lamarea.com

miércoles 22 agosto 2018

Opinión

¿Vuelve el muro de silencio cortesano?

Cabría plantear la hipótesis de si la apertura parcial del muro de silencio no habrá sido también un instrumento, bastante arriesgado, para afianzar la Corona

<em>¿Vuelve el muro de silencio cortesano?</em>
A la derecha, la portada de El Jueves retirada. A la izquierda, la que se acabó vendiendo en quioscos.

Uno de los cambios más agradables de los últimos años ha sido la caída del muro de silencio que rodeaba a la monarquía. Siempre habíamos podido encontrar tal o cual libro que contaba los chanchullos económicos del monarca, las ambigüedades de su actuación con respecto al 23-F e incluso sus líos amorosos.

Pero no pasaban de ser libros a los que casi nunca se daba publicidad y que nos leíamos los republicanos más convencidos y viciosos pero de los que la mayoría de la gente no tenía noticia; mucha gente acaso sólo se enteraba de las leyendas urbanas sobre tal o cual amante, pero eso servía sólo para alimentar el carárcter campechano de Juan Carlos, quien, qué se le va a hacer, nos ha salido golfete, ya sabes cómo son los borbones.

No sabemos qué hizo que en los últimos años la cosa cambiara. Pero cambió. De repente se empezaba a hablar de todo esto. Es falso que los borrones de Juan Carlos hayan sido en estos últimos años que no pueden empañar toda su trayectoria: lo que ha pasado estos últimos años es que aquello que siempre se tapaba empezó a salir a la luz.

He recordado varias veces aquella anécdota que contó Javier Ortiz en una Fiesta del PCE (y que publiqué con su permiso) sobre un editorial de El Mundo crítico con Juan Carlos cuando aquello era insólito.

Y cómo “la dirección de El Mundo se limitó a atender una petición expresa formulada por gente muy prominente de la Casa Real” (en palabras de Javier Ortiz, miembro entonces de aquella dirección), pues era gente de la Casa Real la que quería corregir al rey precisamente para consolidarlo. En los últimos años los cortesanos más inteligentes han sido quienes pedían la abdicación de Juan Carlos. No los republicanos sino los monárquicos. En público y sobre todo en privado.

Durante estos años no ha caído el muro de silencio que rodeaba a la monarquía, sino el que rodeaba a Juan Carlos. Nada sabemos sobre Felipe, poquísimo sobre Letizia, nada sobre la abnegada Sofía. Obviamente sigue publicándose alguna cosa: aquel número 2 de La Marea sobre el entramado empresarial organizado a mayor gloria de Felipe VI, algún que otro libro… pero de nuevo oculto a la mayoría de la población.

Y de repente Juan Carlos abdica. Y uno pone programas de televisión y radio, abre periódicos. Y vuelve el soniquete más cortesano, con argumentarios calcados que generan cierta vergüenza ajena, con cohesión entre los partidos de orden y apelación a la “alta política” como definición de afirmación cortesana.

Y llega el colofón: RBA, la empresa editora de El Jueves, una revista que había demostrado independencia hasta el punto de ser secuestrada por la Audiencia Nacional, decide retirar los ejemplares con su portada de esta semana y que hacía referencia a la sucesión; y lo hacen sabiendo que asestan un golpe a la revista del que difícilmente se recuperará, pero entenderán (o le habrán hecho entender) que hay razones de más peso.

Uno no suele creer en teorías de la conspiración. Pero recordando aquella anécdota que contaba Javier Ortiz, que nos muestra que alguna vez el origen de las críticas a Juan Carlos era el propio núcleo duro de la corte, cabría plantear la hipótesis de si la apertura parcial del muro de silencio no habrá sido también un instrumento, bastante arriesgado, para afianzar la Corona.

Si no tendría como objeto lograr una abdicación que sacudiera las telarañas más visibles la institución y permitiera recuperar la normalidad cortesana con Felipe en el centro.

Sea así o no, que ya se verá, ya no tienen tanta capacidad para silenciar las voces discrepantes. Felizmente florecen medios digitales y las redes sociales distribuyen pensamiento y consignas que hacen que una portada censurada sea mil veces más vista que una portada que llega al quiosco.

El nuevo alzamiento del muro de silencio, más que para proteger a la Corona puede ayudar, simplemente, a distinguir sin problemas a los cortesanos.

[Artículo publicado en el blog Quien mucho abarca]

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Hugo Martínez Abarca

Hugo Martínez Abarca

Blog de política del diputado autonómico de Convocatoria por Madrid (Podemos) en la Asamblea. Hugo es licenciado en Derecho y Economía, y en Ciencias Políticas.

2 comentarios

  1. Folgo
    Folgo 06/06/2014, 15:07

    Mi más grande enhorabuena a los 8 -por ahora- trabajadores de El Jueves por su dimisión, anteponiendo su dignidad personal y profesional a sus necesidades de comer cada día. Al pparecer, RBA se ha cargado El Jueves. Mientras haya periodistas como los dimitidos, seguirá habiendo periodismo. Lo de RBA es la libertad al servicio del poder, de los poderosos y del Sistema. Como en Venezuela, en donde la oposición posee la mayoría de los medios de control de oppinión del país, sólo en contra del Gobierno democrático. A pesar de agradarme mucho el catálogo de RBA, a partir de hoy dejaré de comprar sus libros, en solidaridad con los de El Jueves, y porque, por lo acaecido, no hayan censurado portadas y textos con anterioridad. Propongo a quienes estéis de acuerdo con esta medida, la difundáis por las redes sociales.

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 06/06/2014, 12:13

    Y ésto no es dictadura pura y dura?
    Aún hay quien dude que nunca salimos del franquismo?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Un generador solar fotovoltaico para contagiar la solidaridad

La campaña Recupera el Sol impulsa la socialización de plantas fotovoltaicas existentes y en desuso, poniéndolas al alcance de la mayor cantidad de personas posible.