lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Tus artículos

Hay que acabar con el todo gratis

Puestos a mirar rentabilidad, mire rimero la rentabilidad social que supone que la sanidad, la educación, la justicia, los servicios sociales y el resto de servicios públicos conviertan mercancías en derechos

Miguel Braña // “Hay que acabar con el todo gratis”, le dijo aquel hombre a aquella mujer. Escuché esa frase de un hombre trajeado en el ascensor de mi antiguo edificio, fue al comienzo de la crisis, sobre 2009, todavía gobernaba el partido socialista. Recuerdo que el comentario me ofendió muchísimo, porque no era un comentario casual, no se lo dijo a la mujer en el tono normal de la conversación, lo sentenció, como un dogma, como algo que debía asentarse en el imaginario colectivo. Yo no supe qué responder, me quedé frustrado, en silencio y maldiciendo.

Hay que acabar con todo el todo gratis. No supe qué responder en aquel momento, hace 5 años me interesaba poco o nada la política, asumía que la evolución del país siempre sería siempre hacia adelante, que aunque hubiese recesiones habría progreso. En aquel momento mi conciencia política no la dirigía yo, sino los mass media, los partidos, los políticos… Antes de la crisis, la conciencia política se había subcontratado a estructuras de poder y se había alejado de la gente, de cada individuo, de cada comunidad.

Pero vino el 15-M y nos mandó un mensaje a los sujetos pasivos de la política. El 15-M nos dijo que si no nos preocupamos por lo que hacen con nuestro modelo de sociedad, vendrán ellos, que no representan los intereses de la mayoría ciudadana que sufre y está puteada cada día, y nos la cambiarán, así como la manera de relacionarnos y de sentir.

Jamás pensé que aquel hay que acabar con el todo gratis fuese el comienzo de la inoculación del virus. Con el que todos los derechos son convertidos en mercancía. La sanidad, la educación, los servicios sociales, los servicios públicos en general. Y está tan presente en nuestro organismo ya ese virus que ahora defender nuestros derechos adquiridos con las luchas sociales es enfrentarte a que te llamen antisistema y cosas peores.

Hoy ya no puedo encontrarme al hombre en el ascensor porque hace tiempo que cambié de casa, pero hoy sí sabría qué responderle, no me quedaría frustrado en silencio y maldiciendo. Le diría que cómo que es gratis. Nada es gratis. La sanidad, la educación, los servicios sociales y todo los servicios públicos son un gran coste, con los impuestos que pagamos todos y con el esfuerzo y trabajo de los profesionales del sector público, y a su vez un gran beneficio para toda sociedad que permite el progreso de la misma en su conjunto.

Nada es gratis, señor mío, y puestos a mirar rentabilidad mire usted primero la rentabilidad social que supone que la sanidad, la educación, la justicia, los servicios sociales y el resto de servicios públicos conviertan mercancías en derechos.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

1 comentario

  1. Soto
    Soto 22/02/2014, 17:49

    No podemos pasar de la política, la política es todo, lo mas nimio, para lo bueno y para lo malo.
    Ni esta Constitución se ha aplicado, una buena parte de políticos se “endosiaron con el poder”y, nosotros, gran parte, hemos votado a muchos politicos reincidente con la corrupción.Los poderes financieros, especulativos ellos a no mas poder, nos han privatizado de mala manera .
    Va siendo hora de que todos reflexionemos_si ahora,no lo hacemos, apaga y vámonos_ y participemos, en sociedad, como ciudadanos con criterio propio y ejerciendo por la colectividad
    Unha aperta
    http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/02/contrapoder-y-la-bestia-sin-bozal.html

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".