La Corte de Vigilancia de EEUU legitima las escuchas telefónicas de la NSA

La Agencia Nacional de Seguridad norteamericana podrá continuar con sus registros telefónicos al menos durante tres meses más.

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos tiene vía libre para seguir realizando escuchas telefónicas gracias a una resolución de la Corte de Vigilancia de la Inteligencia Foránea.

Este tribunal ha ampliado en tres meses la autorización para realizar las escuchas como parte del operativo para “luchar contra el terrorismo”, según explicó el departamento de estado norteamericano.

La NSA está en el punto de mira después de que el senador independiente por Vermont, Bernard Sanders, preguntase a la agencia si ha espiado o espía en la actualidad a miembros del Congreso.

“Espiar incluiría la interceptación de metadatos de llamadas realizadas desde teléfonos personales o de trabajo –los datos sobre a quién y cuándo llaman–, contenido de los sitios web visitados o los correos electrónicos enviados, o la captación de cualquier otro dato de una tercera parte no difundida al público general”, explicó el senador.

“Desde mi punto de vista, estas acciones son claramente inconstitucionales”, afirma Bernard, quien se remite al argumento de que estos programas de la NSA son “casi Orwelianos”, esgrimido por el juez de distrito Richard Leon en la sentencia en la que concluye que estas operaciones contravienen la Constitución estadounidense. Una sentencia que ya ha sido recurrida por el Departamento de Justicia.

Un ordenador para descifrar todas las contraseñas

Por otro lado, esta semana The Washington Post, ha revelado que la NSA trabaja en la creación de un ordenador cuántico que puede descifrar cualquier contraseña, incluso las de más alta seguridad.

Según los documentos proporcionados por Edward Snowden, los trabajos de la NSA para construir un ordenador cuántico forman parte de un programa de investigación de 79,7 millones de dólares que tiene por título ‘Penetrando objetivos difíciles’. La diferencia entre la computación cuántica y la clásica es que, mientras que ésta última usa el sistema binario de unos y ceros, la primera utiliza los “bits cuánticos”, que son simultáneamente ceros y unos.

Un ordenador clásico, incluso si es rápido, debe hacer un cálculo cada vez, mientras que uno cuántico puede evitar hacer cálculos que son innecesarios para resolver un problema, lo cual permite encontrar la respuesta buscada más rápido. Los ordenadores cuánticos son extremadamente delicados, por lo que si no se protegen adecuadamente el sistema puede fallar.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner