más crímenes de guerra y, de acuerdo con hechos y los números de civiles muertos, Israel está poniendo a los civiles en el ojo del huracán.”

Youssef es un médico retirado cuya casa, en un barrio de la ciudad de Gaza, ha sufrido daños como rotura de ventanas o muebles quemados tras el bombardeo de la casa colindante con la suya. “Me llamó un israelí por teléfono. Yo sé hablar hebreo, pero él también hablaba árabe. Me dijo que tenía cuatro minutos para evacuar mi casa donde vivimos junto a mis nietos e hijo. Yo le pregunté nervioso que por qué iban a bombardear una casa donde ya no vive nadie, poniendo en peligro la nuestra. Él me dijo que eran órdenes y me repitió que teníamos cuatro minutos para abandonar la casa.”

La amenaza de una incursión terrestre

En el periódico hebrero Yedo’ot Aharonot se lee en un titular “Finalizar la operación en Gaza ahora solo significará más enfrentamientos en el futuro”. Son palabas del ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, cuya tónica de discurso tiende siempre a echar más leña al fuego, a intentar dejar en ridículo las decisiones del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y a fomentar el odio por los palestinos. “Si esta operación termina ahora, está claro para todos que eso sería solo un descanso antes de una cuarta operación”.

Mientras los batallones regulares y algunos reservistas combatientes toman posición a lo largo de la línea verde, alrededor de 300.000 personas han recibido ya avisos de evacuación enviados por Israel. Al menos 17.000 palestinos han buscado refugio en una de las veinte instalaciones acondicionadas por la UNRWA en Gaza. La incursión terrestre israelí, en un principio anunciada como limitada, sólo se ve posible si el ejército del aire no logra cumplir todos los “objetivos” con sus constantes bombardeos, que ya han destruido más de 300 casas, dejando a más de 5.600 personas desplazadas por la destrucción total o parcial de sus hogares. El sonido de los motores de drones israelíes, las hélices de los helicópteros militares Apache o el rugido de los cazabombarderos surcando el cielo han sustituido la tranquilidad de una zona que todavía no se ha recuperado, en todos los aspectos, de la primera guerra.

El acuerdo de alto al fuego todavía no ha cogido forma y Hamas repite que no firmará nada que no contemple, al menos, tres condiciones: el levantamiento del bloqueo sobre la Franja, la liberación de los exprisioneros de Shalit redetenidos el mes de junio en Cisjordania y el cese de la intromisión israelí en asuntos del gobierno de unidad nacional palestino.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Isabel Pérez

Isabel Pérez

2 comentarios

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".