lamarea.com

miércoles 18 octubre 2017

Opinión

El espectáculo más grande del mundo

El autor reflexiona sobre la polémica de la Corrala Utopía (Sevilla) y lo enfrenta a los escándalos de corrupción de los últimos años

<em>El espectáculo más grande del mundo</em>
Edificio ocupado en Sevilla, conocido como Corrala Utopía. LAURA LEON

¡Damas y caballeros! ¡Niños y niñas! Después de EREs fraudulentos, Gúrteles, sobres, no me consta, Bankias, recalificaciones, salgo corriendo al Senado para que no me imputen, cuentas en Suiza, planes de urbanismo a medida de mi amigo el constructor, cajas saqueadas, indultos a banqueros que me subvencionan, yo sólo firmaba lo que me decía mi marido, comisiones ilegales, todo es falso salvo alguna cosa, cámbiame esta ley que ya te devolveré el favor, me he caído sin querer dentro de un palacete… después de este gran espectáculo, niños y niñas, damas y caballeros, nos vamos a despedir por hoy regalándoles una lección. ¡Manolo el del Bombo! Hazme un redoble, que esto lo merece: Con lo de la Corrala Utopía hay que tener responsabilidad y ser muy escrupulosos con las normas. Buenas noches, espero que lo hayan disfrutado. Suenan trompetas y platillos. Saltan a la pista central elefantes, acróbatas, malabaristas, zancos y trapecistas, mientras los payasos disparan agua desde la flor de plástico de su solapa. Aplausos y música.

Salimos de la carpa y después de tanto ruido nos devora el silencio. Hay que ser muy escrupulosos con las normas. Esta frase nos martillea de repente la cabeza, una y otra vez, como una mala resaca, una y otra vez, como el eco chocando contra una pared. Familias en situación de pobreza, con menores a su cargo, necesitaban un techo. Al recibir las llaves de una vivienda, se estaban saltando una lista de espera. Y se ha montado un follón que casi hacer caer un gobierno. Hay que tener responsabilidad y ser escrupulosos con las normas. Lo ha dicho el domador.

Y toda la maquinaria de poder secunda al domador. Toda esa parte que no se ve y que está tras la gigantesca lona, se pone a funcionar. Porque el asunto, aunque pudiera parecer poca cosa, es muy grave: esta vez han rescatado a personas. Y eso lo podría cambiar todo. Esto podría provocar que el público dejase de estar en la grada, que, como todos sabemos, es su lugar. ¿Qué hacemos?, preguntó uno de ellos nervioso. No podemos permitir que salten a la pista. Gracias a dios la incertidumbre duró poco. Los tenemos domesticados. ¿Cómo? Que los tenemos domesticados. Tranquilos. No hay de qué preocuparse. Son muchos años de rajar de la hija de la vecina del quinto que se fue con una beca Erasmus, cuando en realidad no le hacía falta la beca porque cada mes llevaba un vestido nuevo del Zara. Años de criticar los privilegios de quien tiene una plaza de funcionario. Años de tan mal no vive el mendigo de mi calle, que pidiendo, pidiendo, se saca un dineral. Años de señalar a los inmigrantes por la falta de trabajo. Son años de mirar al que tenemos a nuestro lado sin darnos cuenta cómo cae sobre nosotros el meado que viene de arriba. Así que, aunque al principio hubo nervios, los reunidos detrás de la carpa recordaron que la solución era sencilla, era la de siempre: enfrentarlos entre ellos. Los de la Corrala Utopía se han saltado una lista de espera en la que había otra gente. Podrías ser tú el de esa lista. Estos okupas podrían dejarte a ti sin casa.

Da igual que esto sea falso. Da igual que haya una orden judicial que obligue a dar una solución a estas familias. Da igual que los hayan alojado en esas viviendas sólo de forma temporal. Da igual que estas familias no le estén quitando la casa a nadie. Da igual que sea una situación de emergencia. Da igual que haya menores. Todo eso da exactamente igual. Todo eso no puede competir contra el “se han saltado una lista de espera en la que podrías estar tú”. El enemigo es el que está a tu lado. No le des más vueltas. Es un mensaje tan sencillo, tan cómodo, que la sentencia del juez o la urgencia de la situación o que haya menores, no pueden competir contra eso.

