lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Opinión

Los medios del poder

“Manipularon la realidad y los manifestantes pasaron de ser víctimas a agresores, en una actitud muy propia de los medios y que cuenta con antiquísimos antecedentes”, sostiene el autor

<em>Los medios del poder</em>
Manifestación frente al Congreso de los Diputados. FERNANDO SÁNCHEZ

La lucha de clases -que por supuesto sigue existiendo porque una minoría se apodera del esfuerzo de la mayoría a la que somete con ese propósito- está en España en un momento de gran tensión. El pago de la crisis, que causó la élite económica y que afecta al 99% de la población aquí y en el resto del mundo, es lo suficientemente gravosa e injusta como para que motive una reacción popular masiva. A la clase dominante no le va quedando otro remedio que reprimir esas protestas. Y para ello, no solo cuenta con sus fuerzas represivas, sino también, y muy especialmente, con sus medios de comunicación que, como siempre, muestran una realidad distorsionada y falsa en términos generales para confundir y desanimar a los afectados (la mayoría).

Como el pasado 22 de marzo ya se esperaban una reacción masiva de la gente ante la severidad y la continuidad del castigo que han impuesto, prepararon y coordinaron la defensa de sus intereses detalladamente. Manipularon la realidad y los manifestantes pasaron de ser víctimas a agresores, en una actitud muy propia de los medios y que cuenta con antiquísimos antecedentes. Infiltrar agentes perturbadores de las marchas pacíficas es tan viejo como eficaz. Siempre habrá grupos de exaltados dispuestos a continuar lo que inician los infiltrados, así como también habrá siempre grupos minoritarios que asumen por cuenta propia una vanguardia violenta porque creen que es el mejor camino para presionar y reclamar justicia, aunque realidad lo que consiguen es alejarse de las masas y favorecer la justificación de la represión.

La manera de encarar la lucha por la justicia no es, ni fue nunca, decisión de una minoría iluminada, sino de los pueblos cuyos tiempos son siempre mas lentos que la ansiedad de algunos militantes. Lo cierto es que lo primero que han hecho los medios y los gobernantes es criminalizar a los manifestantes y a las manifestaciones populares. Un ejército de tertulianos, editorialistas, columnistas, y periodistas de los principales medios, que esperaban con los motores en marcha la orden de “ataque”, se lanzaron con renovado entusiasmo a “ensuciar la cancha”, a convertir a los agredidos en agresores, y en víctimas de las piedras “terroríficas” de los manifestantes a las fuerzas represoras, entrenadas, armadas y pertrechadas para la ocasión.

Un caso muy similar a las intifadas de los palestinos que con piedras sumamente “peligrosas” atacan sin piedad a los tanques de los militares israelíes. Fue inmediata la presencia en los medios de los policías quejándose de no poder utilizar las armas “legales” para protegerse de tanta violencia, mientras que un manifestante con un testículo menos por una bala de goma, pasa desapercibido en un hospital. Contenedores incendiados, escaparates rotos y jóvenes encapuchados lanzando piedras, ocupan los primeros planos.

Los tertulianos debatían acaloradamente sobre la necesidad de detener a los violentos, los columnistas se lamentaban de lo permisiva que suele ser a veces la democracia, los editorialistas hablaban sobre la importancia de mantener el orden y, en definitiva, la causa de que más de un millón de personas (treinta y seis mil, dijeron en un ridículo alarde manipulador las cifras oficiales) llegaran a Madrid de distintas partes del país, a expresar de forma pacífica y casi festiva su negativa a continuar pagando los platos que otros, los que siguen acumulando riquezas, han roto. Pero esto se difumina, o eso es lo que pretenden, entre los gases lacrimógenos y la catarata de mentiras que acumulan los servidores de este orden tan injusto que padecemos. La misma táctica usan para desfigurar la protesta de los estudiantes que ocurrió días después y así harán con todas las que, seguramente, se irán sucediendo mientras perdure esta situación agobiante que ha agudizado la desigualdad hasta límites nunca antes conocido. Y, además, procuran lograr el consentimiento de la sociedad para reprimir a gusto sin escuchar quejas ni que se hable de derechos humanos.

