lamarea.com

lunes 26 febrero 2018

Opinión

Una campaña para mentirnos a todos

“La mentira en política funciona de manera tan eficiente que ni siquiera es necesario manejarla con arte y destreza”, sostiene el autor

<em>Una campaña para mentirnos a todos</em>
Elena Valenciano en un acto de campaña electoral. PSOE

Existe un pequeño libro llamado El arte de la mentira política, de John Arbuthnot, falsamente atribuido a Jonathan Swift para hacer honor al título, que explica cómo debe ser el noble arte del engaño al pueblo, de la falacia al votante, de la triquiñuela a la plebe, del embuste al ciudadano o de la trola al tolai. El texto explica cómo hay que engañar al pueblo por su propio bien, asume que no tiene derecho a la verdad política ya que esta tiene que ser tratada como un patrimonio, como un bien sólo reservado a las élites. Es decir, la verdad política es un privilegio que la plebe no debe conocer. Durante esta campaña ha quedado claro que los candidatos no lo han leído. No su propio programa, que es habitual, sino este libro. Porque mentirnos nos han mentido, es probable que no hayan hecho otra cosa. Pero con qué poco arte.

Arbuthnot explica en su tratado que la mentira política es un arte sabio, al menos en su siglo. El arte de la mesura, del punto medio, la técnica sutil del escapismo, el elogio de la justa medida. Por ello avisa de que la mayor virtud de la perfecta mentira en política es la verosimilitud, la mentira debe mantener una cierta distancia con la verdad y jamás ser exagerada. Ponderar el embuste para hacerlo creíble. Y entonces llega González Pons.

En el debate a seis, celebrado en TVE, el número 2 de la lista del Partido Popular afirmó que en España se crean 7.000 puestos de trabajo al día. Lo que supondría que se estarían creando más de 2.500.000 puestos de trabajo al año. En dos años, pleno empleo. La mentira es tan burda que deja en evidencia el poco arte con el que González Pons maneja la mentira política. Sí hubiera leído a Arbuthnot sabría que otro de los preceptos fundamentales de la mentira, aparte de evitar la exageración, es la de sustraer las mentiras a la posible verificación, a ser posible con comentarios ambiguos y vagos que no puedan ser contrastados. Si hubieran leído el tratado sabrían que no es adecuado hacer predicciones a corto plazo o verificables, ya que se corre el riesgo de quedar en ridículo y que la falsedad te reste la escasa credibilidad que la mentira deposita en el que la expresa. Algo que no le es ajeno a Elena Valenciano. La candidata socialista debe considerar que se dirige a una recua de pécoras olvidadizas, de reses sin memoria que no son capaces de comprobar un simple dato. “Hay que decir un no como una casa a Merkel y Rajoy”, declaró la candidata del PSOE haciendo gala de una locuacidad y riqueza del lenguaje digna de los más grandes literatos, un no como una casa a Merkel. Y pretende que olvides o no conozcas que el candidato europeo de los socialdemócratas en Europa, Martin Schulz, gobierna en Alemania en coalición con Merkel.

Y claro que funciona la mentira, si no un tratado del siglo XVIII no estaría aún vigente. La mentira en política funciona de manera tan eficiente que ni siquiera es necesario manejarla con arte y destreza. Les funciona a gente como González Pons y Elena Valenciano. Les funciona porque se cumple otra de las premisas expresadas con maestría en el libro de Arbuthnot, hemos creado una sociedad de mentirosos. Una masa servil de crédulos que se creen, o no, tampoco es imprescindible, las mentiras para difundirlas, defenderlas, diseminarlas o transmitirlas por doquier. Militantes y periodistas que inmolan su credibilidad en pos del bien del partido en cuestión, gacetilleros como Marhuenda que están dispuestos a pervertirse intelectualmente por conseguir una pizca de los réditos económicos que aporta dominar el poder.

