“Dormíamos, despertamos”

'El 15-M era y es (llamadme romántica) ese compañero al que quieres a pesar de sus imperfecciones, que crece contigo, porque, citando a Benedetti, “codo con codo somos mucho más que dos'”, afirma la autora.

Era una de las frases que aparecía en las pancartas de esos primeros días en la puerta del Sol, y creo que sintetiza a la perfección lo que fue aquello y lo que ha seguido siendo durante estos tres años de lucha.

Aquellos primeros días la gente se acercaba a la puerta del Sol como quien había quedado con su amante furtivo. Las mariposas en el estómago eran inevitables. Todas esas horas de escucha activa en las distintas asambleas de la puerta del Sol eran embriagadoras. Y así pasaron las horas, los días, y ya llevamos tres años juntos. Parece que fue ayer.

Como en cualquier relación, ha habido de todo. Momentos de alegría en los que nos hemos fundido en abrazos, y momentos duros, de discusiones y separaciones momentáneas. Pero a pesar de todo, nos queremos y nos cuidamos.

El 15-M no ha conseguido nada, lo único que habéis provocado es la abstención. El 15-M no era un superhéroe paternalista llamado a solucionar la situación de la noche a la mañana. El 15-M no podía llegar de un día para otro y cambiar a una España arraigada durante siglos en sus errores. El 15-M era y es (llamadme romántica) ese compañero al que quieres a pesar de sus imperfecciones, que crece contigo, porque, citando a Benedetti, “codo con codo somos mucho más que dos”.

Me pregunto si ahora somos o no mejores personas, pero lo que sí sé es que tenemos mucha más conciencia social. Hemos aprendido a luchar, hemos tejido redes, hemos sido desobedientes y lo más importante: no hemos estado solos al serlo. Hemos puesto en común, hemos llorado, hemos reído, hemos caído y alguna mano compañera nos ha levantado. Hemos sido legión, hemos escuchado al resto, hemos recuperado espacios y hemos tirado muros. Hemos tomado las calles y las plazas, hemos decidido recuperar el espacio público. Hemos dejado de ser solos para ser en colectivo.

Nos hemos manifestado tantas veces que he perdido la cuenta (quizá Cristina Cifuentes pueda echarme una mano). Se han parado cientos de desahucios, se ha realojado a familias que habían quedado en la calle. Se han impedido redadas racistas, se ha paralizado la privatización de hospitales en la Comunidad de Madrid… Pero el 15-M no ha conseguido nada.

Estamos mutando, nos mudamos… algunos hasta nos exiliamos. Nos manifestamos en las puertas de las embajadas de todo el mundo, nos multiplicamos y nos hacemos virales. Y allí a donde vamos, nos llevamos parte de nuestro nuevo imaginario.

Vamos despacio porque vamos lejos. Lo nuestro va en serio, le pese a quien le pese, a pesar de los palos, la criminalización y el desgaste. Y paso a paso, acción a acción vamos construyendo algo nuevo, algo que llevamos en nuestros corazones desde aquel caluroso 15 de mayo de 2011 en el que compartíamos paraguas con desconocidos para resguardarnos del sol.

Dormíamos, seguimos despiertos. Ya no es el amor desenfrenado del principio, de mariposas en el estómago, de locuras y de impulsos. Ya no es el amor de acampada y noches en vela mirándonos a los ojos. Ahora es otro amor, ni mejor ni peor, es otro amor. Nos seguimos queriendo, y eso es lo importante. ¿Quedamos hoy?

Anita Botwin

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

10 respuestas a ““Dormíamos, despertamos”

  1. Gracias por el artículo. Tres años ya. Otra consecuencia del 15M, al menos por la parte que me toca como socio fundador: sin “aquello” del 15M a lo mejor no existiría la cooperativa Más Público ni, por tanto, La Marea. Fue a través de aquella ilusión y de aquel trabajo colectivo como llegué a este proyecto.

  2. Con un café en la mano es la primera “noticia” q leo buscando entre la prensa online. Muy bonito. Muchas gracias porque a veces se nos olvidan las cosas.

  3. Yo sigo despierta y enamorada pero a veces me pregunto si esto no es más qu euna válvula de escape paar que no estallemos, como el pitorrito de la olla a presión…quizá sin 15-M, indignados y despiertos, ciudadanas y ciudadanos desesperados ya nos habríamos echado a la yugular de tanto político y banquero.

  4. España ha dejado de ser un problema fuera de nuestras fronteras para banqueros avaros, especuladores de todo pelaje e instituciones económicas internacionales ancladas en el más perverso capitalismo depredador, pero de puertas para adentro, para esas decenas de millones de excluidos (desempleados, inmigrantes, pensionistas de miseria, trabajadores menos que mileuristas, etc), seres humanos reales a los que ustedes señores ministros criminalmente nos están recortando el derecho a la sanidad, a la educación, a la vivienda y hasta por qué no decirlo a una mínima alimentación (porque les informo señores gobernantes que en este país hay mucha gente, niños incluidos que pasan hambre mientras las grandes corporaciones del IBEX aumentan sus beneficios y despiden a miles de trabajadores) vamos irreversiblemente derechos al desastre neoliberal más pavoroso que nos igualará con los países del Tercer Mundo. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/02/el-verdadero-problema-de-espana.html

  5. “Dormíamos, despertamos”. Muy buen artículo de Anita Botwin sobre 15M. Es cierto. Importa estar siempre y crecer, aunque seamos diferentes, con la unidad y solidaridad del objetivo común. Criscris

  6. “El 15-M no ha conseguido nada, lo único que habéis provocado es la abstención.”
    Cierto, y con ello, la mayoría absoluta de los Sobrecogedores y dar algo de aliento al colaboracionista Rubalcaba.
    Dejad de levitar, los que vais de buena fe, desenmascarar a los colaboracionistas y entrad a saco como caballos de Troya en los partidos de progreso. Haced la revolución desde dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner