El fin del acoso a los trabajadores de entidades financieras

Un lector, trabajador de una entidad financiera se queja de los ataques directos y de la incomprensión de una sociedad de la que forman y que, a su juicio, los ve, erróneamente, como unos privilegiados

Pierre Benavent // Desde hace años los trabajadores de las entidades financieras venimos sufriendo no solo ataques directos sino la incomprensión de una sociedad de la que formamos parte y que, erróneamente, nos ve como privilegiados. Nada más lejos de la realidad. Los trabajadores de las oficinas bancarias estamos inmersos en esta crisis sufriéndola en carne propia y en nuestros allegados.

Somos presionados por nuestras entidades bajo las continuas amenazas de EREs, despidos, reducciones salariales…

Somos acosados desde las llamadas “plataformas ciudadanas” en nuestro trabajo diario, con concentraciones en nuestras oficinas, ocupaciones, amenazas, insultos, grabaciones, publicación de fotos en redes…..

Nuestra posición hace tiempo que es insoportable.

Desde dentro intentamos mantener ante nuestros superiores posiciones en defensa de nuestros clientes, con  los que en muchos casos tenemos un vínculo más allá del profesional, consiguiendo pequeños alivios en la situación de muchos de ellos.

Sin embargo, nos resulta inconcebible que sea la propia ciudadanía, a la que pertenecemos, la que nos someta a tensiones y acosos por problemas que, en las oficinas, no tenemos posibilidad de solucionar y que está en manos de personas que desde luego no están en las sucursales.

Rogamos el fin de este acoso a los trabajadores de las entidades financieras.

aportacion la marea

Carta a la redacción

Comentarios

5 respuestas a “El fin del acoso a los trabajadores de entidades financieras”

  1. ¿ Qué, alguna alegación en favor de los trabajadores de la banca y sus amos ?
    Lo mismo para los políticos.

    Salud, Txema.

  2. Tal vez en el caso de quien lo escribe sea cierto, pero la empleada de La Caixa ( en mi caso ) que me atendio durante años me la clavo por la espalda con un SWAP, ella sabe lo que me hizo de sobras, testifico en el juicio a favor de La Caixa ( por supuesto, le iba el empleo ) y aun encima se me cachondearon en la cara reconociendome que me habian estafado, que los denunciara, y lo hice ygane, ahora esta en la audiencia de Barcelona, tal vez haya » algun» empleado bueno en la banca, pero no todos lo son y pagais justos por pecadores, es un trabajo de riesgo hoy en dia, yo conduzco trenes y tambien me la juego como todo el mundo en su trabajo, pero por lo menos no estafo yengaño a nafie en nombre de la empresa para la que trabajo, visitad mi blog en mi nombre.

  3. dejaremos de acosaros el dia que os quiteis los cascos y dejeis de empuñar vuestras porras virtuales.

    dejaremos de acosaros el dia que os armeis de dignidad y conciencia cerrando vuestras oficinas en SOLIDARIDAD con las personas afectadas por las medidas de vuestros jefes.

    mientras tanto no podeis pedir nuestra SOLIDARIDAD solo porque os resulta incomodo el bando que habeis escogido.

  4. Entiendo vuestro disgusto, pero muchos habeis sido colaboradores necesarios: ofreciendo productos tóxicos a personas que no entendian lo que les deciais, abusando de su confianza. Aguantad un poquito, que os lo mereceis.

  5. Os lo habéis ganado a pulso. Además cuando una persona escoge su lugar de trabajo, ya sabe a los riesgos que se expone: minero, albañil, bombero, electricista, etc., incluso las «fuerzas represoras del estado», al servicio del poder establecido, lo saben. Ahora os toca a vosotros que estáis también al servicio del mismo poder. Tened claro que sois la barrera entre los verdaderos culpables de la crisis y los desahuciados, para eso cobráis cada mes, sino dejad el trabajo, y muerto el perro, muerta la rabia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.