lamarea.com

lunes 21 mayo 2018

Internacional

El Front National, en vías de ganar las elecciones europeas

El sociólogo francés Alain Soral explica cómo y por qué, irónicamente, el partido liderado por Marine Le Pen asume ahora la defensa de los trabajadores y de las conquistas sociales a nivel europeo.

06 abril 2014
17:44
Compartir
El Front National, en vías de ganar las elecciones europeas

Si Marine Le Pen desbordaba alegría hace dos semanas con su éxito en las elecciones municipales (el Front National ha ganado en 12 ciudades), ahora ve cómo la intención de voto confirma sus ambiciones de imponerse en el Parlamento europeo. Según las últimas encuestas de los institutos de sondeos IFOP e IPSOS, el 22% de los franceses votarían al Front National (FN) para las próximas elecciones europeas, lo que colocaría el partido nacionalista justo detrás del UMP de derecha (24%) pero delante de los socialistas (19%). Este 22% de los votos a favor del FN viene en su mayoría de las clases más populares (30% de los empleados y 44% de los obreros).

Sin embargo, el éxito de la formación de Le Pen se debe matizar: más que una adhesión aplastante a su programa político, los votos que ha cosechado el FN son más bien votos de castigo a la gestión del gobierno de François Hollande y a la política de austeridad de la Unión Europea.

Irónicamente, sobre el papel, el programa político del Front National comparte argumentos con los más ardientes defensores de los derechos de los trabajadores, de las conquistas sociales y de la soberanía de los pueblos: rechazo a las políticas de austeridad económica impuestas por la Troika, salida del euro y un proteccionismo -por oposición a la globalización económica y financiera ultraliberal- apoyado por las tesis de algunos de los economistas más reputados internacionalmente (Jacques Sapir, Emmanuel Todd, Joseph Stieglitz, Paul Krugman o Nouriel Roubini, entre otros).

También un intervencionismo del Estado para encauzar la inmigración descontrolada (medida que deseó el propio Georges Marchais, líder del Partido Comunista francés de 1970 a 1994, para evitar que la entrada masiva de una mano de obra barata inmigrante causara un dumping social generalizado); o la defensa de la libertad de expresión en Internet, así como el establecimiento de un referéndum de ILP inscrito en la Constitución.

Se trata de toda una batería de medidas impregnadas de un acérrimo “patriotismo” que choca frontalmente con el europeísmo. “Si el Front National gana las próximas elecciones europeas, será la advertencia absoluta al gobierno [de François Hollande] de que los franceses ya no quieren la Unión Europea tal y como se ha construido. Si cada país tuviera el control de su economía y de su moneda, está claro que gestionaría la crisis mucho mejor que la Unión Europea. La razón por la que el comercio exterior ha pasado bajo la responsabilidad de Laurent Fabius [PS] es exclusivamente para acelerar la negociación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Europa, pacto que provocará la destrucción programada de nuestra agricultura”, declaró la presidenta del FN a la radio francesa RTL el pasado 4 de abril.

“Ser europeísta en España hoy es una estupidez”

Con otros partidos nacionalistas que se califican de “euroescépticos” como el FPÖ austríaco, el Vlaams belang belga y los Demócratas Suecos, el Front National ha formado un partido llamado Alianza Europea para la Libertad (EAF, por sus siglas en inglés) cuya intención es conseguir 25 eurodiputados en las próximas elecciones y hacer “estallar” la Unión Europea desde dentro. De momento, el partido UKIP británico y partidos escandinavos se han negado a entrar en la alianza, que a su vez no ha aceptado al Jobbik húngaro ni al Amanecer Dorado griego por ser demasiado “radicales”.

En una rueda de prensa de la EAF, en octubre del año pasado, Marine Le Pen también ha precisado no tener contactos con partidos políticos independentistas catalanes: “espero que cambie; España forma parte de estos países donde los movimientos euroescépticos tienen dificultar en desarrollarse”. Alain Soral sociólogo y ensayista francés, presidente del sitio de información independiente Égalité & Réconciliation, considera también que ser europeísta en España hoy “es una estupidez”.

“La Unión Europea es en esencia un proceso de liquidación del Estado de Bienestar de la posguerra; el capital ha querido recuperar el poder y todo lo que había aceptado ceder al mundo del trabajo. Es por esta razón que, a medida que avanzamos en la lógica de la Unión Europea, nos encontramos con más paro y menos poder adquisitivo […]. Se ha dado dinero de los contribuyentes europeos a países como España, prometiéndoles riqueza, cuando hoy no hay más que precariedad y sufrimiento”.

Represión y mentira

Para él, partidos nacionalistas como el FN representan hoy la oposición a una coproducción de la izquierda socialista y la derecha capitalista (apodada UMPS en Francia) que defiende los intereses del capital y de la banca en detrimento de los derechos sociales de los trabajadores. Para Soral, en caso de que algunos países decidieran salir del Euro de manera coordinada, Francia sería justamente el motor de la implosión de la UE. Le seguirían España, Portugal, Grecia e Italia.

“En las europeas, el Front National va a ganar aún más sufragios que en las elecciones municipales porque la gente irá a votar en contra de la Unión Europea. Pero dudo de que las élites en el poder vayan a reconocer este voto contestatario. Significaría que se han equivocado y que deberían en consecuencia renunciar al poder. Y esto, no lo harán nunca”. Soral observa que la respuesta de estas élites a la desobediencia civil es la represión policial y judicial y el engaño, asimilando los partidos nacionalistas (y a todas las personas que, como él, comparten sus argumentos en todo o en parte) a peligrosos movimientos neonazis, con la complicidad de los medios de comunicación dominantes, que difunden estos mensajes. “Nos amenazan, ya que no proponen una alternativa a la miseria: o la UE o el fascismo, dicen. Ya estamos de camino a un estado totalitario en Francia”.

