lamarea.com

martes 17 octubre 2017

Opinión

El fútbol es cosa de machos

Fashanu, primer futbolista profesional que declaró su homosexualidad, se suicidó en 1998. Las asociaciones LGTB han elegido el 19 de febrero, fecha de su nacimiento, como día contra la homofobia en el deporte.

22 febrero 2014
18:42
Compartir
El fútbol es cosa de machos
Encuentro de liga que enfrentó al Real Madrid con el Atletico de Madrid en el estadio Santiago Bernabeu. FERNANDO SÁNCHEZ

El 2 de mayo de 1998 se quitaba la vida Justin Fashanu, primer futbolista profesional que reconoció públicamente su homosexualidad. La acusación falsa de violación a un chico de 17 años y la sentencia de la opinión pública en su contra fueron la última gota de un vaso que había empezado a llenarse ocho antes. Entonces, en pleno apogeo de su carrera en la Premier League, concedió a una entrevista en exclusiva que el periódico sensacionalista británico The Sun tituló “Estrella del fútbol de 1 millón de libras: SOY GAY”.

Década y media después de esta trágica muerte, los jugadores abiertamente homosexuales de las primeras ligas europeas se reducen a uno: Thomas Hitzlsperger, centrocampista internacional alemán que salió del armario en
enero de 2014, cuatro meses después de colgar las botas. Ampliando el espectro a clubes ajenos a la división de honor, el elenco se amplía a tres o cuatro nombres. Y ninguno de ellos está en activo.

Las federaciones oficiales de países como Inglaterra, Francia o Alemania han realizado esfuerzos más o menos briosos para tratar de atajar la homofobia en los campos. Sin embargo, los resultados han sido totalmente estériles. A Manuel Neuer, portero del Bayern de Munich en la Bundesliga y de la selección absoluta alemana desde 2009, todavía le acompañan los insultos homófobos debido a que hace tres años animó a sus posibles compañeros gays a salir del armario. En su bienintencionada pero un tanto inocente opinión, “los aficionados se acostumbrarían rápidamente. Lo que les importa es el rendimiento en el campo de los jugadores, no sus preferencias sexuales”.

La diversidad sexual sí tiene importancia para muchos hinchas. Al menos para los que integran la red europea de peñas LGTB Queer Football Fan Clubs(QFF), creada en 2006 en Alemania. Además de la pasión por los colores de
su equipo, les une un objetivo: acabar con la homofobia en el fútbol. Según reconocía en una entrevista el portavoz de QFF, Dirk Brüllau, el problema, más que sobre el césped, se vive en las gradas de los estadios. “Si voy como seguidor gay del St.Pauli a Rostock [el estadio de este equipo alemán], significa que tendré tres dientes menos”, señala.

Conmemorando la fecha de nacimiento de Fashanu, el 19 de febrero ha sido sido elegido por las asociaciones LGTB (de defensa de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) como día contra la homofobia en el deporte, remarcando que el fútbol no es el único deporte sobre el que pesa el velo de la invisibilización de la diversidad sexual. Por su parte, la agrupación Deportiva Ibérica LGTB (ADI) y la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) han exigido a las instituciones una mayor implicación.

La FELGTB, en concreto, reclama al gobierno que la ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte incorpore explícitamente la discriminación por orientación sexual entre los prejuicios a erradicar. Además, se unirá a la acción convocada por las asociaciones Arcópoli y Halegatos en la Puerta del Sol de Madrid el domingo 23 de febrero para reivindicar la igualdad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en el deporte.

Laura Gaelx Montero

Laura Gaelx Montero

2 comentarios

  1. Laura Gaelx Montero
    Laura Gaelx Montero Author 23/02/2014, 13:10

    ¡Muchas gracias por el apunte!
    Ya hemos corregido el dato.

    Responder a este comentario
  2. Izaro
    Izaro 22/02/2014, 19:13

    Muy interesante el artículo, no conocía la historia de Justin Fashanu.
    Muchas gracias por compartirla!

    (Manuel Neuer juega actualmente en el Bayern de Munich)

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM53 – Octubre 2017

Última hora

Tus artículos

Damos asco. Carta a nuestros hijos e hijas

"Me da mucho miedo lo que veo, pero me invade la esperanza cuando te veo. Sé que en ese cuerpo diminuto caben cosas como el respeto y la dignidad", escribe Noelia Ordieres.

Diálogo

"Mañana, o pasado, cuando nos despertemos, tendremos que volver a convivir entre nosotros. ¿Seréis capaces de miraros a la cara después de generar tanto odio?", se pregunta el autor