lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Opinión

¿Cómo vamos a cambiar el mundo? Adiós a Conxa Pérez

“Hoy decimos adiós a Conxa Pérez, la miliciana anarquista cuyo testimonio recogimos para Vencidxs. Participó en las colectivizaciones barcelonesas y regresó del exilio con un hijo que más tarde rescató de la muerte en la maternidad”

<em>¿Cómo vamos a cambiar el mundo? Adiós a Conxa Pérez</em>
Conxa Pérez en 2010. AITOR FERNÁNDEZ

«La guerra fue una monstruosidad, las guerras no sirven para nada. Nosotros queríamos cambiar la sociedad, encaminarla poco a poco hacia lo nuestro. Las cosas cambian de muchas maneras, por ejemplo con la persuasión y el ejemplo, pero si de vez en cuando hay que romper algún cristal, yo no lo veo tan mal»

La Revolución existió. Para Conxa, la Revolución fue un momento feliz. Y los primeros años de la República también significaron un episodio luminoso para ella, «representaron una explosión del movimiento libertario». No pudo ir a la escuela, pero le enseñaron sus lecturas de Federica Montseny, de Víctor Hugo, de Federico Urales, de Bakunin. Afiliada a las Juventudes Libertarias y a la FAI, que su padre fuese uno de los fundadores de la CNT le permitió ser la primera mujer que asistía a las reuniones de la Confederación.

La vida de Conxa ha sido muy larga. Participó en las huelgas del transporte; creó redes de ayuda de hijos de obreros; abrió una escuela Racionalista; pasó cinco meses en La Modelo; se independizó muy joven del machismo de su padre y hermanos; aprendió a disparar y a fabricar armas. Vivió el frente en Aragón corriendo entre las balas pero «con mucho entusiasmo».

En mayo del 37 «la ilusión por la Revolución se fue esfumando»: la guerra estaba perdida y «los conflictos entre las diferentes fuerzas de izquierdas» no ayudaban a tener esperanzas. Las buscó cruzando la frontera al año siguiente, pero su camino fue a dar con el campo de Argèles-sur-Mer. Deseaba volver a España. Y lo hizo. Con el pequeño Ramón llegó a una Barcelona desoladora, «me costó mucho levantar cabeza». Dejar temporalmente a su hijo en la Maternidad no la ayudaba: «Si llego a tardar un poco más me lo matan: cuando me lo dieron estaba completamente desnutrido.»

Pero la vida de Conxa ha sido muy larga. Y salió adelante. Con su compañero. Con su pequeño negocio en el Mercat de Sant Antoni. Transmitiendo «la memoria a muchos jóvenes que se interesaban en ella» cuando murió Franco. También penando porque la Transición no hubiera traído la creación de un sindicato fuerte.

«Hoy les diría a todos los jóvenes que cuestionaran su juventud. Que miren cómo viven y qué es lo que es necesario cambiar». Y que trabajen contra la falta de unión. También les pediría unión, porque «si no nos entendemos 15 o 20, ¿cómo vamos a cambiar el mundo?». Hoy que nos ha dejado, tenemos el deber moral con Conxa de buscar esa unión, de seguir transmitiendo su memoria. Nuestra Memoria.

——

El de Conxa Pérez es uno de los 107 testimonios que recoge Vencidxs, un proyecto de memoria histórica realizado por la asociación de comunicación y periodismo Datecuenta

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Mónica Solanas y Aitor Fernández

Mónica Solanas y Aitor Fernández

3 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 20/04/2014, 21:56

    Gracias, Concha. Por tu ejemplo y tambien porque me reafirmas en mi convencimiento de que ante este global enemigo, sanguinario y despiadado como es el capitalismo salvaje, es necesario aparcar nuestras diferencias y hacerle frente todxs juntxs. De otra forma nos irá engulliendo de pocos en pocos.
    Contamos contigo.
    Te quiero.

    Responder a este comentario
  2. Anarcobrero
    Anarcobrero 17/04/2014, 23:07

    Que la tierra te sea leve querida compañera. Siempre estaréis en nuestra memoria como ejemplo de dignidad.
    ¡Salud y rebeldía!

    Responder a este comentario
  3. iulian6toader
    iulian6toader 17/04/2014, 22:06

    Un ejemplo del que tenemos que aprender. Que descanse en paz.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".