La gestión de la ayuda al desarrollo, al servicio del interés empresarial

El capital mixto del organismo que gestionará los fondos está formado casi en un 50% por accionistas financieros como el BBVA, el Banco Santander o el Banco Sabadell

Los fondos de ayuda al desarrollo y la cooperación estarán a merced de los intereses financieros y empresariales. Al menos, esto es lo que denuncian desde la Coordinadora de ONG de Desarrollo de España y la Plataforma 2015 y Más, una vez que se formalice la reforma del Fondo de Promoción para el Desarrollo (Fonprode) que el Gobierno ha llevado ya al Senado “por la puerta de atrás”, sin debate y en medio de una opacidad casi total.

Con la reforma, el Fonprode, que dependía del Ministerio de Exteriores, pasará a depender del de Economía, que será quien, a través de la Compañía Española de Financiación para el Desarrollo (Cofides), gestionará estos fondos.

Uno de los mayores problemas, denuncian los cooperantes, es que el capital mixto de este organismo está formado casi en un 50% por accionistas financieros como el BBVA, el Banco Santander o el Banco Sabadell. El Cofides, además, actuará “como juez y parte” e incluso podrá asignarse el papel de experto independiente, señalan las ONG.

Los cooperantes denuncian que, de este modo, el nuevo mecanismo pierde “objetividad”. “Hasta ahora, para identificar a los países más endeudados o pobres se usaban documentos de organismos internacionales, pero ahora los identificará el propio Gobierno español a través de Cofides”, explica Marco Gordillo, vocal de incidencia política de la Coordinadora de ONG.

Por otro lado, “ya no se especifica que los destinatarios de los fondos tengan que ser de los países beneficiarios”, señala. Por tanto, el dinero se les puede dar a las propias empresas españolas para estimular su crecimiento en el extranjero bajo la coartada de la cooperación.

Por si esto fuera poco, la reforma blindará además la gestión de estos recursos con un manto de opacidad. “Las consultorías no tendrán por qué ser públicas y accesibles, por lo que se pueden aprobar proyectos sin que se sepa por qué, sin que las razones se conozcan”, profundiza Gordillo.

En definitiva, todas estas nuevas atribuciones y poderes cambian radicalmente el concepto de cooperación que hasta ahora tenía el fondo. “El conjunto está claro. Les interesa emplear el Fonprode como una herramienta de cooperación financiera sin límite”, concluye el activista.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

3 respuestas a “La gestión de la ayuda al desarrollo, al servicio del interés empresarial”

  1. Es bueno que las injusticias salgan a la luz, Ignacio, como primer paso para tratar de hacer algo.
    Para que nos engañen ya tenemos a la mayoría de los medios de comunicación.
    A mí me gusta mucho esta frase de
    Gramsci: El pesimismo de la razón debe ir acompañado del optimismo de la voluntad.

  2. Gracias (la marea) por ser el único lugar donde una persona se puede informar, gracias por el esfuerzo, por el intento, por la constancia, gracias por no caer en la cutrez informativa…la parte mala es que las personas decentes, que vivimos y trabajamos solidariamente y con respeto a las demás personas, cuando leemos vuestras informaciones, solo nos hace, por lo menos a mi, acumular dolor, cada vez más dolor. Esta noticia, relacionada con la de Couso, es amarga. Gracias en cualquier caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner