lamarea.com

lunes 19 noviembre 2018

Sociedad

El Gregorio Marañón cancela una operación por falta de anestesistas

La paciente denuncia que le dijeron que “el día anterior hubo una operación que se alargó mucho”

19 marzo 2014
22:47
Compartir
El Gregorio Marañón cancela una operación por falta de anestesistas

“Su cirugía ha sido suspendida por falta de personal”. Con esta frase le dieron el alta a Raquel tras anularle la operación que tenía programada en el hospital Gregorio Marañón de Madrid al no haber ningún anestesista disponible.

Raquel acudió este martes al hospital donde estaba citada para ser operada de una hernia paracolostómica. Tenía la cita programada desde hacía semanas. En diciembre ya le dijeron que tendría que pasar por quirófano para evitar los dolores que sufre.

A las 8:15 llegó al centro hospitalario. Le dieron la habitación y la prepararon para la operación. Cuando estaba a punto de ducharse e iniciar la intervención, la doctora se acercó y le dijo que le iban a dar el alta porque no le podían operar al no haber anestesista.

“La doctora me dijo que el día anterior hubo una operación que se alargó mucho y que no tenían anestesista”, explica Raquel. También le dijeron que se fuese a casa pero que antes plantease una reclamación en el defensor del paciente. Así lo hizo.

“Imagínate, llegas en ayunas desde el día anterior, vas con los nervios, y que te digan que no te operan porque no hay personal, me parece increíble”, recalca. A su juicio, “la gente está harta y ya dice la verdad, quizás en otra ocasión lo habrían tapado, pero ahora ya, con los recortes, y tal y como están dejando la sanidad…”, denuncia.

Tal y como se ve en el informe clínico, el motivo del alta es que “su cirugía se ha suspendido por falta de personal”. Además, desde el centro hospitalario anuncian que “se contactará telefónicamente con la paciente para reprogramar la misma a la mayor brevedad”.

Raquel señala que el suyo no es un caso aislado. “Al menos otro paciente que estaba conmigo también tuvo que irse a casa sin ser intervenido”. Además denuncia “el descontrol de la Sanidad”. En su caso, tuvo que hacerse el preoperatorio dos veces, ya que los hospitales privatizados como el Infanta Leonor, donde debe operarse por otro motivo, no comparten información con los centros públicos. “Así que tengo que hacerme dos radiografías, dos electros, dos análisis, dos citas con el anestesista. Parece que para la Sanidad privatizada sí hay dinero”, sentencia.

En la misma línea, el diputado de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid Rubén Bejarano señala que “no hay suficiente personal sanitario para la presión asistencial que tenemos”. “Mientras el Gobierno estaba preocupado por la privatización, no se han corregido otros problemas que son estructurales”, concluye. Bejarano preguntó este miércoles al director general de atención especializada, Mariano Alcaraz, por el caso de Raquel, quien negó conocerlo y pidió que no se crease alarma social con un tema tan sensible.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

1 comentario

  1. Flanagan
    Flanagan 20/03/2014, 13:05

    Pague su operación urgente de cáncer en cómodos plazos y opérese el año que viene sin falta. Por una módica cantidad añadida incluímos seguro de deceso.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.