lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Cultura

¡Es el contenido, estúpido!

Este martes comienza en Londres la Book Fair, con una clara apuesta por los contenidos transmedia, esa conjunción entre el libro y los formatos audiovisuales y digitales como los videojuegos

<em>¡Es el contenido, estúpido!</em>

PAULA CORROTO // Las ferias de libros para profesionales ya no son sólo ese lugar para la compra y venta de derechos de autor o incluso para vender libros en papel. La apuesta ahora es otra: los contenidos transmedia, esa conjunción entre el libro y los formatos audiovisuales y digitales como pueden ser los videojuegos. Como diría aquel: ¡Es el contenido, estúpido! Por ahí es por donde va el negocio, como demuestran las actividades programadas en la Book Fair de Londres que comienza el próximo 8 de abril. Nada que ver con lo que se ha hecho hasta la fecha en nuestro LIBER.

A la capital británica no sólo se ha invitado a los editores, sino también a los proveedores de contenidos digitales, plataformas de distribución de estos contenidos (sí, los Amazon, Google, Apple etc), desarrolladores de aplicaciones para móviles y web, creadores de videojuegos… Un paso más allá para reflotar una industria en plena revolución de formatos y acuciada por la crisis (las ventas de libros no han dejado de bajar en los últimos años). El planteamiento es básico: si este negocio no funciona habrá que tirar por otros caminos. Y, desde luego, el videojuego sigue aún indemne en plena catástrofe económica.

J.K. Rowling ya lo vio claro cuando hace un par de años lanzó Pottermore, la comunidad de lectores interactiva creada a partir de su exitosa saga juvenil. Y a nadie se le escapa que Rowling es la reina Midas de la industria. Porque ya no se trata de si leeremos o no en pantallas (para muchos está claro que el papel tiene los días más contados de lo que parece), sino de cómo leeremos en nuestras tabletas o e-readers. ¿Habrá imágenes, vídeos, gifs? ¿Y cómo compraremos los libros? ¿Con una app? ¿Y cómo se gestionarán nuestros datos de compra? Veremos también qué ideas trae de Londres la industria editorial española, que hasta ahora no ha incursionado demasiado por eso que los expertos llaman transmedia o crossmedia.

De Delibes a la bicicleta

Sin embargo, poco a poco, el mercado digital en español sigue creciendo. Leer-e acaba de publicar toda la obra completa de Miguel Delibes. Y sólo el cuarto tomo incluye Los santos inocentes, Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso, El tesoro, Madera de héroe, Señora de rojo sobre fondo gris y El hereje, a sólo 3,99 euros. También está disponible la última novela de Ignacio Martínez Pisón, La buena reputación (Seix Barral), una historia sobre la España desde los años cincuenta hasta los ochenta: cuando éramos cursis, cuando había que esconder secretos inconfesables. Y, por último, un curioso ensayo en Debate: Biciosos, ¿por qué vamos en bici?, de Pedro Bravo, un libro para todos los amantes de las dos ruedas que enseña que esto de la bicicleta es mucho más que un sano ejercicio para nuestra salud.

Artículo realizado por EnCubierta

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

EnCubierta

EnCubierta

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".