Lo mismo, pero al revés

Hay una cuestión muy llamativa en todo este proceso de los medios de comunicación de mayor difusión. Resulta que en las recientes protestas debidamente organizadas por las clases acomodadas de Venezuela, y apoyadas por el habitual intervencionismo de Estados Unidos, con encapuchados armados que incluso contaban con francotiradores, no sólo incendiaron contenedores de basura, sino hasta edificios de hospitales. Pero en este caso, los mismos medios que ahora se erigen en defensores del orden, la paz, y el diálogo, y que asemejan a los encapuchados españoles con terroristas, estuvieron y siguen estando sin faltar un solo día a la cita (con una obsesión que solo se explica en defensa de sus intereses económicos), con los encapuchados violentos venezolanos, que para justificarlos califican de protesta ciudadana.

Una contradicción in situ, que dirían los tertulianos. Y otra. Aquellas fuerzas de seguridad venezolanas al parecer merecían, según los mismos tertulianos y periodistas del sistema, que las atacaran hasta con armas (varios de sus miembros fueron asesinados, además). ¿Qué diferencias encontrarán estos editorialistas del orden establecido con las fuerzas de seguridad de España? Es curioso, aunque también lógico, ver cómo se ponen a un lado u otro de la trinchera, según convenga o no a los dueños del poder que, en definitiva, son los que mandan. Lo que no resulta tan lógico es comprobar cómo disfrazan de objetividad su clarísima opción por la clase dominante.

El esfuerzo de los medios de mayor difusión para hacernos creer que la situación económica está mejorando resulta en estos días patético, porque a pesar de chocar estrepitosamente con una realidad que los contradice, siguen empeñados en desfigurarla con datos que los economistas no comprometidos con el poder como Vicenç Navarro, Torres López o Eduardo y Alberto Garzón, se encargan de poner en evidencia. Si no fuera por un cinismo indignante, la respuesta del ministro Montoro a un informe de Cáritas que desnuda todas las mentiras que últimamente se están difundiendo, sería cómica por absurda.

Solo le faltó al ministro, el mismo que dijo que los sueldos de los trabajadores no estaban disminuyendo sino aumentando moderadamente, acusar a Cáritas de comunista. Lo cierto es que los niveles de pobreza -sobre todo de pobreza infantil-, de exclusión, de desigualdad o de desempleo, hacen que todo el esfuerzo de los columnistas y tertulianos del neoliberalismo resulte inútil. A los excluidos, a los desempleados, a los oprimidos por las leyes que solo favorecen a las elites no hay cuento que los convenza, y menos si son tan burdos. Por eso Montoro le pide a Cáritas que no provoque debates en este sentido. Es que las elecciones europeas se celebrarán dentro de muy poco y, con la realidad en la mano, el partido en el gobierno ve peligrar su hegemonía.

Para que no puedan engañarnos

Cada vez se hace más necesaria la presencia de medios alternativos y también que se organicen otros similares en los barrios y organizaciones sociales para tener una visión propia de la realidad y poder debatir y encontrar nuestras propias soluciones. Es fundamental tener nuestro propio pensamiento para poder entender lo que pasa y saber qué hacer para cambiar esta sociedad tan injusta.

El capitalismo no es un sistema único y sagrado como nos lo presentan, sino un “sistema de vida agotado”, según José Luis Sampedro, “criminal”, según Frei Betto, “que mata” según el papa Francisco, “porque es el egoísmo socialmente institucionalizado, la idolatría pública del lucro, el reconocimiento oficial de la explotación del hombre…” tal cual dice (y cita José Sarrión en un artículo reciente) el obispo español ordenado en Brasil, Pedro Casaldáliga. Dice también que “las derechas son reaccionarias por naturaleza, fanáticamente inmovilistas cuando se trata de salvaguardar el propio tajo, solidariamente interesadas en aquel Orden que es el bien de la minoría de siempre”. Ese es, precisamente, el orden que es necesario subvertir para hacerlo verdaderamente democrático porque, al igual que no puede haber democracia sin igualdad, no puede haber democracia sin justicia. Tal y como dijo en su momento el papa Pablo VI, “si queremos la paz, luchemos por la justicia”.

Ángel Cappa

Ángel Cappa

6 comentarios

  1. etcnoticias
    etcnoticias 10/04/2014, 17:08

    No es de extrañar que, según una encuesta bastante fiable, el medio de información más fiable para los españoles sean los sobrecitos de azúcar de los bares:
    http://etcnoticias.wordpress.com/2014/03/28/los-sobres-de-azucar-de-los-bares-medio-de-comunicacion-mas-fiable-para-los-espanoles/

    Responder a este comentario
  2. Trolls a mogollón
    Trolls a mogollón 09/04/2014, 17:41

    Como siempre un placer leer a Don Angel Cappa.
    Como dice Rojo Cancionero a esos tertulianos, columnistas que ladran según lo dicho por su amo, se les llama “juntaletras”.

