La letra pequeña de las dos medidas estrella de Rajoy en el debate

El autor analiza la propuesta del Gobierno de eximir del pago del IRPF a los trabajadores que ganen menos de 12.000 euros y las cotizaciones sociales a 100 euros para los empresarios por los nuevos empleados

  1.       Los trabajadores que ganen menos de 12.000 euros no pagarán IRPF

Una medida que hay que recibir con agrado pero también con cautela. En principio no se trata de un cambio importante porque ya en la actualidad los trabajadores que ganan menos de 11.162 euros no pagan IRPF, por lo que sólo se verán beneficiados de la medida aquellos que ganen entre 11.162 euros y 12.000 euros; es decir, sólo el 3% de los trabajadores que cobran menos de 12.000 euros.

Por otro lado, hay que esperarse a conocer los detalles de la reforma fiscal, porque el Gobierno planea cambiar la estructura del IRPF reduciendo los tramos. Una modificación que podría tanto profundizar el efecto de esta medida estrella como neutralizarlo o empeorarlo. Desgraciadamente se prevé una reducción de los tramos en el impuesto, lo que hará más regresivo y por lo tanto más injusto el IRPF. De ser finalmente así, los efectos positivos en términos de progresividad de esta medida se verían ampliamente contrarrestados por los efectos negativos de disminuir el número de tramos.

2.      Los empresarios pagarán sólo 100 euros de cotizaciones sociales por los nuevos empleados

Aunque no conoceremos los detalles de esta disposición hasta su publicación en el BOE el próximo sábado, ya estamos en condiciones de exponer importantes críticas. En primer lugar, Rajoy sólo habló de una reducción en las cotizaciones a cargo del empresario, y nada dijo de las cotizaciones a cargo del trabajador. Si sólo disminuyen las primeras y no las segundas estaremos hablando de una modificación que favorece al empresario y nada al trabajador, de forma que el segundo podría incluso pagar más por cotizaciones sociales que el primero.

En segundo lugar, la medida no discrimina entre empresas ni entre salarios de trabajadores. Al tratarse de una cuantía fija (100 euros) para todas las empresas, las de mayor tamaño y recursos saldrán más beneficiadas que las de menor tamaño y recursos (no es lo mismo pagar 100 euros por un empleado que gana 50.000 euros que pagar 100 euros por un empleado que gana 10.000 euros; en el primer caso el coste relativo es mucho menor para el empresario). Se trata al fin y al cabo de una medida fiscal no progresiva y por lo tanto injusta.

aportacion la marea

Eduardo Garzón

Comentarios

2 respuestas a “La letra pequeña de las dos medidas estrella de Rajoy en el debate”

  1. La medida no tiene ningún interés para los empresarios. Para ellos 100 euros es una miseria. Tal como está hoy el mercado laboral, ahorran mucho más saltándose la legalidad. Un ejemplo real: en una academia de inglés de Gijón, un Licenciado en filología española y en filología inglesa, trabaja 20 horas a la semana en horario de tarde. En el contrato figura que sólo trabaja 6. Acude al sindicato (qué más da cuál) y le informan de que puede denunciar, pero en ese caso ya sabe lo que le ocurrirá. Lo despedirán. En la situación actual, si un empresario contrata a un precario, los beneficios serán infinitamente superiores. Además, podrá obligarlos a trabajar en festivo. No es exageración. El día 3, que es fiesta local en Gijón, el dueño de la Academia pretendía que trabajasen los profesores. Pueden extender la jornada y, en el caso concreto que estoy contando, está obligado a hacer de cobrador,abrir y cerrar la Academia, matricular a lo alumnos y pidió a los profesores que pegasen por el barrio carteles anunciadores. Todo esto por 7 euros a la hora y,como dije más arriba, pagando sólo 6 horas de seguridad social.

  2. Lo peor de toda la trola discursera de Rajoy que se la aprende como si fuera el Padre Nuestro o el Jesusito de Mi Vida Eres Niño como yo, es que con la pantalla anti ilustración llamada Fe que le incrustaron los curas en el cerebro para evitar pensar, se las cree y cree por eso que puede metérnoslas en la cabeza a los demás.
    ¿Esa es la *estirpe* que el defendía en aquel artículo de 1982 en el Faro de Vigo?
    Pues es una *estirpe de lo mas parecido a una manada de borregos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.