lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Sociedad

La Iglesia perderá el privilegio que le dio Aznar para adueñarse de propiedades

El Gobierno corrige la Ley Hipotecaria franquista que el PP maquilló en 1998. A partir de 2015, la Iglesia deberá cumplir los mismos requisitos que el resto de organizaciones para registrar inmuebles

12 abril 2014
04:14
Compartir
La Iglesia perderá el privilegio que le dio Aznar para adueñarse de propiedades
Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española.

MADRID // El Consejo de Ministros aprobó ayer la modificación de la Ley Hipotecaria franquista, de 1946, que Aznar había amoldado a gusto de la Conferencia Episcopal en 1998. El cambio de hace 16 años permitió que la Iglesia registrase como suya cualquier propiedad que careciese de dueño legal, sin tener que rendir cuentas ni pedir permiso a la Administración. Los únicos requisitos eran que ésta abonase una cantidad de entre 20 y 30 euros por el trámite y que un arzobispo diese fe de que el inmueble pertenecía a la Iglesia. Esto es, la modificación de Aznar equiparó la voz del clérigo a la de la Administración.

Cuando un ciudadano quiere registrar una propiedad familiar que no figura en el registro, debe presentar pruebas. La administración investiga el pasado del inmueble y el proceso tiene un largo recorrido burocrático. Hasta ahora, la Iglesia estaba exenta de esto, pero la modificación aprobada ayer “homogeneiza los requisitos, de forma que esta institución pasará a equipararse al resto de la sociedad y las inscripciones de su propiedad se trasladan al procedimiento normal de inmatriculación”, explica de forma escueta, en su penúltimo párrafo, la nota de prensa que emitió el viernes por la tarde el Ministerio de Justicia.

De hecho, el Gobierno no ha querido hacer mucho ruido y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha citado la modificación en la rueda posterior al Consejo de Ministros.

Abolir este privilegio de la Iglesia ha sido una de las grandes reivindicaciones de organizaciones como Europa Laica o la Plataforma de defensa del patrimonio navarro. Ésta última documentó en el libro Escándalo monumental la inmatriculación (es el nombre técnico de la apropiación) de 1.087 propiedades sólo en Navarra. Entre ellas había muchas iglesias, pero también fincas, garajes, huertos, campos, casas de maestros municipales e, incluso, un frontón.

Este privilegio se había convertido en un problema para centenares de municipios en la última década, desde Alicante hasta Cáceres o León. La mayoría, pequeñas localidades, cuyos ayuntamientos y vecinos habían construido, financiado y mantenido propiedades abandonadas durante décadas y muy deterioradas.

No obstante, de las entre 4.500 y 5.000 propiedades que diversas fuentes calculan que la Iglesia podría haber inmatriculado en estos años, las de Navarra serían las más numerosas. Entre ellas se encuentra, por ejemplo, la Catedral de Pamplona, cuyas obras su sufragaron siglos atrás, durante años, con fondos públicos.

También es llamativa la inmatriculación que realizó de la Mezquita de Córdoba.

¿Y qué dijo la Iglesia cuando el libro de la plataforma navarra destapó el escándalo? El Arzobispado de Pamplona y Tudela entendió que la mayoría de las 1.087 propiedades que inmatriculó habían sido una “obra y expresión admirable de las comunidades cristianas de los pueblos, que libre y voluntariamente, y con encomiable esfuerzo, quisieron crear y mantener esas instituciones y servicios”. “La historia les debe, sin duda, una merecida gratitud“, aseguró a través de un comunicado en 2008. “Si quieren reclamar, los reclamantes deberían llevar al arzobispado a los tribunales. No queremos nada que no sea nuestro“, instó por su parte el ecónomo diocesano y delegado episcopal para el patrimonio, Javier Aizpún. “Hasta ahora, ninguno lo ha hecho”, se defendió, sin hacer referencia a los grandes gastos que acarrea el proceso judicial de reclamación para un ciudadano o un pequeño municipio.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Daniel Ayllón

Daniel Ayllón

4 comentarios

  1. Profesor Tornasol
    Profesor Tornasol 14/04/2014, 13:20

    Qué mejor día que el de hoy para reclamar un proceso constituyente que nos conduzca a una República aconfesional y laica de verdad.

    Qué curioso que el PSOE sólo se acuerde del concordato cuando está en la oposición y no mientras ha gobernado y ha tenido oportunidad de echarlo por tierra.

    Hay amplios sectores de la sociedad y partidos políticos que reclaman un proceso constituyente y quieren acabar con esta servidumbre y este yugo del nacional-catolicismo, démosles nuestros votos para conseguir una III República laica y aconfesional.

    Responder a este comentario
  2. ateo666666
    ateo666666 12/04/2014, 19:18

    ¡Pobrecillos! seguramente ahora se quedarán en la ruina y deberán vivir de alquiler. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2014/04/esa-iglesia-catolica-siempre-tan.html

    Responder a este comentario
  3. Verbarte
    Verbarte 12/04/2014, 15:03

    Es posible que la iglesia esté llena de antisistemas: aprenda a identificarlos correctamente. http://youtu.be/0d8Z2ovbJLc

    Responder a este comentario
  4. Flanagan
    Flanagan 12/04/2014, 08:34

    Demasiado tarde. Ya se ha quedado con todo por la Gracia de Dios. Hay calles en Madrid en donde la mayor parte de los edificios son propiedad de la Iglesia Católica SA sin haberlos pagado nunca.
    Algún gobierno honrado en el futuro, deberá provatizar la Iglesia y nacionalizar el patrimonio arramplado durante siglos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor