lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Política

“En España reina la impunidad, nunca mejor dicho”

Víctimas de la represión franquista regresan de Buenos Aires, donde han declarado ante la jueza María Servini de Cubría en el marco de la querella argentina.

09 diciembre 2013
18:07
Compartir
“En España reina la impunidad, nunca mejor dicho”
Rueda de prensa de miembros de la querella argentina contra los crímenes del franquismo. FERNANDO SÁNCHEZ

MADRID// Son tres los elementos positivos que los querellantes por los crímenes del franquismos se han traído de Buenos Aires: la posibilidad de ampliar la lista de imputados, que los testimonios puedan aportarse por vídeo-conferencia en lugar de tener que viajar hasta Argentina y que la jueza que instruye el caso, María Romilda Servini de Cubría, se haya planteado venir a España para tomar las declaraciones que considere oportunas. Así lo ha declarado esta mañana José Ibargutxi, de la plataforma vasca de apoyo a la querella argentina, en una rueda de prensa ofrecida en el Teatro del Barrio, situado en Lavapiés, Madrid.

De esta manera Ibargutxi, junto con otra de las portavoces de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina, Soledad Luque, y algunas de las víctimas que viajaron hasta Argentina para prestar declaración, han querido compartir tanto sus testimonios como las sensaciones con las que han vuelto de su viaje. La satisfacción por haberse sentido escuchados y respaldados, así como el agradecimiento ante la voluntad de hacer justicia que han encontrado en los representantes políticos e institucionales argentinos han sido los sentimientos comunes en las declaraciones de todos los presentes.

Según ha explicado Soledad Luque, además de las acciones estrictamente judiciales, también se emprenderán otras relacionadas con el robo de bebés, la búsqueda de fosas comunes o la exhumación de cadáveres. Y, precisamente, saber dónde está su padre y poder darle un entierro digno, “como toda persona merece“, fue lo que movió a Ascensión Mendieta a formar parte de la querella. “A mi padre, Timoteo Mendieta, lo fusilaron el 16 de noviembre de 1939“, ha declarado.

Otra de las personas presentes en la rueda de prensa ha sido Elsa Osaba, que se ha definido como una “hija del exilio“.  Y es que su familia materna tuvo que huir a Francia, donde ella misma nació. Osaba ha querido recordar los campos de Argelés Sur Mer o Saint Cyprien, donde encerraron a varios de sus familiares, para concluir que “ las cosas no se resolvieron bien en los juicios de Nuremberg“ y que muchos de los nazis, a quienes respaldaron las tropas franquistas, se refuegiaron en países como Brasil, Argentina o Estados Unidos. “Lo que he aprendido en Argentina es que lo que no se soluciona bien se repite“, ha remarcado.

También ha querido explicar que esta querella no se hace para denunciar la barbarie que ocurrió solamente durante la Guerra Civil, sino por todo lo ocurrido hasta 1975, “porque el general Franco murió matando“. Asimismo, ha insistido en que “su heredero, el actual jefe del Estado español“, también es responsable subsidiario de los crímenes que se cometieron durante la dictadura, por lo que considera que “debe pedir perdón y poner los medios“ para que pueda hacerse justicia en España.

No se cometieron asesinatos solamente

Los preventorios antituberculosos fueron edificios habilitados desde 1945, teóricamente, para tratar de prevenir la tuberculosis en España después de la Segunda Guerra Mundial. Una de las niñas que fue recluida allí es Ángela Fernández, quien ha contado en la rueda de prensa que fueron controlados por la Falange y la Iglesia católica. “Yo estuve en el preventorio de Guadarrama, bajo la tutela del doctor Murillo. Junto con otras cerca de 200 niñas más, sufrimos torturas, tanto psíquicas como físicas“.

Tal y como ya ha reflejado en su testimonio en la querella contra los crímenes del franquismo, para Fernández estos preventorios simbolizaban cuál era el objetivo de la dictadura: “Que en el pueblo español no volviera a surgir el ansia de libertad, y qué mejor manera de hacerlo que empezar por los niños. Ya lo dijo el señor Vallejo Nágera, que era fundamental eliminar el gen rojo“.

Ángela Fernández ha sido una de las querellantes que con más énfasis ha destacado el buen trato que han recibido por parte del pueblo argentino. “En una semana en Buenos Aires nos han hecho sentir lo que no hemos sentido en España en toda la vida: empatía y comprensión. Es la primera vez que no tengo que explicar ni justificar por qué soy una víctima, algo que aquí me han obligado a hacer no solo desde la derecha política, sino también algunos ciudadanos“, ha lamentado.

Por su parte, Pablo Mayoral, uno de los procesados en los cuatro Consejos de Guerra que tuvieron lugar en septiembre de 1975, ha denunciado la impunidad de aquellos que firmaron las sentencias de muerte tras la finalización de estos procesos. “Once personas fueron condenadas a muerte y ejecutaron a cinco de ellas. Uno de los que firmó estas sentencias es Fernando Suárez González, que es contra quien me he querellado“, ha relatado. “He tenido que hacerlo en Argentina porque no he podido en mi país, y ha sido Argentina la que ha abierto el proceso porque en España la impunidad reina, nunca mejor dicho“, ha sentenciado.

Finalmente, José Luis Galán, hijo de uno de los soldados trabajadores que el franquismo usó como mano de obra esclava, Víctor Galán, ha contado que  fue a  Argentina para testificar “ante la jueza Servini como hijo de un esclavo del franquismo, con el objetivo de investigar cuántas empresas se beneficiaron con estos esclavos y cuáles fueron“, ha explicado.

Galán también ha contado que en Buenos Aires, entre otras asociaciones, pudieron reunirse con la Unión de Trabajadores de Prensa con el objetivo de comparar la dictadura de Videla con la franquista. “Buenos Aires es uno de los mejores lugares del mundo para entender nuestra tragedia. Ellos ya han conseguido hacerla visible y nosotros, con su consejo, vamos a tratar de hacer todo lo posible para romper la invisibilidad de la tragedia española“.

La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Maria Cappa

Maria Cappa

4 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 13/12/2013, 20:39

    La historia la escriben los vencedores como les conviene a ellos.
    Instalados en el poder están ahora los hijos más dignos de aquellos sanguinarios vencedores.
    Las personas más válidas de los pueblos de España fueron fusiladas por los mediocres que tomaron el país al asalto o bien tuvieron que tomar el camino del exilio. Salvo una minoría de dignos resistentes, aquí quedó lo que se ve y además la dictadura tuvo 40 años para aleccionar niños y manipularlos como le convino.
    “Lo que no se soluciona bien se repite” dice Elsa Osaba que ha aprendido en Argentina.
    Aquí en lugar de solucionarlo intentan enterrarlo más hondo pero a pesar de sus esfuerzos no pueden eliminar el hedor que les persigue.

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 13/12/2013, 20:31

    La historia la escriben los vencedores como les conviene a ellos.
    Instalados en el poder están ahora los hijos más dignos de aquellos sanguinarios vencedores.
    Las personas más válidas de los pueblos de España fueron fusiladas por los mediocres que tomaron el país al asalto o bien tuvieron que tomar el camino del exilio. Salvo una minoría de dignos resistentes, aquí quedó lo que se ve y además la dictadura tuvo 40 años para aleccionar niños y manipularlos como le convino.
    ” A

    Responder a este comentario
  3. Pily
    Pily 10/12/2013, 07:42

    http://losojosdehipatia.com.es/socialpolitica/este-preventorio-en-concreto-era-un-campo-de-concentracion/

    Lean, lean.
    2 semanas, un mes aproximadamente, dos meses… Ingreso voluntario, salida voluntaria.
    ¿Dónde está el paralelismo con un camoo de concentración?
    Basta de cuentos, a esos sitios iba gente enchufada…

    Responder a este comentario
  4. ateo666666
    ateo666666 09/12/2013, 20:31

    España es desde siempre un refugio de torturadores y asesinos fascistas que no sólo nunca han sido perseguidos, sino ni siquiera han sido molestados de ninguna manera, de tal forma que en la actualidad siguen manteniendo incólumes tanto su impunidad como todos sus privilegios, puesto que muchos de estos represores, violadores, torturadores y asesinos a día de hoy siguen disfrutando de sueldos y pensiones públicos. Y lo que es todavía peor, continúan teniendo todo el apoyo y reconocimiento del estado, incluso en las más altas instancias, ya que únicamente hay que escuchar cualquier declaración de nuestros nacionalcatólicos ministros, altos dirigentes del PP y hasta los miembros más jóvenes del partido fundado por el criminal Manuel Fraga para saber que en el fondo siguen admirando a estos criminales. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/11/desgraciadamente-espana-no-puede-acabar.html

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.