lamarea.com

domingo 20 mayo 2018

Opinión

Suiza vuelve a levantar barreras

Tras la decisión de los votantes helvéticos de restringir la inmigración comunitaria, la UE recuerda a Suiza que el libre comercio y la libre circulación de los ciudadanos son inseparables. Este principio, sin embargo, no se aplica a los TLC con otros países.

A los veinte años, hace ya un tiempito, viajé a Suiza en tren para visitar a mi madre, que había montado una tienda en el cantón de Graubünden después de superar los obstáculos burocráticos para regularizar su situación como extranjera. El oficial de aduana a bordo revisó mi pasaporte alemán y luego me recordó con mucha insistencia que no tenía derecho a quedarme más allá de tres meses y tampoco permiso para trabajar. Me quedé pasmado. Fue la primera y hasta hoy única vez que me han tratado como si fuera un inmigrante económico sin papeles. En este mundo lleno de fronteras infranqueables para la mayoría de los seres humanos, los alemanes solemos beneficiarnos de cierta discriminación positiva.

Hoy, los ciudadanos de la Unión Europea tienen derecho a residir y trabajar en Suiza gracias a un acuerdo de asociación al mercado común. Sin embargo, el domingo pasado los suizos votaron en un referéndum vinculante a favor de una propuesta del ultraderechista Partido del Pueblo Suizo para restringir la llegada de inmigrantes desde los Estados vecinos de la UE.

Los habitantes del país alpino compraron el mensaje de que estos forasteros –en su mayoría alemanes y franceses– les quitan los puestos de trabajo. Y eso, en un país con uno de los más altos niveles de vida del continente y prácticamente con pleno empleo. Los suizos no son más chauvinistas que otros europeos, y parece bastante probable que una consulta de este tipo triunfaría también en Alemania, Reino Unido o Francia.

La respuesta desde la Comisión Europea en Bruselas y otras capitales fue contundente. Todos advirtieron al gobierno de Berna –que se había opuesto a la iniciativa de la ultraderecha– que la restricción de la inmigración tendrá graves consecuencias para el país. Suiza podría quedar excluida de programas y fondos europeos y enfrentarse a nuevos aranceles. El acuerdo entre la UE y la Confederación Helvética se basa en cuatro pilares. Uno es la libre circulación de personas, que es “indivisible” de la libre circulación de mercancías y capitales, según recordó el miércoles Evangelos Venizelos, ministro de Exteriores de Grecia, que ostenta la presidencia rotatoria de la UE. Otros dirigentes se han manifestado en el mismo sentido.

Desafortunadamente, los europeos no aplican estos mismo principios liberales a las relaciones con otras partes del mundo. Por ejemplo, el Tratado de Libre Comercio con Colombia, que entró en vigor el año pasado, solo prevé la liberalización del comercio bilateral, mientras los colombianos todavía necesitan un visado para visitar el Viejo Continente. Se han eliminado barreras para las empresas de ambas zonas pero se mantienen las restricciones sobre el movimiento de la gente. Obviamente, aparte de la geografía montañosa no hay mucho en común entre Suiza y Colombia o Perú. Pero parece que una vez más los dirigentes europeos aplican altos estándares morales en algunos casos, mientras en otros reina el pragmatismo puro y duro.

Artículo publicado en El Heraldo de Barranquilla (Colombia)

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

1 comentario

  1. María
    María 13/02/2014, 18:36

    Mucha gente me ha hablado con admiración de Suiza: que si su envidiable nivel de vida, que los suizos son muy silenciosos, muy respetuosos, que todo está inmaculadamente limpio, ect.
    Siento tener que decir que, aparte de su privilegiada naturaleza, no tengo ninguna admiración ni hacia su política y gobiernos ni hacia los ciudadanos que las apoyan y les votan debido a que, al parecer, solo tienen en cuenta el beneficio propio sin importarles estar perjudicando a la ciudadanía de otros pueblos.
    Muchos ciudadanos denominan a Suiza la “sentina” europea o “La cueva de Alí-Babá”.
    “La cueva de Alí-Babá, por lo que entiendo, sólo admite ladrones de alto standing.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.