lamarea.com

domingo 27 mayo 2018

Opinión

La claudicación del socialismo francés

Tras el batacazo en las elecciones del domingo el PS francés apuesta por el discurso de mano dura de Valls para camuflar su impotencia de dar un giro a la política económica.

<em>La claudicación del socialismo francés</em>
François Hollande, presidente de la República francesa.

Los emigrantes españoles triunfan en Francia. El nuevo primer ministro, Manuel Valls, nació en Barcelona, y la nueva alcaldesa de París es de Cádiz, en Andalucía. Ambos militan en el Partido Socialista (PS). Podríamos felicitar a los franceses por esta muestra de apertura y multiculturalismo –algo bastante raro en la política europea– pero la realidad, desgraciadamente, es otra. Las elecciones locales en Francia del domingo pasado significaron un notable giro hacia la derecha con resultados espectaculares del ultraderechista y racista Frente Nacional de Marine Le Pen. Los socialistas del presidente François Hollande, por su parte, sufrieron un batacazo al perder miles de concejales y varios feudos históricos.

La reacción de Hollande fue poner al frente de su gobierno al mediático Valls, el socialista más valorado por los ciudadanos, debido, en buena parte, por su política de mano dura al frente del Ministerio de Interior. En vez de simpatizar con la gente de origen extranjero como él, Valls se ha cebado especialmente con ellos, al igual que hacía el expresidente Nicolás Sarkozy, de origen húngaro.

Los votantes socialistas han castigado al partido por las promesas incumplidas de Hollande cuando llegó al Palacio del Elíseo hace dos años. No solo prometió luchar contra las desigualdades en su país, sino que también afirmó que haría de contrapeso contra la Europa de la austeridad, dominada por la Alemania de Ángela Merkel. No lo consiguió, y quizás ni siquiera lo ha intentado de verdad. Como tantos otros líderes europeos, de izquierda y de derecha, Hollande no ha podido resistir a la presión de los mercados y de las instituciones de la Unión Europea que no dejan de insistir en los recortes presupuestarios y las reformas estructurales. Solo un día después de las elecciones locales, la Comisión Europea dejó un recado al Gobierno francés diciendo que esperaba más progreso en la lucha contra el déficit.

El encargado de llevar a cabo estas medidas es Valls, un liberal en lo económico, que cultiva buenos contactos con la élite empresarial y financiera de la república gala. Para tapar el hecho de que la política económica del PS no se diferencia tanto de la del gobierno conservador de Sarkozy, Hollande y Valls recurren al miedo de buena parte de la sociedad por las amenazas a la seguridad y la supuesta avalancha de extranjeros que ‘abusan’ del sistema de bienestar. Con la crisis económica este miedo se extiende por todo el Viejo Continente.

La mezcla de mano dura y política económica liberal enajena a la izquierda –los verdes han rechazado seguir participando en el Gobierno–. Los socialistas pretenden recuperar votos que se han ido a la ultraderecha de Le Pen en los feudos obreros y de clase media donde antes ganaba el PS. Es una apuesta arriesgada. El primer test será en las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo. De momento, algunas encuestas dan como ganador al Frente Nacional.

Artículo publicado en El Heraldo de Barranquilla (Colombia).

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

1 comentario

  1. Carmen
    Carmen 06/04/2014, 19:43

    “La mezcla de mano dura y política económica liberal enajena a la izquierda”.
    Eso parece; pero es que han dejado ¿cuanto tiempo hace ya? de ser izquierda.
    Es cierto que en las últimas décadas del boom de la construcción, “pan para hoy y hambre para mañana”, la gran mayoría de la sociedad se olvidó de los valores de la izquierda, y claro, los políticos como persiguen el voto, pues tambien.
    Y es que a la larga siempre trae más cuenta, pase lo que pase, ser fiel a uno mismo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

El famoso chalet

"Podemos ya había dado un giro bastante difícil de explicar. Había pasado en unos pocos meses del discurso radical empleado a uno mucho más moderado, claramente posibilista."

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.