Estampas del ‘espíritu navideño’

Unos quieren yates, apartamentos, ferraris, pieles. Otros, un techo, curarse una enfermedad, acceso a la educación, trabajo digno, derechos humanos...

MARTA M. ARIAS / Adornos, luces, colores. Bonito árbol de Navidad cuya cúspide eleva al cielo, alto, inalcanzable al poderoso caballero, don dinero, en forma de un gran sueño: el bombo de lotería. Largas colas de ilusión que acabarán alimentando las arcas del Estado. Crujientes noches frías. Cielo salpicado de brillantes estrellas. Duro suelo, sembrado de cuerpos an-helantes de calor bajo cartones y plásticos. A los pies de casas vacías duerme la gente sin casa. Mientras aumenta la pobreza los ricos se enriquecen, el mercado del lujo crece en España. Exclusivos hoteles abiertos a adinerados turistas. Vallas, alambres y cuchillas para expulsar a los empobrecidos ciudadanos del mundo. Bufandas, guantes, gorros. Chabolas demolidas, más personas sin techo, muchos niños. Divertidos anuncios de juguetes para los más peques. Sonrisas, turrón, villancicos. Cálidos hogares, encuentros familiares, comidas compartidas, besos, abrazos. Mercadillos, tiendas, muchos regalos. Unos quieren yates, apartamentos, ferraris, pieles. Otros, un techo, curarse una enfermedad, acceso a la educación, trabajo digno, derechos humanos, libertad para denunciar las injusticias, los abusos y los privilegios que alimentan las desigualdades. Felicidad, paz y amor para todos.

Carta a la redacción

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner