lamarea.com

sábado 26 mayo 2018

Economía

Méndez (UGT): “No entiendo la insistencia en pedir que no seamos tan visibles… y luego decir que no estamos”

Cándido Méndez (Badajoz,1952) acaba de cumplir 20 años en el cargo y atraviesa la etapa más amarga, después de que el paro haya alcanzado los seis millones y el escándalo de los ERE y UGT haya asestado un duro correctivo al sindicalismo.

01 mayo 2014
11:20
Compartir
Méndez (UGT): “No entiendo la insistencia en pedir que no seamos tan visibles… y luego decir que no estamos”
Cándido Méndez, secretario general de UGT. FERNANDO SANCHEZ

En 2013, Cándido Méndez (Badajoz, 1952) fue reelegido por sexta vez secretario general de UGT, en el 41º Congreso Confederal, con el 86,32% de los votos. Acaba de cumplir 20 años en el cargo y atraviesa la etapa más amarga, después de que el paro haya alcanzado los seis millones y el escándalo de los ERE y UGT haya asestado un duro correctivo al sindicalismo en España. El pasado 14 de abril, hizo un hueco en su agenda para responder, por cuestionario, a La Marea. Esta entrevista forma parte del dossier especial del número 16 de la revista de La Marea, sobre la crisis del sindicalismo en España.

¿Por qué ha aumentado el desapego hacia los grandes sindicatos?

Es cierto que las encuestas revelan que existe desapego a prácticamente todas las instituciones y a nosotros se nos asocia en este plano porque tenemos un alto reconocimiento constitucional. Hemos vivido en los últimos años una grave crisis económica, sin precedentes, que no ha dejado indemne a nada ni a nadie.

¿Qué valoración hace del papel de su sindicato desde 2008? ¿Qué autocrítica hace?

La Unión General de Trabajadores ha realizado un ejercicio de responsabilidad en estos años de crisis y nos hemos enfrentado como siempre, con diálogo cuando ha sido posible, y con movilizaciones, cuando no, a una política que quiere acabar con todo. Hemos demandado estímulos para crecer y no recortes.

Con respecto a su segunda pregunta, la palabra autocrítica suena a auto de fe. Prefiero hablar de reflexión. En este sentido, el sindicato ya ha hecho esta profunda reflexión en su 41º Congreso, celebrado hace un año. Y ha tomado sus resoluciones. Estamos realizando un ejercicio de transparencia, acercándonos más a nuestros representantes y a nuestros afiliados, reduciendo y reforzando nuestras estructuras y dando mayor protagonismo a los sectores.

Tras el 22-M, ¿cree que los movimientos sociales tienen más poder de convocatoria que los sindicatos?

Le recuerdo que nosotros, a través de la Cumbre Social, que aglutina a más de 90 organizaciones, también apoyamos y participamos en la movilización del 22-M. Nosotros sumamos, no restamos. Y hemos prestado nuestras infraestructuras, apoyo y experiencia a los movimientos sociales y a las movilizaciones con las que compartimos objetivos. No creo que puedan realizarse este tipo de comparaciones de forma alegre y gratuita, no es tan fácil. Podemos hablar de capacidad de convocatoria, coger la foto del 22 de marzo en la Plaza de Colón de Madrid y la del 14 de noviembre de 2012 en el mismo lugar (huelga general convocada por los sindicatos) y aun así ese 14-N habría que sumarle las manifestaciones que ese mismo día se celebraron en toda España. No entiendo esta insistencia en pedir que no seamos tan visibles, para luego decir que no estamos o, peor aún, preguntar dónde estamos. Las organizaciones sindicales hemos mantenido movilizaciones sostenidas en el tiempo durante estos años de crisis y lo seguimos haciendo, en solitario y con otros colectivos. Y a ello hay que sumar la acción sindical, con negociación y movilización, en el día a día de las empresas.

¿Los sindicatos deberían de defender también a los 2,3 millones de autónomos o sólo a los trabajadores asalariados?

La pregunta parte de una base equivocada. Defendemos los intereses del conjunto de los trabajadores. Es un mandato constitucional. Pero además es que la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), una de las organizaciones más representativas de este colectivo, pertenece a la Unión General de Trabajadores.

Desde la década de 1980, la transformación del mercado laboral va mucho más rápido que la de los sindicatos. ¿Qué lastra su renovación?

Existe un cierto desconocimiento sobre la historia del movimiento sindical y lo que han hecho las organizaciones sindicales. Este sindicato ha sido uno de los precursores del progreso social y democrático de España. Lo que hoy se conocen como los derechos más básicos son conquistas de los trabajadores impulsadas por los sindicatos, desde la jornada laboral, a los permisos de maternidad y paternidad, las vacaciones retribuidas… Es cierto que en los últimos años se está produciendo una transformación muy rápida a peor del mercado laboral. La Unión General de Trabajadores siempre se ha adaptado y ha impulsado cambios, pero no hay que olvidar que la reforma laboral aplicada por este Gobierno, que ha dañado las relaciones laborales, ha dado un mayor poder a los empresarios y nos está adentrando en un mercado laboral precario que empobrece al trabajador.

Ante las críticas de falta de transparencia de los sindicatos y los recientes escándalos, ¿qué pasos va a dar en el futuro su organización?

Nos hemos anticipado a la Ley de Transparencia y hemos publicado nuestras cuentas. Hemos aprobado un código ético. Y este sindicato ha cumplido siempre con sus responsabilidades, incluso ha habidodimisiones -aun sin haberse celebrado ningún juicio-. Eso no ha ocurrido en ninguna otra parte.

 ¿Ve necesario convocar una huelga general? ¿Es posible lograr el apoyo suficiente?

En estos momentos el objetivo es lograr que, si se produce esa recuperación de la que el Gobierno tanto habla y da por hecho, sea equilibrada y para todos los ciudadanos. Esa es nuestra primera preocupación, poner a las personas en el centro de todas las políticas, más aún por la situación de mayor empobrecimiento, con casi seis millones de parados, más precariedad y temporalidad en el empleo, bajos salarios, etc.

En la medida de lo posible, como he dicho antes, conciliamos negociación con acción. Tenemos alternativas y queremos ponerlas en marcha, alternativas para llevar a este país hacia un nuevo modelo de crecimiento económico y social.

¿Por qué hay tan pocas mujeres en la cúpula de su sindicato?

Si hablamos de mujeres dirigentes, en la Comisión Ejecutiva Confederal, el 50% son mujeres. La media de mujeres dirigentes dentro del sindicato es de casi 40%. En las Uniones de Comunidad Autónoma representan el 45%, por ejemplo. Se están dando importantes pasos en este sentido.

Esta entrevista forma parte del dossier sobre sindicatos del número de mayo de La Marea, disponible en quioscos y en nuestra tienda virtual

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible el proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

1 comentario

  1. Verbarte
    Verbarte 04/05/2014, 12:09

    La actuación de las cúpulas sindicales ayuda a los objetivos del gobierno para hacer que la mayoría disfrute una puta vida mientras ellos llevan una vida de puta madre a nuestra costa. http://wp.me/p2v1L3-vo

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

El famoso chalet

"Podemos ya había dado un giro bastante difícil de explicar. Había pasado en unos pocos meses del discurso radical empleado a uno mucho más moderado, claramente posibilista."

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.