Para poder competir contra esas pastillas domesticadoras, tan dañinas como fáciles de tomar que nos llevan metiendo en el café toda la vida, habría que aprender. Aprender a dejar de estar domesticados. Aprender a mirar hacia arriba e identificar desde dónde nos mean. Aprender por fin que esto es una guerra. Una guerra entre Ellos y Nosotros. Y sobre todo, aprender a reconocer de una vez quiénes son los que se esconden tras la carpa, los Ellos, y quiénes son los Nosotros.

Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

15 comentarios

  1. Equizofrenia
    Equizofrenia 15/04/2014, 21:03

    Las listas de espera,hay que respetarlas ,salvando los casos muy graves.Sin enchufismos ni amigos del partido.

    Responder a este comentario
  2. dumdurumdumdum
    dumdurumdumdum 12/04/2014, 23:25

    Si yo estuviese en esa lista y se la saltan, la monto, la reglas del juego para todas por igual. Si los ocupas hubiesen sido ultra católicos pidiendo vivienda, no se si se hubiese opinado igual….

    Responder a este comentario
    • Pérez Ful
      Pérez Ful 12/04/2014, 23:48

      En las urgencias de los hospitales el orden de llegada cede ante los casos más graves y urgentes y eso lo deciden los médicos. Es verdad que algunos que lo ignoran se quejan.

      Responder a este comentario
    • Achinet
      Achinet 13/04/2014, 10:02

      ¿No sabes qué pensar si son los ultra católicos? Pues no será por falta de casos: 21 indultos “a dedo” en semana santa (decididos por organizaciones ultra-católicas…¿y si tú fueras un preso no-católico en la lista?), apropiación de inmuebles, sin pago de impuestos (ahora mismo están echando a unos ancianos de sus viviendas en Lanzarote; pero, ¿y si fueras un musulmán queriendo rezar en la mezquita de Córdoba?), miles de denuncias por malos tratos a menores…y sí, ahí también se saltan una lista: la de la entrada en prisión.
      Sin embargo, las corraleras, lo que han hecho es luchar como leonas, dos años, sin luz, sin agua. Acampadas en ibercaja, manifestaciones, reuniones, abogados, etc. Han invitado a las demás familias en situación de riesgo a LUCHAR. A no esperar plácidamente por un piso que nunca llega. Hay casi 600 casas del ayuntamiento vacías que no se entregan, porque los trámites son “lentos”. Pero claro, lo que tienes que hacer es esperar tranquilamente debajo del puente con tus niños….y no luchar, no levantar la voz, no organizarte con quien puedas o quien quiera..porque claro, si luchas, corres el riesgo de saltarte la lista ¡y la lista es sagrada! (Justicia social….noooo, eso está anticuado, ahora los que hay son LISTAS). Así que ala, mensaje, señores y señoras del pueblo llano, no se les ocurra luchar ni defender ningún derecho; porque siempre habrá alguien que no esté luchando, ¡y sería injusto que tú lograras algo que ellos/as no tengan! A esperar todas y todos plácidamente en listas, que los de arriba ya nos darán, cuando sea el momento.

      Responder a este comentario
    • Antonio
      Antonio 13/04/2014, 10:16

      En realidad, la gente que está en listas y realmente lo necesita ya la está montando pero se silencia. Por ejemplo, en los plenos del ayto de Cádiz ya van al menos dos casos parecidos. Y la respuesta oficial sigue siendo la misma: la lista… La gente que está en esas listas no está en la calle ni les han quitado a sus hijos los Servicios Sociales, a los que además tendríamos que mantener nosotros. Y de todas formas, en Andalucía, y en toda España, hay suficientes viviendas vacías para todas las listas que puedan hacerse.

      Pero si seguimos permitiendo que Lucia Figar consejera de Educación en Madrid y su marido, ganando entre los dos más de 125 mil euros al año tengan derecho legalmente a redistribución de la riqueza (cheque guardería y desgravaciones en el IRPF por llevar a los hijos a colegios 100% privados), apaga y vámonos. Y eso sí que está pasando y lleva años pasando.

      Responder a este comentario
    • Rocío
      Rocío 13/04/2014, 13:18

      Para ese tipo de viviendas no hay ninguna lista de espera pues no son de VPO sino otras con un régimen especial para aquellas personas que por su situación personal se encuentran en riesgo de exclusión social. Estas son los requisitos que pide la Junta: http://www.juntadeandalucia.es/salud/export/sites/csalud/galerias/documentos/c_2_c_21_decreto_ley_exclusion_social/indicadores_exclusion_social.pdf.

