lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Cultura

Pascual Serrano rescata el periodismo de investigación

La nueva colección de Akal, ‘A Fondo’, cuenta ya con tres títulos publicados: ‘Argentina contra Franco’, ‘Crisis S.A. El saqueo neoliberal’ y ‘Drones. La muerte por control remoto’

01 junio 2014
11:12
Compartir
Pascual Serrano rescata el periodismo de investigación

MADRID// “La idea es preparar al lector para que pueda comprender las noticias. Es una colección complementaria, que no alternativa, a la información que se está dando en los medios”. Este, según afirmó en la presentación del pasado jueves el editor de Akal, Tomás Rodríguez, es el objetivo que pretende alcanzar la editorial con su nueva colección, A Fondo, dirigida por el periodista Pascual Serrano.

Para Serrano, el periodismo actual ha dejado de concederle tiempo a sus redactores para elaborar los contenidos del medio. “La inmediatez, el espectáculo y la brevedad –afirmó- hacen que estemos informados de todo pero que no nos enteremos de nada”. Según explicó, en lugar de fomentar la especialización por secciones o ámbitos de la realidad, ahora priman los periodistas expertos en tecnología y se le da más valor a la rapidez para producir contenidos que a la profundidad con la que se abordan.

Contexto y reflexión, por tanto, son las dos palabras clave, según el director de esta colección, que los ciudadanos necesitan para poder entender la realidad. Por el momento se han publicado tres volúmenes: Argentina contra Franco, de Mario Amorós; Crisis S.A. El saqueo neoliberal, de Ana Tudela; y Drones. La muerte por control remoto, escrito por Roberto Montoya. Pero Serrano ya anunció que está prevista la publicación inminente de dos libros más, uno relacionado con el enriquecimiento de las eléctricas en España, y el segundo, sobre la propaganda encubierta en los medios y la publicidad, a cargo de Ignacio Ramonet, que también acudió a la presentación.

El primero de los autores que tomó la palabra para explicar con qué tipo de información se va a encontrar el lector al leer su trabajo fue Roberto Montoya. “El tema de los drones es muy poco conocido en España”, dijo. “Lo que está saliendo más en los medios es el uso civil que se les quiere dar cuando, en realidad, se está camuflando un proyecto militar, una parte cruel que está escondida detrás de las acciones de seguridad y vigilancia que están intentando vender”.

Durante su exposición, Montoya aseveró que, aunque el primero en usarlos como herramienta militar fue George W. Bush para realizar ataques en Yemen contra presuntos integrantes de Al Qaeda, ha sido Barak Obama el presidente más entusiasta a la hora de utilizarlos. “Durante la presidencia de Bush se realizaron 48 ataques. Cuando llegó Obama al poder prometió que cerraría Guantánamo, que investigaría las torturas… Asumió como presidente el 20 de enero de 2009 y tres días más tarde ordenó el primer uso de drones contra un presunto terrorista en Pakistán, donde murieron, además del sospechoso, 15 civiles más”, denunció.

De hecho, según las investigaciones de Montoya, a partir de ese momento hubo una espiral de ataques con estas armas que parecen haberse convertidos en las favoritas de Obama. “Todos los martes se reúne en la Casa Blanca con el Consejo de Seguridad. Allí, le presentan una lista de candidatos para que, al igual que sucedía en la antigua Roma, Obama decida quién debe seguir con vida y quién debe morir”, explicó. “Los ataques con drones se han disparado de tal manera que, durante sus primeros once meses como presidente, después de que le concedieran el Premio Nobel de la Paz, ya había matado a más gente que Bush en sus ocho años de gobierno”. Una profusión gracias a la cual, hasta el momento, Obama ha ordenado ya más de 390 ataques con drones, además de ampliar la lista de países en los que llevarlos a cabo.

A diferencia de Montoya, que profundizó en algunos de los detalles que pueden leerse en su trabajo, Ana Tudela prefirió no hablar demasiado sobre lo que el lector se encontrará en el volumen que ha escrito, porque “este es un libro que hay que leer; aunque lo robéis, pero leedlo”, añadió en broma. “Han estado cinco años haciéndonos mirar hacia otro lado para que no veamos que, con el dinero del fondo común que sale del dinero de todos, han hipotecado nuestros impuestos para respaldar las aventuras del capital”. Crisis S.A., según su autora, no es tanto un relato sobre cómo se ha generado la crisis sino más bien sobre cómo el capital, con la complicidad de los políticos en el poder, se está enriqueciendo gracias a ella.