El periodista se pone como ejemplo, ya que asegura que mientras hace treinta años le invitaban en los medios de comunicación para que diera sus opiniones y análisis, hoy por expresar las mismas ideas en Internet le llegan pleitos a diario y le convocan los jueces de instrucción con la Policía. “Me han agredido físicamente 5 veces, pero aunque haya identificado formalmente a mis agresores en cada ocasión y con pruebas visuales, siempre han archivado los casos. Me amenaza el mismísimo ministro del Interior [Manuel Valls] abierta y públicamente. Esto era inconcebible hace veinte años. La próxima etapa será meterme en la cárcel”.

La mano tendida de Putin

En cuanto a los contactos de los partidos nacionalistas con Rusia (que se ha hecho patente con la crisis a Ucrania), Soral lo ve también como un posible futuro. El Front National no oculta su apoyo a la política de Putin por su oposición a la injerencia de Estados Unidos en los asuntos políticos y económicos europeos. En este aspecto, Soral tampoco tiene pelos en la lengua: “Al apoyar una política exterior atlantista que ejerce la violencia militar y que apoya a grupos de fundamentalistas en determinadas partes del mundo, nuestras élites buscan mantenerse en el poder político, acaparar las materias primas y seguir enriqueciéndose. Cuanta menos legitimidad popular tienen, más refuerzan su poder con el dinero y la fuerza militar. Esto es el camino a la dictadura porque cuando unos gobernantes tienen miedo a su propio pueblo, buscan tener a su lado el ejército y el dinero necesario para pagarlo y tenerlo así controlado”.

Aparte de confiar en Rusia como “contrapeso político deseable” a la estrategia expansiva atlantista, Alain Soral la considera también como el socio natural de Europa para intercambios comerciales con el este, con una clase media emergente acomodada y una creciente demanda por productos manufacturados. “Es posible que mañana Vladimir Putin tienda la mano a los partidos nacionalistas europeos si estos ganan terreno en Europa. De momento, no se atreve por no intervenir en las políticas del oeste europeo. Lo haría si estuviera seguro de ganar, porque de momento tiene en su contra a Hollywood y treinta años de propaganda atlantista”. Habrá que ver si las previsiones de este analista, que afirma equivocarse muy poco, se confirman, para empezar en las próximas elecciones europeas.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Nathalie Pédestarres

Nathalie Pédestarres

4 comentarios

  1. Milo
    Milo 07/04/2014, 22:03

    Amigo francés; yo pienso que el fascismo es la máxima expresión del nacionalismo. Ambos son excluyentes y creo que el FN francés también lo es. Del nacionalismo exacerbado al fascismo solo hay un pequeño paso.
    En cuanto a Francia, por lo menos es una República laica y con separación real de los poderes del Estado, aquí lo que tenemos es una monarquía corrupta heredera de una dictadura y camuflada en una democracia que deja mucho que desear.

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 06/04/2014, 19:31

    Otro interesantísimo y esclarecedor artículo de Nathalie.
    Totalmente de acuerdo en salir de la Unión Europea.
    De no permitir a EEUU y OTAN que manipulen, dividan y creen guerras allí donde les interesa.

    La inmigración es la respuesta o la factura de los países llamados tercermundistas a la opulencia
    occidental que no se genera en Occidente si no, de una manera u otra,
    robando los recursos y utilizando a los países pobres.

    Responder a este comentario
  3. Milo
    Milo 06/04/2014, 19:22

    La vieja Europa sigue sin aprender la lección. En los años veinte y treinta del siglo pasado nacieron en Europa los movimientos fascistas como respuesta a una clase política corrupta y nefasta arrodillada ante un capitalismo atroz e inhumano surgido después de la IGM. El fascismo fascinó a miles de personas que lo vieron como una solución frente a unos políticos cínicos e incapaces y unos plutócratas insaciables, mas tarde Europa conoció y sufrió en sus carnes la verdadera faz del fascismo. Ha pasado bastante tiempo, pero vivimos una situación similar; capitalistas insaciables e inhumanos y políticos mezquinos llevan a Europa a un callejón sin salida. Pero mal, muy mal tienen que estar haciéndolo para que sabiendo todos como es el fascismo, aún haya mucha gente que lo prefiera antes de lo que tenemos ahora

    Responder a este comentario
    • Sam
      Sam 07/04/2014, 19:52

      ¡ No hay que confundir el fascismo y nacionalismo! ¡ El fascismo reposa(repone) en tesis racialistes, de oro(ahora) en Francia, el FN no es racista, ni xenófobo, desea solamente la soberanía del país, algo más!
      ¡ Pero lo que futura resserve en Francia, no es el acceso del FN al poder, es mucho más profundo, soy francés, y sé que el Ejército y los servicios de inteligencia odian a los políticos de cualquier partido!
      Franceses van a rehacer una revolución antes de mi muerte, y esto no será para poner otro partido en el poder, sino para cambiar de régimen porque el parlamentarismo es una estafa, los burgueses tomaron el control de nuestro país desde el 1791, así, hay unas centenas de millares de gente que en su casa escribe una nueva constitución

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.