      Además, para tu información IU se ha limitado a cumplir el auto que el mismo juez que firmo el desalojo ordeno, donde se especificaba que las familias con hijos y/o enfermos a sus cargo debían de procurarseles una vivienda, vivienda que además es en régimen de alquiler y temporal.

      Responder a este comentario
    • yomism@
      yomism@ 14/04/2014, 20:58

      Pero qué simple y reaccionario eres.

      Responder a este comentario
    • Charo
      Charo 16/04/2014, 18:21

      Te recuerdo que hay una orden judicial de re alojar a esas familias . Que tendrá que ver los católicos con esto. Ha sido una artimaña de Susana Diaz , no digo yo que no acuciada por los barones de su partido, de dar un golpe de ” autoridad ” . Por que no se hace una gran ciudad de la utopía ?. Con los miles de pisos vacíos que hay ….Esta gente ha sido valiente y ha defendido su derecho a tener un techo bajo el que cobijarse. A si es que compañeros más acción y menos ¿ envidia ?.

      Responder a este comentario
  3. zenon de pelea
    zenon de pelea 12/04/2014, 15:09

    En este asunto la mitad de las mejores y más inteligentes que he ido pescando por ahí para mis habituales refritos son tuyas, tómatelo como un guiño del tipo cuánta razón tienes. Un saludo, y el artículo mejor todavía.
    http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

    Responder a este comentario
  4. Tiresias
    Tiresias 12/04/2014, 14:52

    La ley manda. El gobierno hace la ley. Los ciudadanos votan al gobierno. Los poderosos sobornan al gobierno. La ley beneficia a los poderosos.
    Circulo vicioso. Romper cadena es no votar ni PP ni PSOE.

    Responder a este comentario
  5. Benita Jiménez
    Benita Jiménez 12/04/2014, 14:37

    DIRÍA QUE EN EL FRAGOR DE LA TORMENTA CUALQUIER PUERTO ES BUENO.LO IMPORTANTE ES COGER ESA OPORTUNIDAD AUNQUE SEA POR LOS PELOS Y YA ESTAMOS DENTRO PARA PODER ENVIAR LUCES A OTROS BARCOS Q COMO NOSOTROS ESTÁN EN EL FRAGOR DE LA TORMENTA SIN SABER POR NO VER A QUE PUERTO ARRIMARSE.

    Responder a este comentario
  6. señorito feudal
    señorito feudal 12/04/2014, 12:48

    Hasta aqui totalmente de acuerdo, Gerardo. Y ahora? Cuál es el siguoente paso?

    Responder a este comentario
    • Edu
      Edu 12/04/2014, 14:47

      El siguiente paso ya está dado:
      fue la gente la que les ayudó a montar la corrala, fue gente la que les apoyo durante casi dos años (aunque al final haya habido situaciones extrañas con los partidos políticos), ha sido gente las que les ha seguido apoyando hasta ahora. Porque ellas, las de la corrala, también son gente.
      HA SIDO LA GENTE LA QUE HA DEFINIDO ESTA VEZ QUE TEMAS SON LOS QUE NOS IMPORTAN Y COMO ENFOCARLOS, LA QUE HA DEFINIDO LA ACTUACIÓN POLITICA, con todos los problemas que esto implica.

      El siguiente paso tambien esta dado, y es que estamos empezando a instituirnos y hacer cosas en los temas que nos afectan, pero ya fuera del campo de juegos y las normas que ellos marcaron: ya no somos público en una grada.

      Responder a este comentario
  7. troia
    troia 12/04/2014, 11:52

    Los que tenemos identificados a los grandes meadores y nos conocemos sus trucos para dejarnos pérdidos a cuántos más mejor, hemos de denunciar, tal que tu, que no se puede consentir el enfrentamiento entre meados. Que entre todos podemos soplar lo suficiente como para que todo ese aire les devuelva su mierda. En su cara.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM53 – Octubre 2017

Última hora

Tus artículos

Damos asco. Carta a nuestros hijos e hijas

"Me da mucho miedo lo que veo, pero me invade la esperanza cuando te veo. Sé que en ese cuerpo diminuto caben cosas como el respeto y la dignidad", escribe Noelia Ordieres.

Diálogo

"Mañana, o pasado, cuando nos despertemos, tendremos que volver a convivir entre nosotros. ¿Seréis capaces de miraros a la cara después de generar tanto odio?", se pregunta el autor