lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Sociedad

El Constitucional avala que se utilice el esputo de un detenido para extraer su ADN

La prueba se llevó a cabo sin resolución judicial y sin su conocimiento // El tribunal considera que no vulneró el derecho a la intimidad

08 enero 2014
12:28
Compartir
El Constitucional avala que se utilice el esputo de un detenido para extraer su ADN
Sede del Tribunal Constitucional. FERNANDO SÁNCHEZ

CIVIO // El Tribunal Constitucional ha publicado hoy en el BOE una sentencia, dictada el pasado 5 de diciembre, en la que rechaza el recurso de amparo presentado por un condenado al que se vinculó con el delito gracias a una prueba de ADN realizada a un esputo que lanzó en la celda durante su detención.

El condenado, según la sentencia de la Audiencia Nacional de 2005, colocó un artefacto explosivo en un cajero automático de Getxo tapado con una camiseta roja. La prenda fue hallada cerca del lugar de los hechos y, tras analizar el ADN impregnado en ella, se comparó con el perfil identificativo del condenado y resultó ser coincidente. La cuestión radica en que su ADN había sido recogido y analizado años antes, en 2002, cuando éste estaba detenido por otro delito vinculado a la violencia callejera y escupió en la celda.

El TC considera que no se vulneró el derecho a la intimidad personal, ya que sólo se analizó el ADN codificante de la saliva, aquel que permite identificarle pero no extraer otras conclusiones como enfermedades o relaciones familiares, por ejemplo. Además, la sentencia argumenta que tampoco se vulneró el derecho a a no colaborar ya que, pese a que el detenido no dió su consentimiento para la recogida de la muestra, el escupitajo fue un acto voluntario.

El texto añade que, aunque la prueba se llevó a cabo sin resolución judicial, la prueba fue proporcionada. Tres de los 11 magistrados presentes en el pleno han emitido votos particulares en contra de esta decisión. Para Adela Asúa, en una argumentación al que se suma Luis Ignacio Ortega, no existieron razones de peso suficientes para saltarse la obligación de contar con una resolución judicial para el tratamiento de la muestra. El otro voto particular, firmado por Andrés Ollero, critica que la base de datos en la que se guardó durante años el ADN del condenado imcumpla los principios constitucionales.

El demandante de amparo llegó al Tribunal Constitucional después de que el Supremo rechazara su recurso. Se da la circunstancia de que, en una sentencia anterior, el TS sí tumbó una condena similar en la que se utilizó como prueba el ADN recogido del mismo esputo. El TC considera que no se incumplió su derecho a la igualdad jurídica, ya que este precepto sólo se aplica a sentencias recaídas sobre dos individuos distintos y, en este caso, el condenado -y su saliva- era el mismo.

[Artículo publicado originalmente en El BOE nuestro de cada día]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eva Belmonte

Eva Belmonte

1 comentario

  1. Mancuso
    Mancuso 10/01/2014, 19:37

    Para variar es agradable ver como a veces se impone el sentido común. Porque los mismos que colocan bombas van a acabar recurriendo sus condenas porque se les ha investigado sin su autorización.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

‘La vida nueva que empieza en el territorio’, por Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso

Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso (Chile), reflexiona sobre el gobierno local y el movimiento municipalista global, y defiende que "es allí donde podemos avanzar de forma más clara en la reconstrucción de la comunidad".

Los socios/as escriben

Actas de asamblea: ¡tenemos un infiltrado! (5)

En la quinta entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Libro de Actas del Departamento Itinerante "Paulo Freire" de la Universidad Libre, en Nuevo Tecpatán.

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".