lamarea.com

martes 19 junio 2018

Los socios/as escriben

¿Por qué nos quitan la filosofía?

Conocer en qué consiste la actividad y la actitud filosófica hace posible que comprendamos lo que diferencia lo mítico de lo científico y de lo racional, nos permite reconocer un sofisma, un razonamiento engañoso con apariencia de verdad, una incoherencia lógica, una mentira, un engaño, en definitiva.

Un mal día los gobiernos de todo el mundo decretaron el final del pensamiento, el fin del razonamiento y de la razón crítica, con el fin sustituir a los ciudadanos por súbditos, a los seres racionales y pensantes por irracionales susceptibles de ser conducidos en manadas, fáciles de aleccionar, obedientes, temerosos. En lugar de individuos libres, pensantes, con capacidad de crítica y de autocrítica, sólo hubo cuerpos para el trabajo, y trabajo para la subsistencia, y para el consumo dirigido por el poder si es que creían haber conseguido algún excedente en sus salarios.

Con ese fin se eliminó, de las escuelas primero, de las universidades después, todo aquello que pudiera propiciar el ejercicio de la razón, del pensamiento crítico. También en vistas a lograr esta finalidad se encarecieron los libros, se empobrecieron las bibliotecas hasta que terminaron cerrando. Se dejó de subvencionar públicamente la producción de las artes escénicas, el cine y el teatro, al mismo tiempo que se gravó con tal carga impositiva el acceso de los espectadores a lo que quedaba de ellas, que se convirtieron en algo residual. No hay dinero para la cultura. La cultura es inútil, no produce bienes fungibles. Un poco más tarde se quemaron los libros que aun quedaban en las casas. Sí, a 451º Farenheit.

La vida de los antes ciudadanos se empobreció hasta la imbecilidad. De un trabajo, quienes lo tenían, sin ningún sentido para su propia existencia, en el que pasaban las horas que “el mercado” les exigía de acuerdo con sus conveniencias, pasaban a contemplar, como zombies, la basura informativa-manipuladora y la basura de “entretenimiento” que les ofrecía esa pantalla de plasma tan grande como se habían podido permitir. Sí, la mayor ilusión de los grupos-familias, disociados entre sí, era llegar a cubrir las 4 paredes de la casa de maxi pantallas de TV, para no estar nunca solos, para no estar nunca en silencio, para no poder dialogar, para no poder pensar.

Orwell dijo que esto pasaría en 1984. Puede que tarde unas décadas más en culminarse el proceso. Pero el proceso hace tiempo que está en marcha. Y va deprisa. Sobre todo en nuestro país, donde la Filosofía es ya una asignatura optativa, en el mejor de los casos, y sólo para el Bachillerato de Letras. Si este gobierno conservador -que sólo conserva lo peor y recupera lo nefasto- pudiera, eliminaría la Filosofía también de la Universidad. Es más, su tendencia es hacer desaparecer los Departamentos y las Facultades de Filosofía. Y eso es lo que hará, si los que aun podemos hacerlo no reaccionamos. Porque conocer en qué consiste la actividad y la actitud filosófica, conocer la Historia de la Filosofía, hace posible que comprendamos lo que diferencia lo mítico de lo científico y de lo racional, nos permite reconocer un sofisma, un razonamiento engañoso con apariencia de verdad, una incoherencia lógica, una mentira, un engaño, en definitiva. Hace posible que estemos en situación de reconocer los instrumentos y medios de los que se vale el poder económico, político o religioso (siempre en connivencia entre ellos), para oprimirnos, sojuzgarnos y privarnos de capacidad  de decisión libre, y así, al reconocerlos, podamos tener la capacidad, ahora sí, de librarnos de ellos. Esa es el arma a la que más teme el poder, porque ninguna fuerza puede vencerla.

Amparo Ariño es doctora en Filosofía y Profesora Titular en la Universitat de València.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Amparo Ariño

Amparo Ariño

11 comentarios

  1. Jose Nogales
    Jose Nogales 08/01/2014, 10:34

    Razonar cansa. Así lo ve nuestra sociedad, en su mayoría. Como licenciado en Filología Inglesa, cuando debo enseñar a alguien un idioma lo hago desde el análisis, la comprensión, el contraste. Jamás la imposición irracional, la teoría sin explicación. Es mi pequeño aporte que les ayuda a abrir su mente y a afrontarlo como un reto interesante y atractivo y no como una obligación.

    El día que dejemos de transmitir pasión, estaremos perdidos.

    Responder a este comentario
  2. María R
    María R 08/01/2014, 01:03

    Mientras no la quiten, los Profesores tendrán posibilidad, de enseñarla. Igual, si el Profe de Filosofía, tiene buena relación con Profesores de otras materias, puede ser “invitado”, y dar alguna clase “extra”. Hay que ingeniáselas.2)Me impresiona, la sustitución de bibliotecas, por “PANTALLAS”.Es un retroceso. Ni internet sustituye al libro impreso.3) La filosofía es el camino para aproximarse a la verdad cambiante.

