lamarea.com

miércoles 23 mayo 2018

Cultura

Paco León: “La crisis ha democratizado la producción: estamos sin dinero, en igualdad de condiciones”

El actor y director repasa la crisis del modelo de producción cinematográfica en España, dando cuenta del éxito de ‘Carmina o Revienta’ y del lanzamiento de su nueva película, ‘Carmina y Amén’

06 junio 2014
11:57
Compartir
Paco León: “La crisis ha democratizado la producción: estamos sin dinero, en igualdad de condiciones”
Paco León durante el rodaje de Carmina y Amén. JOSÉ HARO

Entrevista publicada en el número de junio de La Marea, que puedes adquirir en quioscos y en nuestra tienda virtual

Hace cosa de dos años, el actor Paco León daba la campanada con Carmina y revienta , su primer film como director y productor, y la salida al ruedo mediático de un fenómeno de la naturaleza: Carmina Barrios, su madre. Dejando aparte el interés de la propuesta a nivel formal, la película llamó la atención tanto por su producción, independiente, barata y a las bravas, como por su modelo de explotación: el film se estrenó simultáneamente en salas de cine y en internet, desafiando el modus operandi de la industria de respetar los cuatro meses de exclusividad de salas de cine. Ahora, León ha vuelto al ruedo con Carmina y amén, pero respaldado por una cadena de televisión que le ha otorgado un presupuesto mucho más holgado, pero también le ha obligado a buscar una nueva fórmula de explotación: esta vez la película regaló las primeras 50.000 entradas, provocando una avalancha de gente a los cines en una jornada de Champions.

¿En qué falla nuestro modelo para que, a pesar de generar el 3,5% del PIB, cada vez sea menos industria y esté más precarizado?

Creo que no estoy cualificado para hacer un diagnóstico. Lo que sí sé es que hay que probar y experimentar nuevas fórmulas. Hay cosas del modelo actual que están obsoletas, como los cuatro meses de exclusividad de la ventana de cine. Por muchas razones, pero sobre todo por los cambios en el consumo. También la política de subvenciones está obsoleta y, por otra parte, con los recortes, no hay ni siquiera un plan, una nueva ruta hacia donde dirigirnos. Y por supuesto, lo más fuerte es la pérdida de fe en esta industria. No sólo desde la instituciones, sino desde el público.

¿Qué hay del caso Ocho apellidos vascos?

Es sólo una película, pero el cine español se define por sus excepciones. Con este tipo de películas suben las medias, lo que va salvando las estadísticas, pero no hay una buena base. Si pasa eso, si hubiera una buena base como hay en Francia seguramente habría más Ocho apellidos vascos.

¿Por qué se empeña en buscar nuevos modelos de explotación para sus películas?

Por la experiencia de haber hecho películas preciosas que luego no ve nadie. Cuando la película es tuya, como que pica más. Cuando tienes poco que perder y mucho que ganar, el riesgo vale la pena. Algo hay que inventar, eso está claro.

¿Siente que no estrenar su segunda película en Internet fue una concesión a la cadena que le respalda?

En absoluto. Hago lo que se puede, no lo que me da la gana. Me encantaría poder elegir siempre, pero no se puede. Lo que creo es que cada película debería elegir su modelo de distribución. Ese es el futuro. Hoy, si eres completamente underground, es decir, tienes una peli muy pequeña y muy barata, entonces puedes hacer un estreno multiplataforma, con no más de 15 salas, y siempre con una recuperación muy pequeña. Eso hice yo en Carmina o revienta. Pero cuando hay un mayor presupuesto, tienes que jugar con las salas, que marcan sus reglas del juego. Este es el caso de Carmina y amén. Al principio, traté de proponer un cambio de precio, lo que abrió un debate interesante: por qué todas las películas cuestan lo mismo si cada película tiene unos costes distintos. Ahí podría haber una manera de que las producciones pequeñas tuviera un plus frente a las norteamericanas. Pero en España es ilegal. No se puede fijar los precios desde la producción, son las salas las que lo marcan. Es como si las librerías marcaran el precio de los libros y todos costaran igual. Finalmente encontramos la fórmula de regalar 50.000 entradas gratis . Yo confié en la película y en el boca oreja. Y es cierto que tenía que continuar con ese espíritu experimental de la primera. Vamos los terceros en recaudación en nuestra tercera semana, unos 250.000 espectadores, de los cuales 50.000 han ido gratis. Me consta que mucha gente que no va al cine normalmente fue ese día. El reto es romper el hábito de no ir al cine.

Cada vez más directores sostienen que su trabajo se acerca más al hobby que a la profesionalidad. ¿qué está pasando?

A los actores también les pasa eso, y se ha radicalizado mucho con la crisis, con la políticas de recorte a las subvenciones y las medidas de subida como la del IVA. Yo convivo con eso, pero a la vez personalmente tengo la sensación contraria: estoy efervescente creativamente. A pesar de todo, creo que estamos viviendo un momento muy emocionante de cambio de modelo. Y aunque suene feo, una de las consecuencias de esta precarización es que el talento está barato. También se da la democratización de la producción; antes si no eras Gerardo Herrero no hacías cine. Hoy ni Gerardo Herrero tiene dinero, así que estamos todos en igualdad de condiciones. Un Stockholm no hubiera sido posible hace años. Ahora bien, yo soy optimista patológico.

Ya es director y guionista, además de actor, ¿ha cambiado eso la manera de ver la industria del cine?

Sobre todo sigo siendo un actor inquieto que hace muchas cosas. Y se me ha abierto todo un mundo en la producción, más que en la dirección. Ha sido muy apasionante. Continuaré dirigiendo pero también produciendo. Es por necesidad. Las cosas que yo quiero hacer no me las van a ofrecer, así que mejor que me las gestione yo.

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Sara Brito

Sara Brito

1 comentario

  1. Giramon
    Giramon 26/06/2014, 23:05

    Paco: Estoy de acuerdo en parte… pero uno no puede decir sin más que la falta de financiación nos situa en condiciones de igualdad… si ahora la clase media-baja española es más igual, un ingeniero, como un médico, como un actor se la ven canutas para ejercer y todos tienen que reinventarse… pero el actor tiene que aspirar a ser reconocido como un médico, no querer que el médico viva como vivimos el 90% de los actores… y tampoco sería democrático por tu teoría, que después de haber tenido los apoyos de Mediaset y otros medios que te han dado la popularidad, pensar que tu éxito no lo precede tu nombre y apellidos… no te doy mi opinión sobre el filme para que no me taches de radical que va en contra de sus compañeros, pero tu no vayas en contra nuestra… intenta recordar de donde vienes, y así podría comentar las cosas que me han gustado de tu entrevista, que son una jugosa tarta decoradas con una guinda pretenciosa que le quita interés al pastel… Suerte en lo que hagas, y para la próxima espero que te acuerdes de tus compañeros de profesión con más cariño.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.