“Nos dijeron que se han visto obligados a tomar una serie de decisiones para evitar que el país entrara en quiebra –recordó Tudela-. Esta excusa es falsa; todo lo contrario. Es con las decisiones que han tomado por lo que están hundiendo el país”. Después de recordar que hay ciertas instituciones a las que no se les está haciendo demasiado caso, como el Tribunal de Cuentas o la Comisión de Competencia, a pesar de que constatan las malas prácticas políticas, la periodista especializada en economía quiso dejar clara su intención al escribir el libro: “Quiero que os enfadéis tanto como yo al escribirlo, al ver cómo encaja todo lo que ha sucedido hasta ahora y lo bien que les ha salido esta crisis”.

El último de los tres autores en intervenir fue Mario Amorós, quien definió su trabajo como “un relato escabroso de lo que ocurrió en España durante la dictadura franquista y que, hasta hoy, sigue sin consecuencias”. Para escribir su volumen, Amorós contó con los testimonios de diez personas detenidas en la Dirección General de Seguridad, situada en la Puerta del Sol, donde fueron torturados por la Brigada Político-Social de la mano de Billy el Niño.

Hoy, la justicia argentina ha visto cómo el Gobierno español ha rechazado su solicitud de extraditar a este torturador. En su libro, Amorós aprovecha para establecer semejanzas con lo ocurrido con la petición de extradición por parte de España del dictador chileno Augusto Pinochet. Pero, sobre todo, con este trabajo pretende analizar el origen y las posibilidades de salir adelante de una querella mediante la cual se pretende poner fin a la impunidad de la que los genocidas españoles están gozando hasta el momento.

Para Amorós, “esta querella, la única causa abierta que hay en el mundo contra el franquismo, es una de las últimas oportunidades que tenemos para que los genocidas españoles paguen por lo que hicieron, para que sea nuestro Núremberg, porque muchos de ellos aún siguen vivos. De momento, está sirviendo para que se hable de lo ocurrido y se conozcan nuevos datos”, concluyó.

Un periodismo olvidado pero imprescindible

Como una prueba de amistad y de solidaridad, dado que Pascual Serrano y Roberto Montoya colaboran habitualmente en el periódico que Ignacio Ramonet dirige, Le Monde Diplomatique, pero sobre todo como un homenaje al trabajo que Serrano realiza sobre el periodismo en España. Son los dos motivos que impulsaron al prestigioso periodista a colaborar en este proyecto: “La idea que han tenido Akal y Serrano al lanzar esta colección implica otra forma de hacer periodismo, supone crear un estilo periodístico que se base en una manera de trabajar distinta a la actual. Por eso se llama A Fondo”, recalcó.

Ramonet aclaró –“para no espantar al lector”- que aunque se base en una labor de investigación, ni los volúmenes están escritos con un lenguaje pesado ni agotan los temas, sino que “son trabajos periodísticos de investigación que, como actualmente no se pueden hacer en los medios, pues se hacen aquí”. De hecho, así lo confirman tanto las 120 páginas que ocupan cada uno de ellos, aproximadamente, como lo que cuesta cada ejemplar, 7 euros. “Pascual responde a una carencia que existe en la prensa actual, de manera que el lector podrá disfrutar de un estudio serio aunque ameno sobre un tema y por un precio más barato que lo que cuesta una entrada de cine”, relató.

Respecto al tema sobre el que va a tratar el libro sobre el que está trabajando, Ramonet explicó que actualmente “estamos asumiendo sin darnos cuenta una serie de ideas que, sin ser nuestras, nos han metido en el cerebro”. Una “propaganda silenciosa” que han logrado que funcione gracias al entretenimiento, a las series de televisión y las películas cómicas o de acción. “Tal y como dijo Aldous Huxley, el autor de Un mundo feliz, se manipula mejor cuando se entretiene al ciudadano que cuando se lo violenta”, recordó.

Una vez expuestos los contenidos de los diferentes volúmenes de esta colección, el editor de Akal, Tomás Rodríguez, quiso utilizarlos como ejemplo para señalar por qué consideraba necesario publicar una serie de libros como esta. “Creo que, una vez que hemos hablado un poco sobre cuáles son los temas de los que se ocupa cada autor, nos damos cuenta de la importancia que tiene difundirlos. Pero también –concluyó- de que hay noticias concretas que merecen ser investigadas con el rigor y la profundidad con que lo han hecho sus autores”.

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Maria Cappa

Maria Cappa

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.