    Responder a este comentario
  3. erica fernandez
    erica fernandez 06/01/2014, 08:33

    Yo fui estudiante de ciencias puras, di filosofia en 2º y 3º de bachiller (era obligatoria), y me encantó. Me ha aportado mucho en mi vida, es más “historia de la filosofía” la he releído en muchas etapas de mi existencia. Ahora tengo 41 años y sigo unida a ella, este 2013 he leido a edward skidelsky “¿Cuánto es suficiente?, recomiendo su lectura

    Responder a este comentario
  4. Luis M. Camacho
    Luis M. Camacho 03/01/2014, 23:26

    Un mundo sin filosofía es la muerte del ser humano. Se intenta acabar con cualquier cuestionamiento social. Eliminar el pensamiento y crear borregos que sigan las políticas impuestas.

    Responder a este comentario
  5. Vero H
    Vero H 03/01/2014, 13:17

    Todo va en la línea de fomentar el pensamiento único. Solo comprar, no reflexionar, ni dudar y nunca cuestionar, como propone la filosofía.

    Como decía Bertolt Brecht:

    “Los irreflexivos nunca dudan.

    Su digestión es brillante, su juicio, infalible.

    No creen en los hechos; sólo se creen a sí propios.
    Si preciso es,
    Los hechos deben creerles a ellos.”

    Responder a este comentario
  6. víctorm
    víctorm 03/01/2014, 04:42

    Estoy de acuerdo con la idea principal del texto pero no sé en qué instituto ha visto usted que no se dé Filosofía, porque sigue siendo obligatoria para todas las ramas en ambos cursos de Filosofía. Píntelo negro, pero póngale algún matiz. Mi experiencia personal de la asignatura en Bachillerato es muy negativa, no saqué gran cosa. Sin embargo, todo lo que he leído de Filosofía una vez acabada esa etapa me ha encantado. Y es un problema estatal, lo de este Gobierno es un añadido. No hay que olvidar eso o seremos víctimas de sus trampas, aunque no lo creamos. Saludos.

    Responder a este comentario
  7. Juanan
    Juanan 02/01/2014, 21:45

    Soy estudiante de primer año Historia en Cordoba. Si algo puedo decir que me haya apasionado junto a la historia (Contemporanea de España y de aquella manera, donde en una guerra que empieza un bando los dos tienen la misma culpa) es la filosofia. La filosofia de Platon, Descartes, Niestzche y Ortega pues es la que se me dio ya que no daba tiempo a dar Rawls, Kant o Marx (el ultimo de la lista y unico no liberal de la lista). La degeneracion ya efectuada de la filosofia es ya patente pero aun asi sigue dandote alas para que al menos con eso que aprendias en primero de bachilerato de los sofistas desconfies de la realidad, una realidad montada en torno a un pensamiento netamente liberal que envuelve el temario. Aun asi yo agradezco esta asignatura por haberme hecho pensar e interesarme por leer filosofia. Por ello muestro todo mi apoyo a su articulo.

    Responder a este comentario
    • amparo ariño
      amparo ariño 02/01/2014, 22:50

      Gracias y enhorabuena, Juanan. Yo la descubrí en el instituto, cuando la visión filosófica tomista (Tomás de Aquino, fraile dominico, SXIII) era el programa oficial. Pero había que hablar un poco del comienzo de la filosofía, en Grecia, allá por el S.VI antes de nuestra era: los presocráticos, o preplatónicos, como dice Nietzsche. Y ahí se dió el salto del mito al logos, a la razón, a la ciencia. Los presocráticos, de manera especial Heráclito y los atomistas, trataron de pensar por si mismos, de comprender qué era la realidad, dejando aparte los mitos, las creencias ancestrales. La libertad de pensamiento hizo posible la filosofía. Es demasiado largo para explicarlo aquí cuales fueron las circunstancias históricas, sociales, económicas, políticas y hasta geográficas que lo permitieron. El caso es que pudo hacerse y se hizo con provecho y eso ni siquiera el tomismo impuesto por el régimen (Franco) pudo ocultarnoslo.
      Afortunadamente. Te aconsejo que sigas leyendo filosofía por tu cuenta, aunque no entre en los planes de estudio. Te compensará.
      Un saludo
      Amparo

      Responder a este comentario
  8. Mikel
    Mikel 02/01/2014, 19:59

    A mis 18 años, cualquiera de mi instituto te hubiese respondido “porque es un tostón”. A mis 44, le veo mas sentido. Igual no era el momento…

    Responder a este comentario
  9. Antigua Alumna
    Antigua Alumna 02/01/2014, 18:18

    Bravo, profesora Ariño 🙂

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.