Insultar al ciudadano mintiendo no es la única forma de hacer campaña, también está la de tratar como gilipollas a los votantes. Aunque aquí, y me perdonen los niños que son capaces de hacer mucho más de lo que nos han ofrecido en campaña, hablaremos de infantilización del discurso político. Ha llegado a nosotros la campaña de los memes, el intento de crear unidades de información simples que se propaguen con rapidez, que se repliquen y calen en los ciudadanos. Y en estas lides hay que reconocerle a Elena Valenciano una capacidad especial para convertir el discurso político y la campaña en una suerte de relato intelectual muy cercano al muro de Facebook de un quinceañero.

La campaña de Elena Valenciano se ha llenado de fotos de manos tendidas, autofotos en sets de maquillaje, e imágenes con mensajes facilones y simples para ser compartidas en las redes. De hecho eso es su programa, veinticinco propuestas que compartir en internet. Elena Valenciano ha usado su perfil en las redes con el objetivo de idiotizar la campaña hasta límites nunca hasta ahora conocidos. Para solucionar el problema del olivar andaluz se hace una foto de la mano en la cama. Para mostrar el apoyo al sector pesquero se hace una foto paseando por un puerto pesquero.

Captura de pantalla 2014-04-30 a las 12.27.26
La mentira en política es consustancial a la actividad, habrá políticos más honestos y menos, habrá algunos que hagan de la mentira su único valor en la actividad y otros que sólo mientan para su propia supervivencia. Henry Kissinger defendía la mentira en política porque consideraba la moral de éstos y las élites superior a la moral de la plebe. Pero el mayor problema es cuando esa mentira es descubierta y queda impune, cuando una sociedad narcotizada se acostumbra a ser engañada y la mentira revelada no provoca ninguna consecuencia en el que la declara. Si mienten a la sociedad tienen que temer el riesgo de que se descubran sus mentiras y se les provoque un castigo proporcionado al daño que sus mendacidades provocan en la sociedad, ese es el verdadero peligro, la impunidad en el embuste. Que no necesitan manejar el arte de la mentira política, que tratan a la sociedad como un grupo de niños sin capacidad de comprensión porque se ha perdido la vis crítica y ya no es necesario ni que se esfuercen para manejar los designios de los verdaderos protagonistas de la democracia.

Esa responsabilidad en la aceptación, difusión e impunidad de la mentira política cae de manera especial en los medios de comunicación, algo que no es de ahora. Decía Miguel de Unamuno en 1906: “La mayor parte de la prensa es el órgano de la mentira, hija legítima de la cobardía. De la mentira política, de la mentira cultural, de la mentira religiosa, pero sobre todo de la mentira política”.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

3 comentarios

  1. Verbarte
    Verbarte 24/05/2014, 13:23

    Todo se basa en la aparente incapacidad de la mayoría de los españoles para pensar y reflexionar el voto antes de meterlo en las urnas. http://wp.me/p2v1L3-w0

    Responder a este comentario
  2. chamairac
    chamairac 24/05/2014, 11:21

    Cuando alguien dice que se han creado 7.000 puestos de trabajo al mes o al día o a la semana y no es verdad miente pero cuando alguien te pide el voto y a ti no te convence quién te lo pide es eso que no te convence pero no miente. No se es más de izquierdas por que se saquen los colores derechizantes de los candidatos del POSE. El PSOE es lo que es lo que no queda tan claro es si el resto de la izquierda sabe lo que es a dónde va y que es lo que quiere. A mi personalmente que el Sr. Schulz gobierne en Alemania con la Sra. Merkel me preocupa menos que en Extremadura gobierne el PP gracias a la actitud y postura de la izquierda inmaculada y pura española. Lo siento pero siempre se os ve el plumero.

    Responder a este comentario
  3. El Teto
    El Teto 24/05/2014, 08:39

    Jornada de reflexión.
    Viñeta:
    http://eltetoytu.blogspot.com.es/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.