lamarea.com

domingo 24 septiembre 2017

Sociedad

La Justicia da la razón a la primera profesora sancionada por vestir la camiseta verde

La primera profesora sancionada por llevar la camiseta de la Marea Verde en un instituto gana su recurso en los tribunales. En total, se han presentado más de 500 denuncias contra docentes de la Comunidad de Madrid que han participado en las protestas

04 abril 2014
13:20
Compartir
La Justicia da la razón a la primera profesora sancionada por vestir la camiseta verde
Manifestación por la educación pública. FERNANDO SÁNCHEZ

El movimiento de la comunidad educativa por la enseñanza pública ha ganado esta semana una batalla cargada de simbolismo en un contexto de presión a los docentes incómodos. Una orientadora del IES Arcipresde de Hita de Vallecas (Madrid) ha ganado el juicio por la sanción impuesta en mayo de 2011, por mostrar, en el colegio concertado donde realizaba una prueba de evaluación, la camiseta verde que hoy representa al movimiento en defensa de la escuela pública.

Por aquel entonces, la prenda de color verde sólo la usaba la comunidad educativa de Vallecas, ya que no se había impuesto aún ningún símbolo común. Fue entonces, a raíz de la sanción a la docente -quien no quiere que aparezca su nombre porque lo considera un hito colectivo-, cuando la mayor parte de profesores y estudiantes comenzaron a llevar la prenda. Tanto se extendió la camiseta que, hoy en día, el movimiento por la educación pública se llama Marea Verde.

La directora del centro concertado elevó una queja al inspector educativo, que llegó al director del área territorial, Bonifacio Alcáñiz, quien finalmente impuso la sanción a la profesora. Un castigo que sus compañeros tildaron de ejemplarizante y despertó un gran sentimiento de solidaridad entre el profesorado.

Posteriormente, la Consejería de Educación desestimó el recurso de la profesora, por lo que ésta dio un paso más y denunció a la Comunidad de Madrid por sanción improcedente. Han tenido que pasar dos años para que un juzgado haya, finalmente, dado la razón a la docente.

“Es una sentencia importantísima porque da la razón al profesorado y refuerza la necesidad de movilizarse”, valora Isabel Galvín, secretaria general de la federación de Enseñanza de CCOO Madrid y miembro de la Marea Verde. “Hay más de 500 expedientes abiertos contra la comunidad educativa desde 2011 sólo en Madrid, una auténtica criminalización que se ejerce de manera indiscriminada contra profesores incómodos”, denuncia.

El mes pasado, sin ir más lejos, un alumno de Formación Profesional fue sancionado por mostrar una camiseta verde durante la visita de la consejera de Educación madrileña, Lucía Figar, según denuncia el sindicato. “La represión continúa, pero esto nos vale como una invitación al optimismo, nos reafirma en que hay que luchar tanto en los tribunales como en la calle”, incide Galvín.

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

2 comentarios

  1. etcnoticias
    etcnoticias 05/04/2014, 13:46

    Muchos de nuestros políticos deberían volver al colegio y empezar de cero, según las conclusiones del Informe Pipa: http://etcnoticias.wordpress.com/2014/04/05/el-informe-pipa-coloca-a-espana-en-el-furgon-de-cola-en-cuanto-a-la-capacidad-de-sus-politicios/

    Responder a este comentario
  2. Daniel
    Daniel 04/04/2014, 22:20

    Excelente artículo, muy constructivo e interesante, soy un gran fan de la web, me gusta mucho porque veo y aprende cosas diferentes, cosas que son difíciles a veces de entender además de entretenidas. Saludos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

Intelectuales en la vida pública: desmontando mitos

"El siglo XX parió dos grandes sistemas dictatoriales -comunismo y fascismo-, y bajo su sombra crecieron  los llamados intelectuales filotiránicos", escribe la autora.