    Responder a este comentario
  3. Mancuso
    Mancuso 09/04/2014, 14:54

    Me cuesta mucho acabar de leer alguno de los artículos que comento, de hecho muchos no puedo acabarlos. Tampoco es necesario, he leído tantos que el hecho de que se escriban más no aportan nada nuevo y, lo peor de todo, no corrigen los errores.
    Lo primero, los medios han destacado, casi en su totalidad, que la manifestación del 22M ha sido mayoritariamente pacífica. Todos han destacado que los violentos eran unos pocos en relación al número total de manifestantes. Pero por algún motivo los medios “alternativos” callan esta verdad para cambiarla por su versión. Esto es propio de las actitudes victimistas, muy a vuestro pesar, es mentira.
    Qué una pelota de goma puede causar lesiones es algo obvio. Por eso una pelota de goma sólo se puede usar en determinados casos, uno de ellos es cuando la policía es atacada con piedras. Lo de los insultos para contener a gente violenta era un chiste de Gila. Pero un pelota es redonda y es de goma precisamente para minimizar los posibles daño. Algo que, evidentemente, no pasa con un adoquín.
    También es algo que se escapa a los redactores de este tipo de artículos la diferencia entre la reactividad (de la policía frente a los violentos) y la proactividad (de los violentos que acuden a las manifestaciones con la intención de liarla).
    Ya para acabar, no tendría sentido “justificar” la violencia de los necios si no existiese un motivo para ello. Por ello se habla de la defensa del “pueblo”. Para ello, como no, tienen que obviar que el partido más votado por el pueblo es precisamente el que adopta las medidas que algunos, no “el pueblo”, deploran.

    Responder a este comentario
    • damk3r
      damk3r 09/04/2014, 15:28

      Si claro, empezar con una frase diciendo que ha sido pacifica. Para acto seguido hechar horas de información repetida una y otra vez sobre la violencia de unos pocos. Lo que impide informar sobre la mayoría no violenta de manifestantes, informar sobre sus ideas, asociaciones, etc.
      Ahora resulta que exponer eso es ser victimista… no señor, eso es exponer la censura buenrollista de algunos medios.
      Por no hablar de otros que ya directamente pasan olimpicamente y declaran a todo el mundo ETA.

      Responder a este comentario
      • Mancuso
        Mancuso 09/04/2014, 15:53

        Hay más de 25.000 manifestaciones cada año. Con violencia menos de 30. Decir, por lo tanto, que se reprimen las manifestaciones es falso. Se puede decir muchas veces y segurá siendo falso.
        Sobre las ideas se informa, se han visto las fotos y, además, existen numerosos medios como este y blogs.
        Lo que pasa es que no se quiere denunciar la violencia de los descerebrados y para ello se dan vueltas y más vueltas. Pero entre tanta vuelta y tanta demagogia se pierde la credibilidad (y las piedras también ayudan). Y así estamos. Con pérdida de derechos, más desigualdades y el partido que adopta las medidas que lo causan continúa siendo el que tiene mejores expectativas de voto.

        Responder a este comentario
        • Vero H
          Vero H 09/04/2014, 18:34

          Supongo que para decir que la gente va a liarla a las manifestaciones es mejor estar allí al lado y presenciar cómo empiezan estos actos violentos y no hablar desde fuera. Además, se puede hablar mejor si conoces a los detenidos porque tu testimonio será de primera mano. No van a liar nada. La policía desaloja antes del fin de la manifestación porque un tipo tira un petardo del que salen fuegos artificiales, le acompaña un grupo que curiosamente atraviesa sin problemas un cordón policial (que nadie más puede atravesar), que no estaba en la mani y que al parecer lleva pulseras de España.. Después se procede a detener a los que no han hecho nada. También es probable que se provoque a gente que puede que no fuese a liarla pero que se enfada cuando los intentan desalojar de la calle de un acto legal antes de tiempo, y los que los echan son las mismas personas que los han golepado repetidamente en anteriores actos.

          El tono es el de alquien que no justifica la violencia, pero que también está cansada de que se hable sin presenciar los hechos.

          Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor