lamarea.com

jueves 24 mayo 2018

Opinión

Contra la estigmatización de las políticas económicas de la izquierda

Respuesta al artículo ‘Cumplir el programa electoral de Podemos supone engordar el déficit público más de 133.000 millones’

En el periódico digital Vozpópuli se ha publicado un artículo en el que se afirma que la aplicación del programa electoral de la formación política Podemos supondría engordar el déficit público en más de 133.000 millones de euros (aproximadamente un 13% del PIB). A continuación se realiza un análisis crítico que revele las fortalezas y debilidades del cálculo llevado a cabo en el artículo mencionado. A su vez, se resalta la intención velada del autor por deslegitimar un programa electoral cuyas propuestas de hecho no son nuevas sino que la mayoría de ellas llevan mucho tiempo vigentes en los programas de otros partidos del espectro ideológico de izquierdas como Izquierda Unida, Syriza, Front de Gauche y muchos otros.

En primer lugar lo que hay que dejar claro es que cualquier cálculo que se realice sobre gastos e ingresos a nivel estatal y teniendo en cuenta tantas dimensiones de la actividad económica será necesariamente un cálculo de trazo grueso. Es decir, es prácticamente imposible calcular cuánto costará exactamente la aplicación de determinadas partidas de gasto y –sobre todo- saber cuánto se recaudará finalmente a lo largo de un año. El cálculo previsto nunca coincidirá con la cuantía que finalmente se ingrese y se gaste, de ahí que los saldos fiscales de los gobiernos de los diferentes países siempre se desvíen de los gastos e ingresos presupuestados. Esto ocurre especialmente en el caso de los ingresos, ya que lo que recaudan las administraciones públicas depende fundamentalmente de la actividad económica; cuántos más ingresos tengan las familias y más beneficios las empresas, más recaudará el sector público, y viceversa. Es importante tenerlo en cuenta porque precisamente determinadas partidas de gasto (como el de la renta básica) lo que hacen es aumentar la renta de los agentes económicos, de forma que durante el periodo las familias pagarán más por impuestos y como consecuencia el Estado ingresará más. Cuánto ingresará de más (o de menos) es imposible saberlo de antemano, y de ahí que las estimaciones nunca acierten

En segundo lugar, muchas de las cuantías ofrecidas en el artículo son estimaciones del autor o estimaciones de otros autores o instituciones. Estimaciones que -es importante decirlo- no tienen por qué ajustarse bien a la realidad. Y este apunte es válido tanto para los ingresos como para los gastos. En el caso de los ingresos es muy difícil estimar cuánto se recaudará por la lucha contra el fraude, y la previsión de Gestha podría no ser muy fina (de hecho existen muchas críticas que así lo señalan). Lo mismo ocurre por el lado de los gastos: el coste de las nacionalizaciones no tiene por qué ser el estimado por el autor, ya que la expropiación podría ser directamente una confiscación y no una compra –algo que recoge el artículo 128 de la Constitución española, por cierto– y por lo tanto podría ser gratis o al menos de un coste mucho más reducido. Lo mismo sucede con el coste de la renta básica, que no tendría por qué alcanzar la cantidad que se ofrece en el artículo, sino que podría ser menor.

En tercer lugar, y paradójicamente, los propios cálculos demuestran que simplemente reduciendo en 133.780 millones la cuantía destinada a la renta básica (de un total previsto de 365.130 millones) se conseguiría el equilibrio presupuestario. Es decir, simplemente reduciendo un 37% el coste previsto de la renta básica ya no habría ningún aumento del déficit. ¡El resultado sería incluso muchísimo mejor que lo que hoy día presenta el saldo del Estado con el gobierno del PP (porque tiene déficit y no equilibrio)! Por lo tanto, cabría incluso utilizar estos cálculos (tras hacer el ajuste en la partida de la renta básica) para defender la validez y factibilidad de un programa de izquierdas de este tipo.

En cuarto y último lugar, incluso dando por válido las dudosas estimaciones presentadas en el artículo, cabría argumentar que es mucho mejor presentar déficit si con ello el pueblo logra hacerse con las palancas de la economía (banca pública y otros sectores estratégicos) y se permite que todo ciudadano pueda vivir con un mínimo de renta a presentar déficit para salvar a las entidades financieras como ocurre en la actualidad (en Irlanda el déficit aumentó en un 30% del PIB fundamentalmente por el rescate a la banca y en estos cálculos el déficit español aumentaría en un 13%). Puestos a presentar déficit, mejor hacerlo para mejorar el bienestar de la mayoría de la población (los de abajo) que hacerlo para una minoría (los de arriba).

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Eduardo Garzón

Eduardo Garzón

3 comentarios

  1. noPodemos
    noPodemos 01/06/2014, 16:07

    En 2008 la deuda publica era de 35% PIB. En 2013 del 100% = 65 ptos PIB = 650.000 millones de € que hemos gastado de mas que no ingresamos. De esta partida, rescate a banca publica que vamos a pagar entre todos, y que fue directamente a deficit han sido en torno a 65.000 millones de €. Alguien explica qué es deuda ilegitima? Porque los restantes 585.000 millones de € han sido gasto publico en bienestar social. Efectivamente hemos gastado tambien en intereses, pero para sufragar bienstar social, no rescate de banca publica.

    En segundo lugar, lo que si es un unicornio es pensar que el fraude fiscal 1. va a bajar desde un 22% a un 0%, cosa que ni los paises mas avanzados consiguen. 2. que los ingresos por aflorar economia sumergida van a ser recurrentes en el tiempo. Y 3. que vamos a creernos que el 70% de la economia sumergida proviene de grandes empresas, cuando existen estudios que indican que es al reves, que proviene de la pyme y autonomo que por esfuerzo fiscal, no consigue llegar a final de mes.

    Por otro lugar, se habla de renacionalizar telecomunicaciones, etc. Solo Telefonica tiene una capitalizacion bursatil de 55.000M€. Si el Estado se quiere hacer con el 51%, son 30.000M€ que seben salir del bolsillo de todos, los que quieran y los que no. No se nos daria eleccion. Y si fuera por expropiacion, peor todavia: atentado contra el estado de derecho. Directo a nuestra argentinizacion.

    Finalmente en referencia a la renta basica, aqui nadie presenta numeros o calculo economico de cuanto seria la asfixia, en terminos de esfuerzo fiscal de familias y empresas para soportar semejante losa tributaria. Ahora mismo tenemos un gasto publico de 45% PIB. Esto requeriria subir la presion fiscal hasta el 60%? 65%? Los paises comunistas estan en el 75%.

    Muchos de estos planteamientos son autenticos unicornios. Y lo son desde el mismo momento en que ni IU ni Podemos presentan una memoria economica explicando como se financiaria todo esto. Pero peor aun, ejerciendo la violencia del estado para que quienes no quisieran colaborar en semejante desproposito. Aqui en lo ultimo que se piensa es en la libertad de eleccion del individuo. Eso sale por la ventana.

    Responder a este comentario
  2. Forofo
    Forofo 01/06/2014, 11:13

    El articulista ha encontrado por fin el argumento de peso, la razón irrebatible:

    “Es importante tenerlo en cuenta porque precisamente determinadas partidas de gasto (como el de la renta básica) lo que hacen es aumentar la renta de los agentes económicos, de forma que durante el periodo las familias pagarán más por impuestos y como consecuencia el Estado ingresará más. ”

    Hay que fijar, por tanto, la renta básica en un mínimo de 5000 Euros al mes, la recaudación será enorme y habremos solucionado todos los problemas. Incluso el de la deuda ilegítima.

    Con un par.

    Responder a este comentario
  3. dacoal
    dacoal 30/05/2014, 22:39

    Creo que este análisis se deja en el tintero dos cuestiones fundamentales que forman parte del “alma mater” de Podemos como son la persecución efectiva del fraude fiscal y sobre todo la auditoría ciudadana de la deuda y el pago de aquella que sea considerada ilegítima, es decir, que se generó con fines especulativos y no para financiar los servicios públicos ni satisfacer las necesidades de la ciudadanía.

    Con esas dos medidas se conseguirían fondos de sobra para financiar la renta básica, las nacionalizaciones, la re-industrialización y la mejora de los servicios públicos.

    No obstante, esto es pura especulación ya que llevar a cabo el programa de Podemos no significaría simplemente unas meras reformas al sistema económico actual, sino un replanteamiento completo de la economía empezando por ejemplo por la valorización de los trabajos de cuidados o la del impacto medioambiental.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.